Los condenados: 37

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Escena IV[editar]

Dichos; SOR MARCELA, por el pórtico de la derecha; SANTAMONA, por el portón izquierda.


SOR MARCELA.- La Madre Superiora espera a usted en su celda. Dentro de un momento bajará al coro.

FELICIANA.- Voy. Estaba predicándole a este pillo para que tome ejemplo de las Santas Madres y siente la cabeza...

SOR MARCELA.- Falta le hace. Por aquí. (Vase FELICIANA por el pórtico. Suena la campana del portón.)

GINÉS.- ¿Quién llamará? (Estoy en ascuas.) (Con sobresalto.)

SOR MARCELA.- Será Madre Mónica.

GINÉS.- (Abriendo.) ¡Ella misma! (Entra SANTAMONA con una cestita de labores de mujer.)

SOR MARCELA.- ¿Tan pronto de vuelta?

GINÉS.- ¡Si va y viene como una exhalación!

SANTAMONA.- Aquí le traigo lanas de colores para que se entretenga en hacer toquillas, y trapos de seda para acericos.

SOR MARCELA.- Y ahora, ¿vuelve usted a salir?

SANTAMONA.- No; aquí me quedo. La acompañaré toda la tarde.

SOR MARCELA.- Entonces podré ir un rato al coro.

SANTAMONA.- Váyase usted descuidada.

SOR MARCELA.- Ha dicho el señor Paternoy que si quiere salir a la huerta, no se le impida.

SANTAMONA.- ¡Pobre ángel! Como que su única distracción es coger flores, y oír cantar los pajaritos de Dios.

SOR MARCELA.- Que pasee en libertad... siempre vigilando...

SANTAMONA.- Descuide, hermana, descuide.

SOR MARCELA.- Bien, bien. Adiós. (Vase por el pórtico.)

GINÉS.- (Muy inquieto.) (¡Y yo que contaba, santica mía, que no volverías hasta la noche!)


◄  Anterior
Siguiente  ►