Los dioses de la Pampa: 01

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Los dioses de la Pampa
Prólogo


En la falda del Parnaso, bajo la sombra azulada y de vaporosa transparencia de los mirtos elegantes y de los esbeltos cedros que rodean la fuente Hipocrene, una embalsamada tarde primaveral, las Musas, hijas de Júpiter y de Mnemosina, descansaban, recostadas en actitud voluptuosamente modesta, sobre el pasto florido. Escuchaban los mil cuentos con que su divino maestro Apolo, después de la lección, las solía entretener.

Ese día, les contó que de países lejanos, separados de Grecia por una inmensidad de agua, y conocidos por el nombre de América, había llegado la noticia de existir una ciudad importante, comparable, según se aseguraba, por la refinada cultura de sus habitantes, por su amor a las bellas-artes, por el respeto y la admiración con que rodeaban a los artistas y a los poetas, a la misma Atenas, hija predilecta de los dioses. Y las Musas, entusiasmadas, pidieron a Apolo que las acompañase hasta dicha ciudad, donde los hombres, sin duda, les edificarían templos para remunerar sus lecciones y les dedicarían el culto que han sabido merecer en todo el orbe civilizado.

Montadas en el fabuloso caballo Pegaso, llegaron a la América del Sud, y admiraron la gran ciudad. Pero pronto vieron que Mercurio se les había adelantado; que todo, en ella, no era más que comercio, y que todo se vendía por dinero, menos justamente las obras de los artistas, que nadie quería comprar, por no comprender el valor que pudieran tener.

Los poetas andaban hambrientos y miserables, humildes y despreciados, por su misma pobreza, y al fin, avergonzados -aunque la vergüenza no hubiera debido ser de ellos-, cuando un mercader les preguntaba lo que les pagaban por sus versos, de tener que contestar siempre: «nada».

Muchos eran los que se daban por discípulos de Polimnia, musa de la elocuencia, pero confundían lastimosamente el mucho hablar con el bien decir; y en los templos dedicados a Talía, sólo eran aplaudidos actores venidos de comarcas lejanas, que en idiomas extranjeros, recitaban obras extranjeras.

Euterpe encontró que ya celebraban su culto muchos habitantes, por ser siempre y en todas partes, la afición a los suaves acordes de la música la primera manifestación del refinamiento de las poblaciones; y tampoco Terpsícore habría quedado desconforme, si no se hubiera exigido de sus sacerdotisas para concederles aplausos, que -apartándose de las reglas honestas del baile hierático que ella enseña- dejasen ver sus formas armoniosas algo más arriba de lo que requieren los movimientos acompasados de la danza sagrada.

Pero no se atrevió a hacer observaciones, pensando con razón que ya que en la nueva Atenas, más se buscaba la satisfacción de los apetitos materiales que la de necesidades artísticas apenas en embrión, le podría suceder lo que al poeta Lino, que murió de un lirazo en la cabeza, por haber reprochado a Hércules su pesadez en bailar.

Y todas las demás musas encontraron que si bien se les dedicaba algún culto, siempre era con alteraciones o deficiencias que demostraban incompleta educación; y Apolo prometió sugerir, como lo había hecho con Mecenas en Roma, a algunos hombres poderosos el noble orgullo de proteger eficazmente a los devotos del arte, dándoles siquiera el pan cotidiano y el estímulo tan poco costoso de los merecidos laureles.

El jardinero excelso que con amor cultiva la flor delicada del arte, desprecia, olvida, arrobado por su pensamiento, los apremios de la vida; al rico inteligente que goza de las creaciones del artista, le toca proveer regiamente a sus necesidades, sin dejarselo sentir. Y donde el rico así no lo entiende, no moran las musas.

Y por esto fue que ahuyentadas éstas por la pobreza en que veían sumidos a sus discípulos, y por la poca voluntad hacia ellos de los que a su antojo, reparten la lisonja y la censura, dejaron entender a Apolo que Atenas no se había mudado todavía; y volvieron con él a Grecia, mirando con cierto sentimiento la inmensa y majestuosa soledad pampeana, como si en ella encontrasen, a pesar de su desnudez, algo digno de ser celebrado por el pincel y la pluma.

Nada dijo el Dios, ni ordenó nada antes de desaparecer de estas playas; pero interpretando su pensamiento secreto, y a falta de otros más dignos, he tratado de evocar en este librito la figura de los muchos dioses que, seguramente, flotan en el ambiente pampeano.

Por lo demás, lector, esta pequeña obra sólo contiene fantasías de perfecta inutilidad. No busques en ella ni un consejo práctico, ni una indicación comercial o industrial, ni siquiera una receta médica o culinaria. El que así no la quiera, que la deje.

Para mí ha sido pretexto de ensueños amenos y de poética diversión, y sería ingratitud el pedirle otra cosa.

G. D.


◄   Portada