Los doce trabajos:12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



El noveno trabajo de Hércules fue cuando luchó con Anteo el gigante e lo vençió e mató. Esta istoria han en sus libros puesto muchos, singular e elegantemente Lucano en el cuarto libro. Pónese la istoria concordablemente por esta guisa.


Fue un grant gigante en África llamado Anteo, que por su fuerça vençía las fieras bestias; caçava a manos los bravos leones e los ossos fieros afogava entre sus braços. Avía por morada una grant cueva, cuyas altura e anchura se estendían tanto que más templo que cueva paresçía. Este Anteo gastava e comía toda aquella región, non solamente las bestias, mas aun los omnes, ocupando con violençia la señoría de Libia. Este desviava de los marítimos puertos los mercadores e mareantes. Non aviendo llena seguridat nin pudiendo d'él confiar, que muchas vezes e a muchos la fe e segurança fallesçido avía, çesava por ende el contractar o meneo de la mercaduría. Éste non consintía castigos e consejos e aborresçía los estudios e omnes de sçiençia e mucho más de buenas costumbres. Tanto ovo inhumanidat, que dio lugar las escuelas peresçiesen e los buenos usos non fuesen en prática.


Tanto duró el malfazer d'éste, que la fama d'ello se estendió por el mundo fasta la notiçia o sabiduría de Hércules venir, que abominava o aborresçía las bestiales costumbres. Onde por quitar del mundo tan peligroso embargo e toller tan raigado mal, pasó en Africa, non dubdando el non çierto camino de la mar nin el grant apartamiento de la tierra e calor sobejano que en ella faze e mucho menos la fuerça de Anteo, antes confiava aquélla seguramente sobrar.


Así andovo fasta que pervino o llegó a las riberas de Libia con viento suave e tiempo seguro. E tomada tierra e salido en ella, luego sin medio fue a la grant cueva do el gigante Anteo morava. El cual, sintiendo el roído de la venida de Hércules e de sus gentes, salió fuera, cuidando que fuesen bestias de las qu'él usava devorar o comer. E visto el nuevo a él omne Ércules, menospreçiólo, maravillándosse de su venida e osadía. Hércules por su atrevimiento non dexó luego de se abraçar con el dicho Anteo con catadura sañuda e coraçón esforçado. Cuidóse Anteo muy aína pudiese a Hércules comer e falló embargo e guarnido de fuerça contradezimiento en la su rezidumbre. Duró grant parte del día la lucha e aún non se conosçía cuál d'ellos avría lo mejor. A la fin Hércules començó a sobrar el gigante Anteo, en tanto que ya por su fuerça contradezir non lo podía. Estonçes usó del su ingenio, manera e propiedat, así como aquél que era fijo de la Tierra, d'ella e por ella engendrado e conçebido, aviendo por eso grant virtud e tal que toda ora que tañía la tierra con la su mano algunos dizen que cobrava nueva fuerça e perdía todo cansamiento. Así fue estonçes: faziéndose caedizo, tañó en la tierra con las sus manos e cresçió en él la fuerça en tal guisa que Hércules cuidava averlo ya cansado e fallólo en nueva fuerça, de que fue maravillado, non sabiendo la razón o causa.


Esto fizo Anteo por algunas vezes, fasta que Hércules entendió que adrede se dexava caer e por eso cobrava la fuerça, tañiendo la tierra, madre suya. Estonçes abraçólo por la çinta e acostado alçólo de tierra, dexándose caer de espaldas, teniendo Anteo ençima de sí en manera que a la tierra llegar non pudiese. Así teniéndolo, apretó tan fuerte por luengo espaçio, que le fizo perder la vida, apartando la diabólica ánima de aquel inicuo e diforme cuerpo. Así fue Libia delibrada de la angustia en que el gigante Anteo la tenía, e después por Hércules reformada en las costumbres e restituida a la çivilidat de bevir. De allí adelante los libianos ovieron en grant reverençia e recordaçión Hércules, de quien tanto resçebido avían benefiçio, escriviéndolo en sus estorias a consolaçión de los susçesores.


Esta manera de fablar es fabulosa, siguiendo el poético estilo a significaçión e provecho moral, entendiendo por Anteo la carne, que es grant gigante en el mundo por las naturales inclinaçiones que magnifican el cuerpo. Por eso es más peligroso que otro viçio e más grave de corregir. Pone que fue en Libia, que es tierra muy caliente además, a mostrar que el viçio de la carne en las tierras calientes más se de muestra e allí tiene sus fuerça e señoría. Dizen que caçavan los leones e bestias fieras o monteses, a de notar o mostrar que vençía los grandes omnes, así en linages e sçiençias como en estados, devorando o gastando las sus virtudes e los sus méritos. Éste morava en la cueva, a mostrar que el nuestro cuerpo, así como es templo cuando Dios en él abita e está, así es fecho cueva o establo bestial cuando la carne se de los omes apodera e enseñorea. Este gigante esquiva los puertos que non vengan a ellos las mercadurías, es a saber el ombre carnal esquiva los consejos e desecha las reprehensiones. Por este viçio los estudios se destorvan en Libia e se desfazen donde quiera que reina, e todas leyes e usos de razón se quebrantan por éste. Por él son fechos los omes bestiales e muchas vegadas transformados en bestias, segúnt Ovidio en el su Metamorfóseos e Boeçio en el suyo De consolaçión e Alano en el De complantu nature asaz acabadamente libros han mostrado.


Por esto el omne virtuoso que ha doctrina por sí e puede d'ella a los otros comunicar, doliéndose que tan abominable gigante gasta la tierra de Libia, en do antes floresçían las costumbres, passa la mar de las comunes opiniones, en la cual ondas ligeras son movidas e alçadas por viento de vana temor, embargando o deteniendo la nave del virtuoso reprehendedor, contradiziéndole el su camino e diziendo que faze vana presumpçión en combatirse, es a saber reprehender el gigante, que son las grandes personas, e en su tierra, es a saber en las cosas que por natura han propria inclinaçión.


Con todo eso, el virtuoso reprehendedor non dubda estas ondas e Dios lo enderesça que sin peligro él venga a las riberas de África e llegue al lugar do va, es a saber a la exsecuçión del reprehender. E lucha con el omne carnal, el cual falla en la cueva del su cuerpo, es a saber ocupado e çircundado de los e en los plazeres e deleites del cuerpo. Lucha con él por bivas razones e morales enxemplos. E Anteo menospréçialo, a demostrar que el omne carnal menosprecia las reprehensiones; e cuando vee que por razones defender non se puede, defiéndese tañiendo la tierra, es a saber por uso de la carnalidad. E la tierra es madre suya, ca toda su entençión es terrenal. En esta guisa cobra la fuerça, ca se confirma aqueste viçio por la usança más en el omne.


Eso conoçiendo, el reprehendedor virtuoso guarda que non llegue a la tierra, quitándole las azinas e ocasiones, siquiere oportunidades. Así mata este viçio e lo desecha. Esto dixeron los sabios, dando a entender que non abonda otra cosa sinon fuir e apartarse de las ocasiones, pensada la humana flaqueza e el aparejo de la inclinaçión. Así es librada Libia e restituida a la vida çevil, conservando e criando onestidat e castimonia.


Esto es la alegoría o moral significaçión. La verdat de aquesta istoria fue que en Libia ovo un rey muy rico e poderoso e avía nombre Anteo. E por cuanto fue mayor que sus anteçesores e pasados e aun de los de enderredor vezinos presentes, los poetas en sus ficçiones lo llamaron gigante. Aquéste fue muy viçioso e todo dado a las terrenales e carnales cosas, usando tiránicamente, destruyendo los grandes omnes de su reino, ocupando las de aquéllos riquezas. Por esto dezían que caçava leones e las grandes bestias, por quien se entienden los grandes omnes e poderosos.Para tal uso tenía el su palaçio lleno de robadores e malfechores. Ésta es la cueva, ca el su palaçio era acogimiento de ladrones e escondrijo de omnes bestiales. E aun dixeron que esquivava los mareantes e mercaderes comiéndoselos, porque tomava las mercadurías sin pagarlas e quitava los navíos sin restituirlos, echando a perder a los omes por los convertir en sus usos desordenados, e así los comía.


Tanta disoluçión e desorden fue en tiempo d'este rey que non guardava pacto, postura, juramento nin ley a sus pueblos, tomando las mugeres de aquéllos por fuerça e fijas e dando lugar que los suyos tal mesmo fiziesen. E porque los omnes de sçiençia e virtuosos provavan de refrenar la su cobdiçia e voluntad desordenada, desfizo los estudios, maltractó los sçientes e aborresçió los virtuosos. Esto usando por multiplicados días, desfizo e desató la apostura de la ordenada e çevil vida e regla, allegó riquezas e thesoros sin cuenta de mal justo e en mala manera: tanto avía aballado e amenguado los buenos de su regno, que non avía quién lo contradixese.


Sabiendo esto el grant Hércules, que pugnava barrer del mundo los viçios e arrancarlos mayormente e tajar en la su raíz, donde avían nasçimiento, passó la mar Mediterránea o de Levante con grant flota e allegamiento de notables e virtuosos cavalleros, por quitar aqueste tirano Anteo de la tierra, por cuyo exemplo muchos tomavan osadía de mal fazer. E luego como llegó a la tierra de Libia, salió de los navíos con sus gentes e fue a do Anteo sopo que estava. E maguer Anteo fue de su venida çertificado, confiando en sus riquezas e grant poderío, menospreciólo e a los que con él venían, creyendo que serían su presa o cavalgada e los sujudgaría con el grant poder rafezmente. E bien que fuese d'esto Ércules informado e del poder e riquezas del nombrado rey Anteo, non dubdó guerrear con él.


Ésta fue la lucha entr'ellos e duró grant tiempo, que el uno al otro non llevava mejoría conosçida en el fecho de las armas. A la fin, por acuçiosa cura e grant ingenio de las armas, Hércules començó levar mejoría al rey Anteo. En esa ora Anteo se echó en tierra, es a saber se començó a retraer a las fortalezas e allí cobró fuerça por los grandes basteçimientos e abondança de viandas que aí tenía. E por eso dizen que tomava fuerça de la tierra, es a saber de las viandas que la tierra avía produzido o engendrado. E después tornava saliendo al campo cuando él e sus gentes avían reposado e bien de sí pensando en los lugares fuertes e abondosos de muchedumbre de viandas e de otras nesçesidades. D'esta guisa venía con nueva fuerça a la lucha, es a saber a la guerra.


Esto usó algunas vezes así mañosamente. E Ércules, cognosçiéndolo, púsose entre el rey Anteo e la fortaleza mayor en do él cada vegada se ençerrava e tenía la mayor abondança e más complido allegamiento de viandas e de los otros deleites a su reposo convenibles. Estonçes Anteo non pudo tañer la tierra, es a saber ençerrarse como ya es dicho. Por tal manera fue sobrado e vençido por Hércules e, finalmente, muerto.


Por cuya muerte la tierra de Libia fue librada de tortiçera e tiránica señoría, siquiere subjecçión. E demás fue reparada por Hércules antes de su partida en los estudios o en las costumbres, e tenida en sus libertades justa e paçíficamente. Esto fue escripto a recordaçión duradera del famoso Hércules, a que parasen mientes los del mundo estados al de su vida mejoramiento, así los que eran venideros como en ese tiempo presentes.


Tan glorioso acto como éste cada uno de los estados suso nombrados deve en mucho tener para tomar consejo en su conservaçión. Entre los otros, el estado de maestro puede tomar norma de virtudes e osar todos viçios reprehender, mayormente los apetitos carnales, que derechamente son enemigos e contrarios de sçiençia, destruidores de aquel estado magistral, como muy bien Boeçio en el libro De scolafium disçiplina ha mostrado. Onde el valiente e buen maestro, sçiente e virtuoso que quiere fundar las sçiençias en los entendimientos de los oidores o aprendientes deve arredrar aquéllos de carnales afecçiones antes de todas cosas; en otra manera non cogerá el fructo de sçientífica simiente. Por ende, el mesmo Boeçio en el suyo De consolaçión libro declara que quien quiere en el campo del entendimiento verdades e virtudes sembrar, antes deve las aficçiones dichas e viçios purgar e arredrar dende. El maestro dubdar non deve, si de virtud es guarnido, por grand omne que sea de riqueza o de linage en su escuela e so su disçiplina, que si lo vee gigantizar en viçios e carnalidades de reprehenderlo, aunque sepa passar la mar de menazas e ir en Libia, que es lugar mesmo do tales viçios se obran, combatiéndose esforçadamente sin enojo, siguiendo a Hércules por exemplo, detestando o desechando, siquiera aborresçiendo, en sus obras e palabras los carnales deleites. E si vee que los sus escolares, buscadas azinas, tañen la tierra, usando de viçios, e tornan con nueva fuerça, es a saber con mayor porfía e menos temor, póngase entr'ellos e la tierra, así como fizo Hércules, quitando las azinas e ocasiones, ocupándolos en usos e exerçiçios, siquiere trabajos virtuosos e actos escolásticos, partiéndolos poco de su presençia sinon por las nesçesarias cosas. Así matará e vencerá el carnal gigante Anteo, que es interpretado contrario de Dios, por eso que aqueste viçio de la carne faze mayor guerra a Dios que todos los otros. E cuando esto fiziere, el buen maestro fará recobrar e restituirá a las escuelas libertad e derecha orden, librándolas de tan tiránica e viçiosa servidumbre, que roba a los súbditos suyos el cuerpo e el ánima, el seso e la razón, non consintiendo el ábito virtuoso traiga espeçias de buena doctrina en las sus comarcas e tierras. Estonçes cumplirá la fin al estado muy alto de maestro pertenesçiente, fecho Hércules por esfuerço e vençimiento.


Aquí pueden entender los en theología maestros, que son espeçia de aqueste estado, cuánta gloria e mérito ganar pueden si reprehenden los prínçipes e grandes señores que viçiosamente bevir quieren. Aquí paren mientes los físicos que sean osados dezir a los señores que sirven, cuando mucho e demás en comer, bever o laçiviar se estienden, que non lo fagan, mostrándoles los peligros e daños que d'ello nasçen, non complaziéndolos nin siguiendo sus apetitos o voluntades. E así de las otras espeçias de aqueste estado en su manera podedes entender. E por tal vía será fecho cada uno d'éstos otro Hércules vençiendo, e vençerá el gigante Anteo e sera exemplo a la conservaçión del bienaventurado estado de maestro, del cual las sagradas Escripturas fablan en muchos lugares, comparando los maestros e doctores al firmamiento, al sol, a la luna, a las estrellas, como pone sant Gerónimo trasuntivamente en el proemio de la Biblia, a mostrar que ellos deven seer firmes como el firmamento e incorruptibles por tales viçios, claros como el sol dando lumbre a exemplar e doctrina a todo el mundo, limpios como la luna de toda corporal infecçión, çentillantes como estrellas por castimonia, puridat, elocuençia e traditiva.


Podríase aun este exemplo al estado disçipular allegar e deduzir, asaz conveniblemente apropriar, que deve fazer dentro en sí lo que el maestro faze de fuera en los otros realmente extrínsicamente exemplar, siquiere por palabras, comprimiendo los carnales e desordenados defectos. El escolar faga esto mesmo en si mentalmente, recordando sus apetitos sensuales e matándolos en el omne de dentro, non dando lugar fuera actualmente, siquiera en obra, sean produzidos e complidos, segúnt vós podrés non dubdo estendidamente e espeçífica esto escodriñar, siquiera buscar, e cada uno de los otros estados por este trabajo apropriando pasar por lo que en suma en este es capítulo puesto.