Los italianos en la Argentina/III

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: Se respeta la ortografía original de la época

III.

Comerclo italiano.[1]

El último censo de la ciudad de Buenos Aires, nos hizo saber que el comercio italiano era no solamente el de mayor importancia, sino también más importante que todos los demás comercios juntos, pues representando la totalidad del capital empleado por la cifra 100, le correspondía la de 62, quedando sólo 38 para los demás. Entiéndase, sin embargo, que se trata del comercio interno, de introducto- res, inayoristas y minoristas, y no del comercio internacional con Italia, que está en proporción mucho menor.

En efecto, no hay más que recorrer rápidamente una guía cualquiera, para ver que el comercio en grande y pequeña escala está en manos italianas, cuyo número incalculable-por aquello de que muchos pocos hacen un mucho-forma un capital total que lleva enorme ventaja al de las otras nacionalidades, incluso la argentina.

El censo de este año, elaborado con tanto sigilo, como si se tratara de la obra maestra de eximio autor que no debe ser desflorada por publicaciones parciales y fragmentarias, dará en cuanto al punto de que tratamos, un resultado análogo, si no superior al de 1887, pues no ha habído eausa de diminución en ese comercio, y por el contrario, muchas de mayor progreso y desarrollo.

Volviendo á la prueba material y grosso modo que dábamos pocos renglones antes, compárense las guías de 1887 con las de 1885, y se verá de una manera palpable, que el número proporcional de casas de comercio italianas ha aumentado, á pesar de la crisis que con tantas, de todo abolengo, ha dado en tierraconferidos por el Ministerio de Agricultura y por las Camaras de Comercio de ltalia.

Con el último correo han sido expedidas las circulares necesarias à todos los productores de vinos de Italia desde los Alpes al Etna, invitändolos á concurrir à la interesante exposición. la que, al mismo tiempo que serà provechosa para los productores mismus. redundara en benelicio del consumo de dichos vinos en la Republica Argentina.

El gran incremento que desde algún tiempo à esta parte han 1omado los vinos italianos entre nosotros, aseguran descle luego ä la proxima exposición el mejor éxito.

Como Presidente honorario del Comité general organizador, ha sido nombrado el Ministro de Italia, conde Antonelli, à quien débese en gran parte la realizacion del importante concurso.

Corno Presidente efcctivo fué elegido el señor J. B. Medici, quien á mas de ser productor de vinos italianos, es al misnio tiempo propietarid de un importante establecimiento vinicola en la Republica Argentina. Citar firmas de establecimientos comerciales italianos de importancia, sería hacer una especie de diccionario; nombrar á todos los comerciantes de esa nacionalidad, equivaldría á compilar un almanaque de las cien mil direcciones. Nos abstendremos de intentarlo. Limitémonos á la cifra proporcional de 62 por ciento que ya hemos dado, y digamos una palabra acerca del Banco de Italia y Rio de la Plata, del Nuevo Banco Italiano, de la Cámara de Comercio italiana, etc.

En la asamblea general de accionistas elebrada el 8 de Febrero del corriente año, el Banco de Italia repartió áú sus accionistas y guardó en su fondo de reserva, la respetable suma de 357.143 8 oro. El directorio, compuesto de los senores Antonio Devoto, presidente; Alfredo Demarchi, vicepresidente; y L. Tamini, T. Devoto, G. Lavarello, E. Ponzini, J. W. von Eicken, y Allberto Meyér, añadía é estas halagadoras cifras las consideraciones siguientes: "Desde años anteriores se ha venido acumulando una fuerte reserva", y "los resultados de los próximos ejercicios serán mucho más halagüeños ", propiciando al mismo tiempo "la creación de una sucursal del Banco en uno de los principales mercados Forinan ademas parte del comité los señores:

Comm. G. Gandolfi, Vicepresidente- cav. P. Trentin, Director de la R. estacion enotecnica italiana, Secretario general, - Angel Giudica, Seretario; - Lorenzo Garabelli. de la casa Ponzini y Garabelli. Tesorero-- Ambrunetti Comm. T., Presidente de la Camara Italiana de Comercio en Buenos Aires-Avirovic Costantino -- Blosi. Dr. Anıbal - Bergano Eduardo, de la casa Giacomo Cohen -Bossi Ruggero -Costa cav. Franr'esco - Del Bono ing. Alfrede- Ferro Alessandro, de la casa Francesco Cinzano y C- Franzoni Ir. Ausonio-Gatti cav. Ettore - Grippa Giac- C'umo, de la casa E. Dell'Acqua y C- Janello cav. Francisco, Vicepresidente de la Càmara Italiana de Comercio en Bucnos Aires-Lavare- Ilo cav. Ginvanni, agente de la Navigazione Generale Italiana -Ottone Kaffaello - Pelleschi ing. Giovanni-- Profuno Giovanni -Stoppani cavaltieru (norio. Director del Banco de Italia y Rio de la Plata-Tarnassi. Avv. Giuseppe-Tarelli Benjamino, delegado de la Caruara le Cotitercio italiana en el Rosario de Sapla Fe- Tubino Pasquale. klem. financieros de Europa". En esa fecha el fondo de reserva ordinario quedó elevado á 314.302 8 oro sellado. El capital era de 8.000.000 de pesos oro sellado, quedando tres millones por emitir; la existencia en efectivo ascendía á 7.149.649 8 y 1.530.278 8 oro sellado; los pagarés y obligaciones á cobrar ascendian á 16.949.599 8 y 1.349.587 $ oro. Bastan estos números para dar idea clara de la importancia de ese establecimiento bancario.

El Nuevo Banco Italiano tuvo en su octavo ejercicio terminado en 30 de Junio del corriente año, un beneficio de 307.860 $, regularizando así su marcha y entrando en vías de progreso, después de algunas vicisitudes y de haber reducido su capital á 3.000.000 de pesos. El directorio estaba formado en esa época por los señores Rivara, Maglione, Mondelli, Pini, Rusconi, Sívori y Spinola. Tenia un encaje de 169.783 $ oro y 1.110.902 $ papel; sus deudores figuraban por 41.332 $ oro y 768.762 $ papel, etc., etc.

Los italianos fundaron además, otro banco, el de Roma y Rio de la Plata, que hoy está en liquidación.

La Cámara Italiana de Comercio y Artes fué fundada en 1884, á inieiativa del ministro del ramo en Italia, y merced al Cónsul italiano, caballero Domingo Brumenghi, felizmente secundado por los señores José Imperiale y Federico Dagnino, que buscaron las primeras 124 adhesiones; más tarde se dió nuevo impulso á la institución, y los señores doctor Domingo Parodi y Tomás Ambrosetti redactaron sus estatutos, formándose la primera comisión directiva con los señores Ambrosetti, Berta, Cavalli, Caprile, Carminati, Cima, Cichero, Devoto, De María, Gamble, Gandolfi, Larco, Mondelli, Mattaldi, Imperiale, Pollinini, Parodi, Podestá, Pietranera, Storni y Viale, que enumeranmos por ser su importancia representativa del comercio italiano. Los empleados de la cámara, Spinelli y Ferri, fueron electos por concurso.

El ministro italiano de Agricultura, Industria y Comercio, á quien se sometieron los estatutos, los aprobó, asignando á la cámara cuatro mil liras para gastos de instalación, y seis mil como contribución ordinaria anual. La cámara publica un boletin mensual que tira hoy mil ejemplares, ha sido reconocida como persona juridica, ha aumentado el número de sus socios y ha contribuído de tal manera al intercambio comercial con Italia, que las cifras que en 1885 eran de 18.900.000 francos para la importación y 7.700.000 para la exportación, en 1894 se han collvertido en 8.873.377 $ oro para la primera, y en 3.066.767 pesos oro para la segunda, ó sea 44.366.885 y 15.333.835 francos respectivamente.

La Cámara tiene boy 342 electores contribuyentes, cuenta con un capital de cerca de 14.000 8, una biblioteca, etc., etc., y hace activa propaganda por medio de exhibiciones y muestras de los productos italianos y argentinos. Así, en su última memoria, la comisión directiva llamaba la atención del gobierno italiano sobre la conveniencia de aumentar el número de vapores que hacen esta carrera, desde que « la favorable situación geográfica de Génova y las grandiosas y cómodas instalaciones actuales de su puerto, permiten iniciar una seria competencia con las líneas del Atlántico, añadiendo que los armadores italianos debían preocuparse especialmente del desarrollo que entre nosotros tonia la exportación de ganado en pie.

El comercio con Italia es importante, y lo será más, siir duda, gracias al mejor conocimiento que poco á poco vamos teniendo de sus productos. Véase, sinó, el sigujente cuadrito de importación, según las avaluaciones de nuestra aduana, en que se notará el rápido descenso provocado por el estallido de la última crisis:

Año 1889.....

50.940.945 1liras 1890..

43.315.135 J> 1891..

21.029.205 1892..

42.576.270 >> 1893.

46.623.210 1) Se ve que desde 1891, época de la baja mayor, el comercio ha ido ascendiendo hasta 1893; de entonces acá ha seguido la misma marcha, con alternativas, según veremos.

En cuanto á la exportación para Italia, podemos presentar el cuadro siguiente:

Año 1889.....

19.650.670 liras 1890..

15.974.010 >> 1891..

16.620.510 1892..

22.589.220 1893....

17.115.655 La Cámara de Comercio Italiana explica la diminución de la importación de Italia, atribuyéndola "al aumento progresivo de la producción y de la industria nacional, que satisface hoy en muchos artículos las necesidades del consumo interno, como ser en azúcar, alcolholes, cerveza, lacticinios, salames, conservas alimenticias, mientras que ha disminuido sensiblemente el valor de otros como el vino de mesa, aceites, licores, tabaco, jabones, pieles curtidas, muebles, sombreros, calzado, tejidos de punto, etc." Mantienen las comunicaciones con Italia varias companias de vapores, coino La Veloce, La Navigazione Generale Italiana, Lavarello, ete., partiendo mensualmente por lo menos ciuco navios para sus puertos principales.

La Veloce, por ejemplo, fundada en 1883 con tres vapcres por el armador genovés Matteo Bruzzo, cuenta hoy con once vapores que representan nás ó menos 36.000 toneladaş y 43.000 caballos de fuerza. Estos buques son rapidísimos, y se recordará que el Nord América hizo la travesia de Génova á Buenos Aires, en Agosto de 1888, en sólo catorce días, ó superada aún.

Los vapores de La Veloce sen: Nord América, 4900 toneladas, 18 millas por hora; Duchessa di Gepova, 4180 t., 16 m. ; Duca di Galliera, 4150 m.; Vittoria, 4150 t., 16 m.; Matteo Bruzzo, 1000 t., 12 in.; Sud América 3500 t., 14 m.; Montevideo, 3168 t., 14 m.; Cittá di Genova, 1936 1. 13 /2 Im.; Río de Janeiro 1936 t., 13 /2 m.

La Veloce se ha transformado en 1888 en sociedad anónina con un capital de quince millones de francos.

Como se ve, si el coinercio internacional con Italia no es hoy muy importante, cuenta sin embargo con bases súlidas que hacen prever un rúpido desarrollo, más que posible, para dentro de poco; á este resultado tienden los esfuerzos del actual ininistro conde Antonelli, secundado resueltainente por la Cámara Italiana de Comercio y por los más poderosos y acreditados introductores y comerciantes italianos; y no ha de influir poco para que se obtenga, la gran exposición vinícola, que se celebrará el año próximo, ya que los vinos están llamados á ser el articulo de mayor importación, desde que ha tomado tanto iupulso entre nosotros la fabricación de aceites comestibles.

Entre tanto el comercio interno italiano ha quebrantado, por decirio asi, las leyes naturales del creciniento, l egando á téruninos que no se ereerían si no estuvieran comprobados por hechos y por causas. Y no solo en la capital tiene esa iinportancia; análoga puede observarse en las provincias Iná adelantadas conio Buenos Aires y Santa Fe, donde los italianos fundan bancos, sociedades de seguros, establecimientos de exportación de frutor del país, casas sólidas y donde acaparan el pequeño comercio. En otras provincias menos comerciales se ocupan principalmente de îndustrias productivas, de acuerdo con las facilidades que cada comarca presta.

Natural es que este desarrollo de la colonia italiana, en lo que al comercio respecta, cause asombro.

Pero i no muestra acaso ella dotes especialísimas para ese ramo, por su laboriosidad, su orden y su economia? Si la inmigración italiana continuase en la escala en que hasta hace poco, no sería extraño que ese 26", de que antes hablamos, llegara y pasara del 80, para-dentro de veinte ó treinta años-haberse convertido casi por completo en comercio argentino, porque --lo hemos dicho ya,-la fusión se hace tan rápida como intimamente.

Añadiremos á la larga lista los nombres del capitán de fragata ANGEL CASTELLO, fallecido hace dos años, y del teniente CARLOS RIGHINI.

El primero, atnigo de Murature, cooperó con éste á organizar nuestra escuadra, hizo la campaña del Paraguay y se encontró en las acciones de guerra desde la caida de la tiranía hasta hoy.

Righini, que llegó á Montevideo con Garibaldi, sirvió en el « Sitio grande» é hizo la campaña del l'araguay.


  1. Pocos dias después de aparecido este trabajo, La Nación daba la siguiente noticia sobre la exposición proyectada:

    Ha quedarlo resuelta y ya casi organizada una interesante exposición de vinos italianos que tendrá lugar en los salones del Pabellón Argentino en abril proximo, siendo invitados i. concurrir todos los productores de vinos de Italia.

    La exposicion tiene por objeto: hacer conocer el grado de progreso alcanzado por Ilalia en la producción de vinos; mejorar, disciplinar y aumentar el comercio co la Republica Argentina; ofrecer al viticultor argentino todo lo que necesitare para el mejor desarıollo de su naciente industria.

    A más de vinos de mesa y de corte, expondranse máquinas, envases, libros sobre dicha industria, substancias usadas en la viticultura y enologia, etc.

    Como premios se adjudicarán objetos de arte, medallas y dipiomas