México, California y Arizona: 013

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


XIII.
AL VIEJO TEXCOCO.
I.

MI siguiente viaje fue por el lago de Texcoco a la antigua capital del mismo nombre. Esperaba tomar El Nezahualcóyotl, que se encontraba en el fango de la Garita de San Lázaro, cuando fui a hacer las investigaciones preliminares. Habría habido una cierta adecuidad en acercarse a la antigua capital en un barco nombrado en honor del soberano que la hizo ilustre; pero no era su día de navegación.

El Nezahualcóyotl era un clipper, por así decirlo, una larga, oxidado como góndola, dedicada exclusivamente al tráfico de pasajeros. En su lugar tomamos un barco de carga más grande y construcción más pesada, La Ninfa Encantadora o "la ninfa de encantamiento". Ella habría sido llamada el Mary Ann o Betsy Jane en otros lugares, pero tal es la diferencia en la imaginación tropical.

Una cabina resguardada de pasajeros y algunas mercancías que estaban en los inevitables petates, tapetes e incluía dos bolsas de plata. Había un par de mujeres jóvenes que iban a pasear —tomar una pequeña vacación en Texcoco. "Va a ser triste, por supuesto," dijeron, "como todo lo de México; aun así, vamos a probar durante un tiempo." Ofrecieron una parte de su almuerzo, como compañeras de viajes estuvieron continuamente haciendo lo que yo hacía y el capitán ofreció pulque. Dos mujeres mayores, en rebozos azules, sentadas como estatuas, cargando sus paquetes y un bebe indio bebé en sus piernas, desde un extremo del largo viaje al otro.

El canal de San Lázaro en este lado se extiende sobre una legua del lago. Es mucho menos atractivo que el de Chalco. Su terminal en la ciudad es el punto de una escena mas animada de mercado tipo Venecia, pero uno gana su placer en pasar este canal a expensas de muchos malos olores. Seis hombres se ponen a una especie de arnés en sí mismos y nos arrastraron, laborando insistentemente en la ruta de remolque, como los campesinos rusos arrastran sus embarcaciones en algunos de sus ríos. Un hombre a caballo con una cuerda de remolque también ayudó, al otro lado.

El agua, baja al principio, se hacía menos profunda al avanzar, hasta que encallamos al borde del lago. El drenaje de la ciudad encalló con nosotros. Aun así, la situación fue relevada por la sorprendente perspectiva. El Peñol como teocalli, donde hay baños calientes, estaba cerca. El cielo y el agua eran de un azul idéntico; la extensión superficial refleja el circuito de colinas oscuras y púrpuras y grandes picos nevados más allá tan perfectamente como si hubieran sido tan profundas como eran altos.

Nuestra tripulación caminó durante una hora en lodo, empujando contra postes largos proyectados desde los lados, antes de que pudiéramos decir que estábamos a flote. Luego subieron a bordo y empujaron el resto del camino. Caminaron sobre un plano inclinado, llevando los palos sobre sus cabezas y empujaron con ellos apoyado contra sus hombros, en un movimiento audaz y rítmico. Eran las 8 cuando salimos, y las cuatro cuando llegamos a la boca de un corto ramal que lleva a Texcoco. La distancia debe ser de unas treinta millas. Surgió una Cruz en el lago a mitad de camino, y nuestro hombre del palo se detuvo en ella y gritó tres veces, con sorprendente efecto, "Alabo al gran poder de Dios! ¡Ave María pu - risima! "— "¡Salve el poder Todopoderoso de Dios! Salve, Maria la más pura!"

Sin esperar nada de eso, me apresuré fuera de la cabina, pensando que podía ser algún desafío a enemigos, o perturbación entre nosotros. Encontramos otros barcos como el nuestro, cargado con gente. Una parte considerable de las cargas fue eran grandes jarras finas de barro rojas y platos que hemos visto en México, que se hacen en Texcoco. Los fardos apilados y la cerámica, las figuras extrañas y los palos parpadeantes de una de estas embarcaciones, llegando, hacen un tema muy original y fogoso.

Entonces caímos con una de las curiosidades del lago —no creído por algunos—enjambres de moscas, unas pequeñas moscas de agua, tan densamente se asientan en el agua que les tomamos por pisos y arrecifes. Se parecen a los mosquitos, pero ni pican ni siquiera se posan en el barco. Son tomadas en redes finas y llevadas a México, como alimento para aves; y tienen huevos, que se venden en el mercado y hacen tortillas, que se dice son muy apetecibles.

Las costas están incrustadas con álcali nativo, que tiene su participación en la producción de los olores desagradables. Los campesinos recogen el producto crudo y lo cargan en burros, para llevar a una fábrica de sal y soda y una fabrica de vidrio, situada en Texcoco.

¿Fue en este mismo canal en que Cortez lanzó sus bergantines para la destrucción del poder naval de los aztecas? Hay agua pero en una parte de él ahora; y se encuentran rastros de esclusas importantes, donde crece hierba y vacas se alimentan.

II.
Pasé casi una semana en Texcoco asimilando la tranquila vida interior del país. Cené en el Restaurante
Crew Of La Ninfa Encantadora - Pg-165.jpg
TRIPULACIÓN DE "LA NINFA ENCANTADORA."
Universo, más barato y mejor como una regla como en México y encontré un cuarto con el dueño de la tienda principal, no habiendo Posada. Incluso me convertí en algo experto en pulque. El verdadero conocedor lo toma mitad y mitad: mitad de agua miel recién salida del campo de maguey y la mitad de la bebida más fuerte más fermentada. Hice amistad con el Jefe político, un hombre joven, educado, se dice que es un terror a los delincuentes. Había hecho las carreteras seguras. Tenía la costumbre de disparar rápido, y transportar a Yucatán, o si estaba contento con una simple multa. Las pulquerías deben cerrar a lass6 y otras tiendas a las nueve. Un día el diputado volvió de su escaño en el Congreso y recibió una recepción característica. Una tropa de mas o menos veinte o de los ciudadanos montados a caballo y precedieron el ómnibus que jalaban, de la estación de vuelta en la ciudad, a velocidad máxima, gritando y disparando pistolas. Cohetes pistolas fueron disparadas desde el ómnibus.

Conocí también al farmacéutico local, una persona inteligente, que tenía una colección de antigüedades. Era de pura raza India y profesaba ser orgulloso de ser un indio y orgulloso de ser un Texcocano. Últimamente había producido una destilación muy fuerte de pulque, una especie de patente de medicina y pidió mi Consejo acerca de introducirlo en los Estados Unidos. Evidentemente pensó que estábamos hechos de dinero, porque estoy seguro de que nunca estaríamos dispuestos a pagar tanto por una botella.

El lugar tiene ahora unas seis mil personas. Sus iglesias son inmensas. Tiene una plaza larga, no muy buena, con una arcada de mercado por un lado y una Alameda, también en malas condiciones. El Jefe político podría extender su protección a algunas mejoras internas. Aldeas agrupadas cerca de un área fértil alrededor. Observé un día a dos peones cargando sobriamente sobre sus hombros, entre los magueyes, lo que parecía ser un cadáver. Resultó ser en cambio el Santo de la Iglesia del pueblo, que transportaban de forma extraña, como préstamo, a los otros, para ayudar en un festival de mañana.

En la aldea de Santa Cruz, la población es alfarera. Cada uno tiene una pequeña torre de horno en su casa, trabajan por su propia cuenta y expone jarras grandes, rojizas en el su techo a secar. Él podría adquirir una competencia si perseverara, pero el momento que tiene por delante un dólar detiene trabajos hasta que lo gasta. En otras casas, las personas fueron vistas en telares tejiendo prendas de vestir de algodón azul.

Hay numerosas antiguas piedras de caverna, usadas en las paredes de las iglesias y pisos y también en la Alameda. Restos de Teocallis son también numerosos, ya que pudieron algún día ser la sede de la edad de Agustina de la cultura azteca. Son tratados sin ningún respeto en absoluto.

Han sido desgastados a meros montículos y plantados con cultivos. Desde el sitio de uno ahora nivelado un propietario dice que sacó sacado un tesoro. Con su edad, la destrucción de las haciendas en las guerras y la práctica de los indios, aun prevaleciendo, de enterrar su dinero en el suelo, debería haber anécdotas de tesoros en México, en cualquier lugar. Cierto es que mi anfitrión en la tienda, Señor Macedonio, tenía todavía algunas viejos hermosas monedas españolas, que mostró a los presentes que llegaron en la tarde a probar bebidas y jugar domino.

Entre los presentes tomando copas sociablemente en la tienda hubo uno, un cierto "Don Santiago," quien me dijo que él estaba destruyendo, en su jardín, la pirámide más grande del lugar, para vender el material para fines de construcción. Esto fue muy interesante. Al ir allí, su pirámide resultó para ser de hecho de tamaño imponente. Estaba construida sobre líneas regulares de ladrillo secado al sol, y hubo vestigios de aceras opuestas y superpuestas de cemento, como en San Juan Teotihuacán. Allí estuvo presente junto a mí un arqueólogo—un arqueólogo de periódico, debería llamarle. Que él llamó una "expedición"; tenía un gusto omnívoro para desenterrar cosas, sin conocimiento de la lengua, o aparente conocimiento de investigaciones anteriores o teorías; y sus descubrimientos fueron destinados principalmente a redundar la fama del diario que le había enviado. Entre nosotros sacamos a la luz una sección de un gran bajo relieve que ahora ocupa un lugar en el Museo Nacional de México. Tenia probablemente siete pies en su dimensión más larga y cinco en la otra y debe haber sido una cuarta parte de toda la obra. Contenía un círculo de calendario, sin duda estableciendo la fecha y parte de la figura de un guerrero en joyas elaboradas, posiblemente el mismo antiguo Nezahualcóyotl. El arqueólogo, a quien quizás injustamente desacredito por los auspicios bajo los cuales apareció, se puso a trabajar con voluntad y pronto tuvo una docena nativos levantando la tierra de la superficie en las inmediaciones, para encontrar los fragmentos restantes, pero sin éxito. Era la práctica feroz de los españoles a romper los emblemas religiosos de los paganos conquistados, para evitar que, en la medida de lo posible, regresaran a sus prácticas idólatras, y probablemente llevaron un fragmento de una gran piedra a un lado, y la otra a otro, para separarlos lo más ampliamente posible; por lo que se encontrarán en diferentes lados de la pirámide. Durante todo el día fue "¡Don Santiago!" aquí y "¡Don Santiago!" allá, mientras los excavadores hacían sus labores; mientras que pasé parte del día, bajo un toldo improvisado de esteras, observando un plano con las peculiaridades del "hallazgo" que hicimos. Yo no me considero un arqueólogo, excepto desde el punto de vista pintoresco. Es opinión privada suponer que una gran cantidad de buena investigación es prodigada sobre estos asuntos que mucho mejor tenía que ser


LO "ENCONTRADO".
EL BAJO RELIEVE “ENCONTRADO."

dedicada al presente; pero aquí había un caso en que el sentimiento de lo pintoresco fue ampliamente gratificado. Hubo un verdadero placer en ser uno de los primeros en saludar este interesante fragmento de la antigüedad después de su largo sueño, y tiernamente cepillar la tierra y rastrear sus enigmáticas líneas.


III.

Hay una decidida semejanza, hasta el día de hoy, en apariencia y hábitos, entre el peón mexicano y los chinos. Escritores sobre el tema han representado generalmente que América fue originalmente poblada desde Asia, habiendo los asiáticos cruzado, tal vez, en el estrecho de Bering e hizo camino al sur. Un escritor mexicano firmemente sostiene que México fue la cuna de la raza, y la migración fue en el sentido opuesto. Esto concuerda en cualquier caso, con la teoría general de Buckle, que las partes densamente pobladas de la tierra fueron al principio donde clima y una fuente de alimento natural hicieron el mantenimiento de la vida fácil. En estos lugares, también comenzó la civilización. El cálida y fértil zona de América Central, por lo tanto, habría rebozado de humanidad antes de que el gran Norte estuviera poblado. Puede haber habido ciudades esculpidas, una tras otro, mucho antes incluso que Uxmal y Palenque, cuyo origen se perdió en la oscuridad a los aztecas.

Sin embargo esto puede ser, los mismos aztecas, ya sean descendientes de una raza expatriada del sur y convertido en rudos en el norte, o si cruzaron desde Asia, bajaron de las regiones más frías, como los godos y vándalos en Italia. La tradición en este punto es clara. Dos personajes principales un día, Huitziton y Tecpultzin, en sus lejanas regiones del Norte, donde se encontraban, escucharon un canto de aves pequeñas en las ramas ¡ti-hui! ¡ti-hui!— ¡vayamos! Ellos escucharon atentamente y lo discutieron juntos. "Esto es realmente muy singular", podemos suponer oír a Huitziton diciendo, mientras Tecpultzin sabiamente puso un dedo al lado de su nariz y escuchó otra vez. Uno quisiera una imagen histórica por algún humorista competente de estos dos personajes simples decidir el destino de su nación. ¡Ti-hui! ¡ti-hui! canaliza el canto del pájaro inexorablemente, y que parecía ser nada para él pero el pueblo azteca debía moverse hacia el sur, que procedieron a hacer.

Ellos llenaron la civilizada capital Tolteca de Tollan en su camino. Tenían un oráculo más lejos diciendo que iban a parar cuando llegarán donde un águila estaba en una planta de nopal; y esto ellos encontraron en México, en el mismo lugar que ahora está la plaza de San Domingo. Todo el distrito se llenó al tiempo de pequeños Reyes y príncipes tributarios a los Moctezumas. Un más refinado y pacífico de todos ellos surgió en Texcoco.

En el Cerro de Texcocingo, a unos diez o doce millas de la ciudad, existen extensos vestigios de un esplendor arquitectónico que muestran que las versiones de los historiadores no están hechas de puro trapo. Tuvimos un soldado, nombrado como escolta y guía, por el Jefe político y fuimos a visitarlos. Ascendiendo la colina, quizás dos mil pies de altura, cubiertas con "resistente nopal y maguey, se llega a excelentes escalones cortados en roca sólida, dando acceso a acueductos, tanques de baño, cisternas y cavernas, fuertemente esculpidas dentro y fuera, que son restos de templos y palacios.

Nuestro soldado tenía poco interés en estos asuntos y después de mostrarnos una parte declaró que no había más y cómodamente se fue a dormir. Sólo fue escalando a la parte superior que encontré el la parte principal. Aquí el Nezahualcóyotl filosófico, se retiraba, colgado en el aire, por encima de la amplia perspectiva de su capital, el lago y su rival de México. Y aquí, en la montaña desierta, con un guía que rápido se había dormido abajo, se podría medio esperar su fantasma deambulando en el sol aún, pero lamentablemente no fue así. Escribió poemas de tipo pensativo. Reflexionó incluso en su tiempo sobre si la vida vale la pena vivir, y su tema general fue la vanidad de todas las cosas mortales.

¿Dónde está Chalchintmet, la Chicameca?", el pregunta. "Mitl, el venerador de los dioses; Tolpiltzin, último de los Toltecas; y la bella Xinlitzal —¿dónde están?"

Estos sin duda una vez famosos personajes pueden salir bien librados ahora, a causa de sus impronunciables nombres, pero para el escritor representaban algo muy sólido y tangible.

"Muy breve es el Reino de las flores", continúa, "y breve es la vida humana.... Nuestras carreras son como los arroyos, que corren para excavar sus propias tumbas lo más seguro.... Fijémonos, entonces, en la vida inmortal.... Las estrellas que ahora nos confunden son sino las luces que se iluminan los palacios de los cielos".

Tal, si se representaron correctamente por los adaptadores españoles, fueron los sentimientos de este monarca temprano. Realmente las capacidades latentes aún del hombre natural no son hasta ahora por debajo de la superficie; y puede ser que ninguna agencia se encuentre tan potente para despertarlos con tal vigor como las modernas instalaciones de transporte ferroviario.


IV.

Al regreso visitamos una residencia campestre, combinada con grandes molinos de papel y moler granos. Se llamaba el Molino de Flores y pertenecía a la rica familia Cervantes de México. Uno de esta familia Cervantes fue objeto, en 1872, de un célebre secuestro por plagiarios, o secuestradores. Fue tomado al salir del teatro una la noche, un manto fue arrojado sobre su cabeza y él fue metido a un taxi, fue enterrado mucho tiempo bajo el suelo de una casa, le dieron comida sólo para mantenerlo con vida. El plagiarios no obtuvieron el gran rescate que exigían, después de todo, y fueron finalmente detenidos y fusilados —tres de ellos— contra la pared de la casa, del Callejón Zacate, Nº 8, donde había detenido a su víctima.

El Molino de Flores no sólo era encantador en sí mismo, pero puede servir como un texto para destacar el muy diferente sentimiento producido alrededor de cualquier cosa relacionada con manufactura contra el que prevalece con nosotros. Molinos, residencia, graneros y capilla, adosada a una empinada colina desde un pequeño patio de entrada, están construidos con el mismo motivo y forman un único establecimiento. Están en un pequeño cañón llamativo. La energía hidráulica, después de girar los molinos, se utiliza para preciosos jardines, en el que un centenar de aspersores fantásticos y sorpresas. Por ejemplo, hay un tanque de baño exterior, al final de un camino aislado, cubierto por arbustos. El vestidor está en una pequeña cueva en el acantilado, y la ducha, al tirar un anillo, cae desde la cumbre, cuarenta pies arriba. Es un lugar que podría haber servido para tal aventura como la de Susana y los ancianos.

En la novela de "María", uno de los más encantadoras historias, que primero conocí en México, aunque su escena se asienta entre costumbres similares en América del Sur, la heroína se representa cuándo prepara el baño para el héroe en un tanque, regando rosas frescas de dispersión en él con sus propias manos.

Un puente rústico, en el que La Somnámbula podría haber caminado, esta sobre la catarata a una capilla mortuoria cortada en roca con extraños frescos, donde, entre otros, el último ancestro con título de la casa está enterrado. El había tenido diez apellidos distintos —Marques de Flores, General de Brigada, firmante de la declaración de independencia, capitán de la Guardia de Iturbide, caballero de la orden de Guadalupe, Regidor, gobernador, Notable bajo Maximiliano y más; por lo cual se verá que la pompa de los hidalgos sobrevivió en México. Del mismo modo acariciante de mirar establecimientos industriales notados aquí son universales y es, en parte, sin duda, debido a su rareza y un profundo reconocimiento de su utilidad. Recuerdo por todas partes las haciendas de azúcar, haciendas de "beneficio", o reducción de minerales y fábricas de algodón tratadas de manera similar.

Un viaje a través del lago de Texcoco fue más que suficiente de su tipo, y volví por diligencia hasta el punto de intersección del ya completado ferrocarril y desde allí en tren a la capital. El tren de tracción de nuestra diligencia era una cosa de jirones y parches. Un niño corría al lado de las mulas para remendar cuerdas rotas y suplementaba, con silbidos y aleteo, los esfuerzos del conductor. Las casas en las aldeas son de adobe simple, con empalizadas de cactus órgano. Era como montar a caballo a través de un patio de ladrillo. Finos canales de riego, alimentados desde las montañas, cruzaron con frecuencia nuestro camino, indicando la substancial escala de las labores agrícolas que se hacen. Más de una monumental hacienda en ruinas, también, mostró que anteriormente habían sido incluso a escala más elaborada que ahora.