México, California y Arizona: 018

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
México, California y Arizona (1900) de William Henry Bishop
traducción de Wikisource
XVIII. Minas y cosas de Minería, en Pachuca y Regla


XVIII.


MINAS Y COSAS DE MINERÍA, EN PACHUCA Y REGLA.


I.


COMPRAMOS boletos para Pachuca en el Hotel Gillow, en México. Pachuca, uno de los primeros y más ricos, de los distritos mineros en el país, notable tanto por su historia anterior y posterior, afortunadamente es, también es uno de los más accesibles para los viajeros de la capital.

Tomamos el tren desde la estación de Buena Vista, a las seis de la mañana. En Ometusco, a cuarenta millas en la línea a Vera Cruz, un grupo de diligencias estaban esperando. La nuestra resultó ser tirada por ocho mulas —dos de rueda, cuatro en el centro y dos lideres. Nos sacudimos a lo largo de carreteras execrables, evitamos hoyos de lodo que amenazaban con tragarnos y viajamos sobre tocones de maguey altos que amenazaban con lanzarnos hacia ellos. El campo estaba cubierto con magueyes. El conductor, junto a quien me senté, para una mejor vista de lo que pasaba, me preguntó, de forma condescendiente,

¿"Tienen los Americanos del Norte también pulque? y se emborrachan con el, ¿como la gente aquí?"

Llegamos a San Agustín, un caserío feo de adobe, a las 11, allí esperamos un rato por el coche tranvía de caballos hecho en Filadelfia, del cual he mencionado antes y llegamos a Pachuca al ocaso. De los paisajes, históricamente y desde el punto de vista de sus ingresos, Pachuca sólo compite entre distritos mineros quizás sólo con Guanajuato; pero el lugar en sí no es bueno y, está a nueve mil pies sobre el nivel del mar, su atmósfera es crudo y penetrante incluso en julio. Regularmente cada tarde sopla una brisa y polvo como esos que han alcanzado celebridad en San Francisco.

Allí se dice que había diez mil mineros trabajando en el distrito. Quizás quinientos son súbditos británicos, originarios de las minas de estaño de Cornwall. Ellos manifiestan en su nuevo entorno una ruda independencia de carácter, casi hoscos. He oído aquí de mi ingeniero francés que había sido enviado para examinar la propiedad minera. Excéntricamente dio su mano izquierda, a la manera algunos franceses, al capitán de una de las minas, en su descenso, y la colonia habló de nada más que esto. Se han unido para inducir y desviar sus investigaciones tanto como sea posible, y uno de ellos me dijo, con la amargura que la trivial circunstancia apenas ameritaba, que si él volvía, con su forma altanera de tratar a las personas, tratarían de aventarlo a rodar en algún pozo. Nuestro pobre amigo, me temo, se marchó, si creyó lo que le dijeron, con algunos elementos muy singulares de información.


II.

Pachuca se ha convertido en una ciudad de buen tamaño en un período comparativamente moderno, mientras que Real del Monte, adyacente, una vez más importante, sigue siendo un pueblo. El elemento inglés no es nuevo en ninguna. Hubo probablemente más hacia 1827 que incluso ahora. En el cierre de la guerra de independencia, una impresión fue el extranjero de muchos beneficios a la espera de quien proporcionara capital para abrir y trabajar las minas españolas antiguas abandonadas y arruinadas en los desastres de la larga lucha. La idea fue tomada con avidez especial en Inglaterra. Representaba eso sólo dos cosas sencillas se necesitaban: el bombeo del agua que se había acumulado en los pozos en desuso y mejorar la maquinaria para trabajar en niveles inferiores, que los que habían estado al alcance de los dispositivos primitivos del país. Siete grandes empresas inglesas se formaron, que procedieron a derramar millones y millones de libras, distribuyendo el dinero entre los varios distritos mineros de mejor reputación; y estas medio despoblaron Cornwall de trabajadores a los nuevos intereses. La idea era en sí buena. México produjo en trescientos años de minería, de acuerdo con la estimación de Humboldt, $1,767,952,000 de valor en metales preciosos. El rendimiento ha sido continuo desde antes de la revolución a una tasa anual de $30.000.000. Era una industria de la mayor regularidad. De 3000 a 5000 minas estaban en operación y constituye su principal riqueza. Sus ciudades eran ciudades mineras; sus grandes grupos familias de mineros. Los fondos de esta fuente habían construido las iglesias, las represas para riego mediante la cual las grandes fincas agrícolas fueron hechas cultivables y habían suministrado los regalos y préstamos al rey con lo cual la nobleza aseguró sus títulos. Por la revolución esta fuente de riqueza fue agotada y se secó. El nuevo Congreso del país sintió la necesidad imperiosa de hacer algo para abrirlo y alentó a la llegada de capital extranjero por una legislación que todavía se siente como una influencia de liberalización en materia de minería.

La idea era buena, como digo, pero los inversores extranjeros no estimaron suficientemente las dificultades de su empresa, la novedad del país, idioma, personas y los procesos y los obstáculos físicos con que tenían que lidiar. Casi sin excepción perdieron dinero. El "boom" de 1824 fue seguido por un pánico en 1826, una depresión general en casa y, en el transcurso del tiempo, la transferencia de los intereses a manos más baratas.

Entre las empresas inglesas mencionadas estaba Compañía Real del Monte, que compró, entre otras, todas las minas del Conde de Regla, en Real del Monte y Pachuca. Estas habían producido en cincuenta años $26,500,000. La historia del crecimiento de la magnificencia del Conde es brevemente esto. Su vena principal, la Vizcaína, fue trabajada ininterrumpidamente desde mediados del siglo XVI. Su rendimiento en 1726 fue casi $4.500.000. En el comienzo del siglo XVIII fue abandonada como consecuencia de la imposibilidad de drenarla con los dispositivos defectuosos de ese tiempo. Un individuo astuto asumió nuevamente estas minas en los años posteriores y se asoció con él Don Pedro Terreros, un pequeño capitalista, quien se convirtió en su heredero. En 1762 Terreros tuvo una bonanza y en doce años sacó $6.000.000. Consiguió el título de Conde de Regla por sus magníficos regalos a Carlos III, e invirtiendo su dinero juiciosamente, entró a la carrera de esplendor a la que se hace referencia aquí.

Para 1801, sin embargo, se encontró a tal profundidad con sus niveles que el rendimiento era insuficiente para pagar los gastos de extracción, y las minas de nuevo se pararon.

Fue en esta condición que la compañía inglesa las tomó, sabiendo muy bien que había un tesoro en los niveles más profundos y proponiendo sacarlo con su maquinaria mejorada y mano de obra de Cornwall.

El director toma un salario de 40.000 dólares al año, se construyó un palacio encastillado y cabalga con una guardia de cincuenta jinetes. Una magnífica carretera fue construida a Regla, a seis leguas. El único acceso allí, para las 600 mulas del Conde de Regla, había sido por un peligroso camino de herradura. Cinco grandes motores de vapor y maquinaria menor fueron arrastrados desde la costa de Vera Cruz, ocupando el trabajo de un centenar de hombres y setecientas mulas durante cinco meses.

En todo esto probablemente se gastó un millón de libras. No se encontró el tesoro que se esperaba—que aparecía en su lugar en nuevas minas. Después de luchar desesperadamente por un tiempo la administración pasó a otras manos. El desfile se perdonó y la costosa maquinaria vendida, a una empresa mexicana, por su valor como hierro viejo, y luego la propiedad comenzó a pagar.

Una compañía inglesa "Anglo-Mexicana" también era propietaria de minas en Pachuca y de igual modo tuvo problemas. Hubo un elemento de suerte en todo esto, también se debe admitir. A menos de cien pies de donde se detuvo el trabajo en el Rosario, por ejemplo, una de las minas de esta última, la nueva compañía golpeó bonanza, que ha venido pagando magníficamente desde entonces.

El actual director, el Señor Landero y Cos, un hermano del Secretario de Estado, vive en el mismo palacio encastillado, pero a una escala más simple. Yo tengo motivos para saber que incluso no había tenido que sufrir la feroz independencia los hombres de Cornwall que le rodeaba. Descendí a dos de las más ricas minas, Santa Gertrudis y Santa Rosario. De estas Santa Gertrudis ha pagado en poco tiempo treinta y nueve dividendos de 20.000 dólares.


III.


El interior, incluso de la mina de plata mexicana más rica, es apenas lo que un novato podría esperar. Pones una vela, pegada por un trozo de barro, en tu sombrero y te arrastras por todo tipo de hoyos goteando y oscuros. De vez en cuando, una guía parpadea su luz sobre algunas descoloraciones negras y grisáceas con una mirada de orgullo profesional, pero no caes exactamente en éxtasis por estas. No hay tenedores y cucharas colgando listo a la mano, no placas de presentación, ni siquiera lingotes. Los montones de mineral en los túneles no brillan y parecen buenos para poco pero arreglar las carreteras. Los túneles principales son unos 16 pies de diámetro, las galerías de cinco por ocho y espaciados unos ochenta pies. En la mina de San Pedro el motor de bombeo es de ciento cincuenta caballos de fuerza, y otro de la misma potencia operaba el malacate, lleno de mineral en bolsas de fibra de maguey. En algunas de las antiguas minas, en Guanajuato y San Luis Potosí, nos dicen que peones aún cargan el mineral por las interminables escaleras sobre sus espaldas; pero, creo, debe ser raro. La profundidad de la Santa Gertrudis es de unos seiscientos pies. El material es marga, piedra caliza y cuarzo, todos de carácter suave y fácil para el trabajo, pero que requieren una pesada armadura. La ropa de los obreros es registrada por tres vigilantes independientes a su vez buscando mineral, cuando salen de su trabajo.

Hay una escuela del gobierno en Pachuca de minería práctica, a la que envían estudiantes al terminar el curso teórico de minería, o a la escuela de tecnología, en México. El director, un hombre afable, nos mostró el proceso de beneficio, o extraer el metal desde el mineral bruto, en miniatura. Primero se ve la roca primero triturada y reducida, con agua, a una pasta, mezclada con sulfato de cobre, sal común y mercurio, que atrapan al metal. El mercurio después es retirado y reservado para uso continuo. Me dio, también, un panfleto suyo sobre una nueva forma de aplicación de "La Acción Mecánica del Viento". Un gran molino de viento se estaba moviendo en el patio hecho de conformidad con su principio, que sustituía grandes conos de cinc por las ordinarias velas y listones.

Los procesos de extracción fueron vistos más entretenidamente, sin embargo, en las mismas haciendas de beneficio. "Loreto" es una de las principales. El mineral es triturado por el martillo Cornwall, que baja una serie de vigas de hierro sobre él; el molino chileno, que muele por medio de piedras superpuestas giratorias; o la rastra. El último es el más primitivo, más barato y todavía más en uso. La trituración se realiza mediante piedras comunes, colgadas en brazos de una cruz horizontal, arrastrada alrededor en una cama circular por potencia de mula.

Luego sigue el hacer tortas, "el sistema de patio," que tuvo su origen aquí en 1557. Numerosos pasteles barro grandes de polvo mineral y agua se ponen en una gran superficie abierta con pisos de madera. Los químicos mencionados se agregan en etapas sucesivas, y tropas de caballos averiados son conducidas alrededor en la masa para por dos a tres semanas en sucesión, minuciosamente lo mezclan. Después se lleva en carretillas a tanques de lavado, donde hombres y muchachos lo mueven descalzos hasta que el metal cae al fondo y los deshechos se eliminan. Minerales "rebeldes" son tratados primero por calcinación, después separándolo con mercurio por "el proceso de barril". Esto último se realiza principalmente en la hacienda de Velasco, en el camino a Regla.

De las doscientas sesenta y siete minas en el distrito, siete son trabajados por la empresa Real del Monte. Las minas que pagan son relativamente nuevas, descubiertas dentro de los últimos veinte o treinta años. Las antiguas minas españolas no pagan y son, de hecho, poco trabajadas. Las historias de viejas minas españolas, abandonadas, forzosamente, a la fecha de la independencia y dispuestas a ceder espléndidos retornos a quien las reabra, sirve muy bien como romance; pero se debe recordar que han pasado sesenta años desde la independencia, y ha habido mientras tanto muchos buscadores de oro con un ojo sagaz para obtener ganancias en el país. Los mexicanos son buenas mineros. No bastará buscar con desprecio divertido incluso donde principalmente se mantienen procesos muy primitivos, estos están a menudo mejor adaptados a las condiciones peculiares que cualquier otras. Así el mezclado de las tortas por mulas y piernas humanas, con trabajo a sólo treinta céntimos al día, es preferido deliberadamente a las máquinas.

Quien pudiera querer comprar en tal lugar haría bien en comprar las minas recién descubiertas. O uno todavía puede prospectar para sí mismo, porque el distrito no parece agotado en absoluto. Ladrones en el estado de Hidalgo por largo tiempo fueron un impedimento a la libertad de prospección en lugares aislados, y es sólo últimamente que han perdido su poder. El último gobernador se dice que han matado a trescientos de ellos. Propiedades de riesgo y las habituales trampas esperan a incautos aquí. Esa perversidad que, por alguna ley natural parece tomar concesionarios de minas, así como en caballos las poseen en México no menos de otros lugares.

La mina Mexicana se divide en veinticuatro partes iguales imaginarias barras y partes fraccionarias de estos se compran y venden como sus acciones.



IV.


En cuanto a las leyes mineras del país, he oído descripciones de algunos americanos como mejores que las nuestras. En ciertos aspectos esto es cierto. La reprobable soltura con que nuestros “registradores de distrito” americanos reciben demandas conflictivas cubriendo la misma propiedad muchas veces, es desconocida. Un funcionario va al campo y aclara la equidad del caso de una vez y nunca registra más de un título. Litigios sobre el título original de una mina mexicano la mía es casi desconocido, mientras que el de una mina americana de cualquier valor esta invariablemente en litigios.

Por otro lado, hay algunos inconvenientes. Mientras que un extranjero no puede poseer bienes en minas en México sin estar sujetos a la obligación de residencia, como con respecto a otros bienes inmuebles, siempre que disponga de un socio residente, nadie en México, extranjero o no, puede adquirir una mina directamente y en propiedad absoluta. No puede tenerla, no importa qué suma se pague por ella. La teoría jurídica es que el título de una mina es de "posesión condicional" y en el carácter de usufructo, que es "el derecho de uso y disfrute de una cosa de la cual el propietario es otro". Sobre la violación de las condiciones el título volverá a la soberanía—antiguamente el rey de España, ahora la República de México. El cuerpo de las ordenanzas como es en la actualidad fue promulgado por el rey de España en el año 1783. Permitir a una mina permanecer inactiva se supone que una lesión a aquellos que de lo contrario la podrían trabajar y extraer beneficio de ella. Fue promulgada, por lo tanto, como sigue:

"Yo (el rey) ordenó y mandó que quien por cuatro meses consecutivos no trabaje una mina, con cuatro operarios, empleados regularmente y ocupado en algún trabajo interior o exterior de real utilidad y ventaja, perderá el derecho que tenía a la mina, y le corresponderá a la persona que denuncie su deserción."

El método de adquirir un título nuevo y mina original es ir ante el funcionario adecuado en el distrito en el que se ha descubierto y registrar un reclamo. Noventa días se les permite a cualesquiera otras personas que puedan tener también, pretensiones a aparecen, después de lo cual se confirma al que establece el mejor caso. Propiedades abandonadas y confiscadas son "denunciadas” por una formalidad similar. Venas o minas podrán ser denunciadas no sólo en tierras comunes, sino en las de cualquier persona privada, pagando por la superficie ocupada. Para poder, sin embargo, obviar la destrucción malintencionada o inactiva, el buscador puede ser hecho dar seguridad, antes de comenzar el juicio, por los daños que puede ocasionar al propietario del terreno. Sitios y aguas para reducir obras están incluidos en el mismo permiso.

El denunciante debe tomar posesión y comenzar el trabajo prescrito dentro de sesenta días. El descubridor puede tener tres pertenencias, o reclamos, continuos o interrumpidos, en cualquier vena principal que es absolutamente nuevo. La pertenencia consta de doscientos metros a lo largo de la línea de la vena y cien a cada lado (o como el minero pueden desear), medido en un nivel. Una persona, no el descubridor, puede denunciar dos minas contiguas, en la misma vena, pero uno puede adquirir tantos otros como quiera comprar.

El antiguo código creado por el Tribunal General de minería de la Nueva España y conoció todos los asuntos de minería. Estaba compuesta de un Presidente, Director general y tres diputados-generales, elegidos por las Reales, o distritos mineros y dos diputados además, elegidos por cada Real. El Real tenía que ser un lugar conteniendo una iglesia, seis minas y cuatro beneficios, en operación. Las calificaciones para cargos fueron, que uno debe haber participado en prácticas mineras durante diez años, que él debe ser un estadounidense o europeo español, libre de toda sangre inferior, y que él debe acordar de "defender el misterio de la Inmaculada Concepción de nuestra señora".

Parecería que las oficinas no siempre estaban en demanda tan activa como en nuestros días, ya que elevadas multas son promulgadas por la no aceptación por elección, además de ser obligados a servir posteriormente. Un propósito sincero y directo aparece en las reglas de procedimiento muy digno de imitación en otros lugares. Permítanos citar algunos ejemplos.

"Como las dichas clases de causas y demandas," dice el rey, "debería determinarse entre las partes breve y sumariamente, según manifiesta verdad y buena fe, como en las transacciones comerciales, sin permitir retrasos, declaraciones o escritos de abogados, es mi voluntad que siempre que las personas aparecen en dichos tribunales Reales... a entablar cualquier acción, ellos (los tribunales) no admitirán cualquier queja o petición por escrito hasta después de haber citado a las partes ante ellos, de ser posible, para que, puedan escuchar oralmente sus quejas y respuestas, y poder resolver con la mayor diligencia las demandas o disputa entre ellos; y de no poder tener éxito en esto y el asunto en cuestión excediendo el valor de doscientos pesos, peticiones escritas serán aceptadas, siempre que no se haya elaborado, organizada o firmada por abogados. ... En las sentencias que pueden ser pronunciadas no se hará ninguna consideración a cualquier defecto en observar las formalidades de la ley, o imprecisiones u otros defectos; pero, en cualquier etapa del procedimiento puede determinarse la verdad, las causas decididas y adjudicadas”.

La fraternidad jurídica había asegurado una reputación de engañar a veces la justicia, es visto, incluso en épocas tan viejas como esta. Parece haber habido Consulado, o Tribunal de Comercio, prácticamente sobre el mismo plan. Este sistema antiguo ha sido barrido en diversas etapas. Desde el día de la República el poder una vez conferido al antiguo tribunal se ha asignado a los tribunales civiles ordinarios y autoridades políticas. Es dudoso si la minería nunca se ha llevado a cabo para mejor aprovechamiento, hecha más productiva y regular, y más efectivamente liberada del elemento de especulación por riesgo, que en la Nueva España del período considerado.

Hubo decretos para impedir que los mineros, especialmente los de afluencia, desperdiciaran su sustancia. Negligencia en túneles, ventilación imperfecta etc., por los que vida y salud están en peligro, fueron castigados severamente.

A delincuentes y vagabundos los hicieron trabajar en las minas, pero el grueso de los trabajadores en los primeros tiempos consistía de indios, asignados a propietarios como repartimiento y mantenidos en una especie de esclavitud.

V.

El magnífico Conde de Regla fue un gran propietario minero aquí en su día. Fue ahí que habría llevado los lingotes para el rey de España para que cabalgara desde la costa hacia la capital, en el caso de que hubiera una aceptación real a su espléndida invitación antes mencionada.

Su beneficio antiguo de la hacienda de Regla, a unas dieciocho millas de Pachuca, es de gran interés. Un excelente camino de carretas, construido por la Real Compañía del Monte, a gran costo, conduce a ella. Tantas como ochenta vagones muy cargados de mineral, cada uno jalado por ocho a doce mulas, lo atraviesan en un solo día.

Señor Landero y Cos amablemente nos proporcionó, para esto y la parte restante de nuestra expedición, con caballos y un mozo, para mantenerlo a nuestra conveniencia. Blanco postes de mampostería sustancial punteaban las abruptas laderas, a modo de localizar los diversos reclamos. Algunas estructuras de madera en apariencia solitarias, no diferentes a los chalets suizos, generalmente marcan los tiros de las minas más pequeñas mientras fuimos adelante, mientras una pequeña rastra o dos fueron movidas por poder de Mula en el barrio. Uno, llamado la fortuna, si lo que decía fuera cierto, debería haber sido más bien la mala fortuna, pues nunca había producido un tlaco de ganancias.

La fragante flor de San Juan dejaba un rastro de belleza las colinas estériles. Real del Monte, encerrada en ricos bosques, presentan una escena como un buen paisaje en Pennsylvania. Paramos primero en el viejo Presidio, encima de la mina de Terreros, donde antiguamente se guardaban convictos reclutados para el trabajo de minería; entonces desmontamos y bajamos a un barranco, para ver la boca de un túnel, siete mil yardas de longitud, construido para drenar las obras de la compañía Real del Monte original.

Aldeas se establecieron cerca juntas a lo largo de la carretera, y el campo sigue valiente y generosamente boscoso. En la abandonada mina Moran, uno de los principales lugares tesoro del Conde de Regla en su momento, encontramos pintorescos restos de paredes y columnas, con una torre redonda, que contenía una vez un tambor de elevación. Fue obligado a abandonarla, como los Sánchez, en las inmediaciones, por falta de agua. Cerca de los Sánchez esta la boca del túnel de drenaje general construido por el conde. Estimado muy importante en su día, ha sido totalmente eclipsado por obras a gran escala prevalecientes en el ínterin. Velasco, donde se tratan minerales "rebeldes", está presidido por un superintendente inglés. Tenía una máquina de trituración en uso de un patrón todavía distinto de los descritos. Pesados rocadores de hierro, impulsados por vapor, se trabajaban ida y vuelta sobre el mineral en un baño de agua. Se afirmó que se podía hacer 25% más de trabajo con un gasto igual potencia que el molino chileno. Adjunto al establecimiento de la forma habitual estaba una villa encantadora y jardines. El Superintendente de Pachuca llegaba a veces allí a pasar vacaciones de dos semanas.

El entrada inmediata a Regla es por el lado de una barranca profunda tropical. Plátanos crecen generosamente dentro de ella, una aldea India de paja está en su borde opuesto. La hacienda en sí está en una formación natural más impresionante. Tiene grandes acantilados con columnas de basalto, como las de la Calzada del gigante. Las columnas son deforma hexagonal, con un diámetro promedio de cerca de tres pies. En lugares, zonas enteras de ellos han sido distorsionadas y retorcido triturados y allí en la refrigeración, con un efecto muy salvaje y singular.

Una cascada como un pequeño Niágara cae rugiente abajo entre ellos y proporciona el fuerte poder de agua para las obras. La hacienda pertenece a la Real Compañía del Monte y son principalmente minerales de esa compañía que se llevan a esta escena extrañamente atractiva para ser tratados. Las tropas de caballos iban alrededor de la forma habitual en un gran patio amurallado, haciendo las tortas. Conectado con esto estaba el horno de la fundición y edificios de muchos tipos. Madame Calderón de la Barca, quien también visitó Regla, encontró un lugar tal como podría haber sido dibujado por arte de magia, por algún encantador gigante, para sus propios fines. Torres de aspecto medieval, puertas, terrazas, una capilla y prisión lo decoraran. Frente a la capilla hay una bonita residencia, de aspecto Moro, rodeado de vides y flores. El conjunto se dice que costó unos dos millones de dólares.

Pasamos una noche aquí con el Superintendente, Don Ramón Torres, un hombre joven, que había aprendido su profesión en las minas de Guanajuato. Parecía demasiado encantado, en su aislamiento comparativo, para entretenernos y honrar la introducción de su jefe, el Señor Landero. Él habló en su charla sobre la falta de ambición entre los obreros indios. Dijo, entre otras cosas, que en la Tierra Caliente las mujeres eran mejores trabajadoras que los hombres.


Superintendent's House At Regla - Pg-241.jpg


CASA DEL SUPERINTENDENTE EN REGLA.

Nuestra siguiente etapa desde aquí iba a ser la hacienda de Tepenacasco, cerca de Tulancingo, donde el Sr. Brocklehnrst y yo habíamos sido invitados a visitar, a fin de presenciar la forma de vida en una de las grandes fincas. Regla es bastante famosa por tormentas de trueno, y el día de nuestra partida tuvimos una del tipo tradicional. Pocos minutos después de comenzar, la cascada era roja como sangre con tierra levantada por la el gran arroyo. La tormenta disminuyó al principio, pero la ha encontramos con furia renovada sobre las amplias tierras altas verdes como una pradera de Illinois, conocida como los Llanos de Mata. Mientras galopábamos en medio de ella, la lluvia a caía en raudales torrenciales desde nuestras cobijas de hule, rayos pegaron al suelo, de un lado y otro, de una manera que sólo puedo comparar —quizás muy trivialmente— a clavar aceitunas en un tarro con un tenedor. Los rayos son peligrosos en esta región, como naturalmente en llanuras abiertas en todo el mundo, y cruces marcan lugares donde pastores fueron golpeados entre sus rebaños. Una de estas víctimas había sido encontrada recientemente, con sus animales reunidos en su torno en un círculo cercano mirándolo curiosamente, mientras yacía en apariencia dormido.

La lluvia fue intermitente, y dos veces sucesivas tomamos refugio bajo cobertizos aislados de ranchitos que nos encontramos. Se nos unió aquí por un arador ocasional, vistiendo una larga capa de hierba tejida gruesa, que desvía el agua del portador. También se nos unieron todos los animales domésticos del barrio. La espera en el último resguardo parecía como si nunca terminaría. Por fin un cerdo se aventuró adelante, dijimos que si él volvía se podría aceptar como un augurio de que el diluvio había terminado y las aguas habían cesado sobre la faz de la tierra. Por supuesto, volvió, comiendo un tallo verde de zanahoria; y recibimos esto como la rama de oliva llevada a Noé, continuamos el camino. Nuestra confianza resultó bien justificada. Un precioso arco prismático promisorio se puso en el cielo, las nubes se fueron, dispersando sus últimas gotas persistentes, los arroyos con alegres murmullos y el campo brillaba con una encantadora frescura. Nos detuvimos de nuevo brevemente en una hacienda que pertenecía al gobernador del Estado. El edificio principal era grande, liso y amarillo
Ploughman In Grass Cloak - Pg-243.jpg
ARADOR CON CAPA DE PASTO.

lavado y tenia ante sí un piso de trilla cerrado, en el que grano es pisoteado por caballos. Una joven estadounidense había sido empleada como institutriz aquí hasta una fecha reciente. Ya anochecía. La puesta de sol era cálida en la pequeña aldea de Acatlán, a través del cual se veía nuestro camino sinuoso abajo. Había un convento desmantelado, con campanarios todavía en pie, que desde lejos parecían una abadía inglesa en ruinas. Encontramos al llegar, sin embargo, a diferencia de la última, que estaba construida de ladrillos y adobe. Al principio pensé que esta era nuestra hacienda, pero la hacienda resultó igualmente atractiva de una manera diferente. Después de un par de millas más adelante enviamos nuestros caballos de regreso con una cálida misiva de agradecimiento a su propietario y hospitalariamente nos instalaron en Tepenacasco.