México, California y Arizona: 022

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
México, California y Arizona (1900) de William Henry Bishop
traducción de Wikisource
XXII. San Francisco







PARTE II.


LAS PROVINCIAS PERDIDAS.
LAS PROVINCIAS PERDIDAS.




XXII.


SAN FRANCISCO.


I.


ES la forma de las costas del mar, observadas desde el agua, mantienen una reserva cercana. Si nos permiten un acantilado o dos, una sugerencia de bosques verdes o una montaña en el fondo, es lo más que hacen. Todas sus proyecciones naturales, desde la cubierta de un barco, se hacen una línea recta. "Han elegido su elemento," parecen decir y no disfrutarán a la vez los placeres de ambos. Si puedes estar sin mí, yo puedo sin ti, y hasta que padezcas el desembarco no sabrás nada de los atractivos que guardo deliberadamente fuera de la vista justo sobre el margen del blanco oleaje."

La costa de California parece de una plana morosidad especial a este respecto. Pasas unas pocas islas, ensenadas en San Diego y Wilmington, el canal de Santa Bárbara y las bahías de Santa Mónica, San Luis y Monterrey; pero la mayor parte de la costa se extiende en tramos ininterrumpidos, bajos, marrón y desnudos. La búsqueda es inútil para cualquier sugerencia de arboledas o palmas. Parece extranjero al que llega desde el este de los Estados Unidos. Leones podrían venir bajando por esas laderas. Podría ser Marruecos y nosotros, en nuestros viajes, algún nuevo Crusoe escapado en el bote largo, con Xury, desde el barco de Sallee y temerosos de ira tierra por los aullidos de criaturas salvajes.

Si, en nuestro Vapor Correo del Pacífico, estuviéramos descubriendo el país por primera vez —como cada viajero descubre un nuevo país por primera vez, no importa qué historias haya oído de él— debemos tratar sin encontrar un solo buen puerto en cuatrocientas cincuenta millas, desde San Diego, en la frontera mexicana, a San Francisco.

Luego de repente viene una apertura a en la audaz Cordillera costera al borde del agua, y nos encontramos al muy famoso "Golden Gate." Es un simple anillo —un estrecho, dando acceso a una amplia extensión de la bahía. Tan feliz es la apertura, y espacioso el refugio ofrecido, que la reversión de la mala educación imperante hasta este punto parece milagrosa.

No hay duda, cuando se entiende el sitio, por qué San Francisco se encuentra justo donde está. Tiene el único puerto natural entre Astoria, Oregón, al norte y San Diego, al sur. Tiene, además, con esta ventaja, tal relación a los recursos del país, que no pudo escapar a un destino de grandeza.

No es simplemente una bahía donde hemos entrado, pero un mar interior, con un gran comercio propio. Inmediatamente delante se levantan las Islas Cabra y Angel, parecen monstruos dormidos; y Alcatraz terraceada, con su ciudadela, un poco tan pintoresca como Malta. Se abren vistas más allá en muchos lados, con destellos de luz que cae sobre ciudades blancas bajo atmósferas de humo bajando. San Francisco, cercano, tiene montones impresionantemente de colinas empinadas, sus estructuras erizadas cubriendo sus ondulaciones bruscamente de numerosos cerros. La costa frente

Pg-297-Alcatraz-Island.jpg


ISLA DE ALCATRAZ
al mar está lleno de navíos. Fragatas francesas y rusas y británicas y un barco artillado mexicano, yacen anclados. Naves de todas las formas y tamaños cruzan sus estelas en el puerto. Velas latinas de pescadores genoveses y malteses y los juncos de camaroneros chinos están entre ellos. Grandes transbordadores, superiores, como regla general, a las que conocemos en el Este, surcan a Oakland, el Brooklyn de la escena —una ciudad ya de cincuenta mil personas; Alameda, con su explanada de pabellones de baño; Berkeley, con su bonita Universidad y la institución para ciegos, sordos y mudos; San Quintín, con su prisión; y el rústico Sausalito y San Rafael, bajo la oscura sombra de Monte Tamalpais.

Desde Oakland se proyecta un muelle interminable, construido por el ferrocarril del Pacífico Central. Tiene una milla de largo, iría al cruce con la isla vacante de cabra, que luego habría sido también una ciudad y convertirse en la terminal de todos los viajes transcontinentales. Este proyecto fue detenido por una violenta oposición de los propietarios de propiedades en la costa.

Parches amarillos, bajo el Presidio, son tomados por nuestros novatos en el vapor por los famosos "lotes de arena," de las agitaciones Kearneyite. El Presidio son barracas, de un fuerte y una misión al tiempo del primer asentamiento de los españoles —hasta qué ligero punto se asentaron el lugar— en el año 1776. Un hombre que ha "estado aquí antes" se planta directamente en la cubierta, baja una gorra de seda sobre sus ojos y explica que los lotes de arena no son el Presidio, pero nada menos que el gran sitio del inconcluso, nuevo ayuntamiento, en el centro de la ciudad. Pero el Kearneyismo está muerto y enterrado, dijo -como lo demostró el caso y no habrá ninguna oportunidad de ver una de estas asambleas tradicionales.

Nombró los varios cerros y señala el

Click on image to enlarge.
CERRO "NOB" DESDE LA BAHÍA,
Hotel Palacio, la torre de tiro de Calle Mercado y las casas de algunos de los grandes millonarios que hicieron tal revuelo en su día y generación. Tres o cuatro de estos últimos están sobre el Cerro California o "Nob," una prominencia en consonancia con la estación de sus propietarios. Están esos de los reyes de ferrocarril, Crocker, Stanford y Hopkins —los reyes de la minería que hasta este momento hicieron sus principales construcciones en el campo. El cerro "Nob" tiene trescientos pies de altura, la plebeya colina Telégrafo casi lo mismo y Cerro Ruso, al oeste —la ultima zona más reciente adoptada para finas residencias— trescientas y sesenta. Cerro Murray, Nueva York, se anota, sólo tiene 78. La gentuza del Cerro Telégrafo sube, como se ve, por una multitud de escaleras de madera; pero ¿cómo los ricos pueden llegar a sus viviendas, que corta vista tan imponente? Lo vamos a ver.

La ciudad no comienza directamente en el océano, pero una milla o dos adentro. Sigue la orilla interior de una larga y estrecha península que viene desde el sur encontrar una procedente del Norte y forma con ella el estrecho y la bahía.

De hecho, es un mar interior, esta bahía. Vas hacia el sur en ella por treinta millas, lo mismo hacia el norte, y treinta millas hacia el norte-este hasta el estrecho de Carquinez — que tiene Benicia por un lado y Martínez, el punto de partida para el ascenso del pico de Monte Diablo, por el otro. A través de estos estrechos se pasa, una vez más, en la bahía Suisun, que recibe las aguas de los ríos Sacramento y San Joaquín y es en sí mismo unas veinte millas de largo.


II.

Es acostumbrado, al llegar a tierra procedente de México, con una delgadez excesiva de cualquier cosa americana. Nuestras pertenencias parecen todos de una pieza con nuestra maquinaria de luz, con líneas de araña americana esperando a su dueño. Evadimos la naturaleza con un truco hábil y no nos oponemos obstinadamente. Allá las antiguas murallas son tan sólidas como las eternas colinas; aquí parecemos vivir en máquinas voladoras.

Que extraño, llegar del otro lado del mundo, a encontrar en el muelle vestida de manera común y hablando el lenguaje común, ¡incluso los últimos modismos! Un vapor de China, sin embargo, llegó al muelle justo antes de nosotros y dio un elemento novedoso de extrañeza. Celestiales con ojos de almendra, en blusas azules, abarrotaron sus cubiertas y bajaron a su lado. Cargaron grupos en vagones, y los llevaron a la ciudad a cargo de amigos bajaron a reunirse con ellos. Otros fueron penosamente a pie, con sus efectos en un par de canastas de mimbre, en los extremos de un bambú largo sobre sus hombros.

Esta forma de llevar las cargas es común. Los vendedores de vegetales así llevan sus productos de casa en casa y presentan el aspecto de figuras en cortes de los campos de té. Es pobre viajar cuando sólo se satisface la curiosidad y no la imaginación, y San Francisco promete amplio material para ambos.

Si hubiéramos llegado en los dorados días del 49 habríamos atracado media docena de calles más adentro que hoy. Es lo se ha extendido la orilla y construido en un barrio comercial sólido. Los cuarenta y nueves encontraron una escasa franja de arena en la base de las colinas empinadas.

¿Por qué, entonces, pararon aquí y construyeron su ciudad con tantos dolores infinitos y gastos, en lugar de buscar un sitio más cómodo en otros lugares? Allí es, o era, incluso algunas objeciones más graves que todas las otras ubicaciones. En Oakland, insuficiente profundidad del agua; en Sausalito, donde balleneros, Rusos y otros, están acostumbrados a reparar, Tamalpais, a 2700 pies de altura, como contra Colina Telégrafo, pero 300. La lejana Benicia y Vallejo ahora una estación naval de la costa del Pacífico y una vez brevemente la capital del Estado demasiado lejos. El vapor se usa poco. La mayor parte de los buques llegan a vela, y no hay remolcadores para tirarles. Deben poder entrar y salir con la mayor habilidad alcanzable.

¡Barcos como estos eran, según las cuentas que tenemos de ellos! Los casco más anticuados y peligrosos fueron suministrados para este último viaje. Los humanos ansiosos que llevaban tomó poca cuenta de los peligros y molestias así que estaban en el camino a la meta para que todos los espíritus aventureros buscaban. Cuando el puerto era todavía una desalmada dispersión de chozas y tiendas de campaña podía reunir unas doscientos vela, buenas y malas, a la vez. Muchos de ellos nunca salieron de nuevo. No fue a causa de dificultades náuticas, pero en parte porque no tenían cargas de regreso y principalmente porque sus tripulaciones corrían a las minas al momento de tocar tierra. Ciertas embarcaciones fueron abandonadas y convertidas en viviendas; otros, utilizadas como bodegas, pudriéndose en sus amarras y hoy en día "enterradas". La ciudad notable que vinieron, que tenía ochocientas cincuenta almas en 1848, y veinte mil en 49, ahora tiene, una existencia de treinta y cuatro años, trescientos mil.

Los edificios a nivel hicieron la tierra generalmente en cimientos con pilotes. También prevalece la práctica de amarrarlos con barras de hierro, contra el movimiento del terremoto ocasional, que se encuentra entre la idiosincrasia de San Francisco. Se propone mejorar el frente del agua con un continuo, masivo rompe olas, y una parte ya está construido. Se ven extensos patios de atractiva madera de Secoya, que parece cedro, y almacenes de grano. El sistema elevador, debido la falta de barcos adecuados para transportar grano a granel, no se usa en California.

Después hay un tráfico pesado de frutos y productos del país. Las calles Batería y Sansome sucesivas están llenas de tiendas mayoristas de mercancías secas similares a las de las mayores ciudades del Este. La calle Montgomery tiene señoriales edificios de oficinas, intercambio y hoteles. La calle Kearney ha sido hasta ahora el principal sitio de mas elegante de comercio al menudeo. Su prestigio está pasando, sin embargo, a la calle Mercado (Market), una calle amplia que recuerda la Calle Estado, Chicago. Teniendo espacio ilimitado para extenderse al norte y sur de la península, mientras que los demás llamado han sido contratados, La calle Mercado esta destinada a ser la “Broadway” de San Francisco del futuro.

El centro financiero está en el área de dos manzanas, entre las calles de California y Bush, Sansome y Montgomery. Aquí están aquellas instituciones cuyos grandes transacciones y singular historia son desconocidas ahora pero en pocas partes del mundo.

El Banco de Nevada, palanca financiera de los reyes de la bonanza, y punto desde el cual se supone que emanan todas las influencias pesadas con asuntos de minería, es un edificio de cuatro pisos de hierro con techo de cuatro aguas, con las clásicas habituales "ordenes". El Banco de California, donde el genial Ralston huyó de sus problemas para ahogarse en la bahía, es de dos pisos, de "piedra azul", de un color agradable y extremadamente angulado, de corte agradable. El Intercambio de comerciantes, erigida hace mucho tiempo en 1867, es un muy ornamentado, salón de apariencia municipal, en un
Click on image to enlarge.
CALLE CALIFORNIA - SAN FRANCISCO.
edificio, de hierro y piedra, color oscuro, con una torre del reloj en el centro. Es vecino de la Compañía de Depósitos Seguros, en un estilo similar, en el sótano que deja entrever es que hay una espléndida cámara de tesoro, con una docena de hombres tamaño natural en armadura, dorado.

La grande y bien acondicionada bolsa de valores, en la calle Pino, es de granito gris, con numerosas columnas pulidas. La sala de juntas es un anfiteatro y una baranda de bronce protege el círculo de los asientos. Con su agradable iluminación y bonitos muebles, incluyendo alfombras Axminster, presenta un aspecto mucho más similar a una casa que la regla en tales lugares. Negocian exclusivamente acciones mineras.

Ahora es bastante tranquilo. Hemos caído en malos días. Capitalistas han retirado sus millones al este; barcos vienen sólo en lastre, para grano, en lugar de valiosos cargamentos de intercambio y cobran tarifas casi prohibitivas; no hay ninguno "cambiando" ahora en la calle Casa Cliff cuando anteriormente había una docena; y bienes raíces se ha reducido a 50 por ciento, si en algunos lugares tienen algún valor en absoluto.

Este lugar fue una vez el escenario de un movimiento especulativo que se apoderó de la comunidad con locura. El valor acumulado de las acciones mineras en la lista, en el período de precios más altos, en el año 1875, fue, en números redondos, $282,000,000. El valor agregado de las mismas acciones en el verano de 1881 fue pero $17,000,000. Hubo una contracción de $265,000,000, o más de quince veces el valor total sobreviviendo.

¿Qué sucedió? Se "Cayó el fondo " de las famosas "Comstocks," tal vez las más ricas minas conocidas en la historia. "Virginia Consolidada" valuada en $75.000.000, ahora vale menos de $1.000.000. "Sierra Nevada" cayó de $27,000,000 a $825.000. Pero la mayor contracción de todos fue en "California". Estas infelices acciones se contrajeron de $84,000,000 a $351.000.

Estas cifras explican una depresión de los vestigios que, aunque la ruinosa crisis pasó hace mucho, aun continúa. La manía de apuestas de bolsa poseyó a la Comunidad sin distinción de estaciones y casi de edad o sexo, y cuando se rompió la burbuja había razón suficiente para oscurecer a todos los que habían puesto su tesoro en forma tan inestable

Algunos de los primeros edificios, ahora planos, delgados y sin adornos, se obtuvieron a expensas bastante fuera de proporción. La piedra para el antiguo ayuntamiento fue traída expresamente de Australia; de Wells Fargo y el Club Unión, de China. El granito de Branch Mint, un diseño fino y clásico, fue preparado en Oregón. Las estructuras más recientes presentan todas las variedades de forma y color propias del gusto decorativo moderno. El material para la mayoría es adquirido en el propio Estado.

Se mantiene la idea de estar en una parte remota del mundo de muchas maneras. Aquí hay un anuncio de la "Aseguradora Nueva Zelanda." ¡Te parece, Nueva Zelanda, donde una población caníbal últimamente estaba comiendo misioneros, enviándonos a sus compañías de seguros! Aquí está la compañía comercial de Alaska, el Banco de Columbia Británica; y aquí, una inscripción dorada en chino y en inglés, Hong Kong y Shanghai Banking Company. Un edificio ocasional esta sin las habituales puertas de entrada, su escalera, en la comparativa suavidad del clima, las dejan tan abiertas como la calle.

Un sistema de pasajes conecta las estructuras colosales, y estos abundan tienen puestos de refresco —"El Salón de dividendos", "Nuestro Jacobo," "La bolsa Comstock" y "La nueva Idea" —en los que los ocupados hombres de negocios se detienen por intervalos de sus labores. Los limpiabotas de San Francisco-negros, un modelo en su clase, son hombres bien uniformados en lugar de golfos irregulares. Les favorece el clima, establecen sus filas de sillas cómodas en plataformas bajo techos de tela, un periódico y los chismes mientras se espera y de alguna manera usurpan el lugar tan sagrado del barbero.


Click on image to enlarge.
MONTAÑA SOLITARIA.

La esquina de las calles de Montgomery y California pueden considerarse uno de dos puntos focales en San Francisco; la "fuente Lotta" es el otro.

La fuente Lotta -de mal gusto, pequeña de hierro fundido, regalada a la ciudad por la actriz de quien es su nombre- se le dio un lugar de honor distinguido.

Cinco calles importantes parten de ahí. Su pedestal es un lugar donde los tímidos buscan refugio cuando se enredan en la multitud de vehículos. La calle Mercado se extiende al Ferri a Oakland en una dirección y más allá del Instituto de Mecánica y el lugar de placer de jardín Woodward a la distante Mission Hills en el otro. La calle Geary lleva, por un "camino de cable", hacia el oeste a la Montaña Solitaria, alrededor del cual se agrupan todos los cementerios, y el parque Golden Gate, que se extiende hasta el océano. En la cima de la montaña solitaria está a la vista lejana una ancha y oscura Cruz, que recuerda extrañamente el Calvario. La calle Tercera, una calle de la gente trabajadora, abunda en pequeños restaurantes, mercados y galerías "tipo estaño", conduce al agua en un ángulo diferente a Mercado. Finalmente, calle Kearney también desemboca en la fuente de Lotta y Montgomery termina a unos pasos abajo.

El Hotel Palacio, vasto, de color monótono, de hierro y ladrillo estucado, se levanta nueve pisos de altura en la calle Mercado y cierra la vista desde Montgomery. Tachonada con ventanales, tiene el aire de una gigantesca jaula de pájaro. Los San franciscanos, donde se reúnan, nunca dejan de presumir de el como la cosa más estupenda de su tipo en el mundo. Con la convicción de que tamaño no siempre es el particular en el que nuestros hoteles, como algunas de nuestras comunidades, necesitan más mejoras, debo decir perfección aún no había logrado.

Dentro es más satisfactorio. Por la noche una luz eléctrica ilumina muchos niveles de columnas, las hace tan blancas como pintura, en un gran patio con techo de vidrio, con un efecto muy de hadas y parisino. Dos veces por semana que una banda toca allí y los invitados pasean arriba y abajo en sus galerías o miraran por encima de la barandilla. En la parte inferior hay flores, personas sentadas en sillas y carros estacionados en un camino de entrada circular y pavimentado con asfalto.

Aunque los residentes de San Francisco se sienten llamados a quejarse de su estancamiento actual, la sola existencia de tal lugar golpea al recién llegado con asombro.

Su aire no es efímero, pero de una gravedad fina, masiva. Sus tiendas están llenos de costosos bienes, sus calles con bonitas, mujeres bellamente vestidas. Tiene un arte y literatura. Galerías privadas contienen imágenes modernas extranjeras de la mejor clase. Algunos artistas locales han hecho por sí mismos más que reputación local. Hay una concurrida "Escuela de Diseño," que ya ha graduado a varios alumnos cuyo talento ha sido reconocido en el extranjero. La "Biblioteca Mercantil" es bonita y muy completa.

La "sociedad" de San Francisco, aunque un poco extraña en el uso de su recién adquirida riqueza, tiene un estrato de refinamiento inobjetable. Su lado más bizarro, también, es sin duda aprobado en Europa, donde sus magnates entretienen reyes y dan a sus hijas en matrimonio a títulos elevados.

El viajero europeo que visita "la tierra de Barnum" y "de Washington" con intención literaria debe ser cruelmente roto por lo que encontrará aquí. Un lugar tal debería ser un campo vasto, abigarrado, como es conocido por viajeros europeos que las ciudades estadounidenses deben ser. Con sus treinta y tres años y sus elementos heterogéneos, debería exhibir una combinación de miseria y creciente esplendor.

Los miserables marginales deben codear el Palacio vulgar, una aburrida democracia de modales, llameante en diamantes, la tenue, refinado naturaleza que por casualidad se han aventurado en tal Babel. Pero, ¡por desgracia! Vivimos en una época de expedición, de las invenciones de ahorro de mano de obra. Con medios ilimitados, como aquí se disfrutan, se condensa el trabajo de años en meses. No ha campamento, pero una ciudad lujosa, presentando todas las características normales de la civilización. Una asociación que comprende en una manera genial la mayoría de los mejores elementos de San Francisco es el Club Bohemio. Se encuentra tomando un interés muy meritorio en literatura y artes —enumera los profesionales y aficionados asociados en estas ramas— y entretiene y da la bienvenida a extraños distinguidos. Se celebra un entretenimiento mensual de carácter ligero, compuesto, conocido como "Jinks". El gran festival del año, sin embargo, es un "High Jinks", que toma la forma de una excursión en el país. La ceremonia principal de High Jinks a veces se celebra en la noche, en traje de disfraz, entre los grandes árboles, las enormes Secuoyas del Condado de Sonoma, en el norte. Bien se puede creer que las acciones en estas ocasiones son tan fantásticas y divertidas como pueden hacer las invenciones felices de una pareja de cien brillantes espíritus sociales.


III.


Una población de trescientas mil almas no es extraordinaria ahora, como poblaciones son, pero hay ciertas cosas que hacen que a San Francisco cosmopolita más allá de su tamaño real. Una situación comercial enteramente nueva da lugar a un nuevo entorno. San Francisco esta frente a Asia, las grandes colonias de habla inglesa de Oceanía y las islas del mar, como Nueva York esta frente a Europa. Ya goza de un comercio con el Oriente que asciende a diez millones anuales en importaciones y ocho millones en exportaciones. Las posibilidades de este comercio, que se extiende entre las poblaciones abundantes en la cuna de la raza humana, parecen casi ilimitadas. Tarde o temprano se encontrará un camino fuera del embrollo en el que nuestra inexperiencia nos ha sumido en la cuestión de China, y comunicación fluirá sin trabas. En países sepa
High Jinks Of The Bohemian Club Among The Big Trees - Pg-313.jpg
"HIGH JINKS" DEL CLUB BOHEMIO ENTRE GRANDES ÁRBOLES.
rados por agua y exigiendo mutuamente sus productos, las ciudades surgen en los lugares de transferencia y proporcionan su volumen; y para todo esto San Francisco tiene una de las notables situaciones perdidas.

El comercio Oriental es un pequeño elemento en el total. Tiene barcos, además de aquellos con destino a los puertos de Europa y del este, saliendo a las posesiones británicas y rusas en el norte, México, centro y Sudamérica, Tahití, Fiyi, Manila, Sándwich e islas amistosas en todos esos puntos lejanos en el Pacífico Sur, que ahora, a su vez prometen brillar con luz de la civilización y convertirse en potencias de la tierra.

Se queman carbones en fuegos -no de la mejor calidad, se debe confesar- que provienen de la costa una vez caracterizada por el poeta en la línea-

"El largo aullido del lobo en la orilla de Oonalaska."

Setenta millones de libras de azúcar al año llegan desde esas islas Sándwich que mataron al capitán Cook, hoy un estado civilizado, moderno. Pero es particularmente Australasia y nuestras relaciones, que despiertan especulaciones de admiración. Melbourne, Australia, tiene ya más de 280.000 personas, Sydney 225.000, mientras que a lo largo de las costas de la una vez caníbal Nueva Zelanda, ahora nos envía sus compañías de seguros, hay varias florecientes ciudades: Dunedin, con sus 43.000 personas; Auckland, con 40.000; Christchurch, 32.000; Wellington, 22.000; y no sé que otras más.

Astoria y Portland, en Oregón, San Diego y, sin duda, puertos a crearse en el tiempo a lo largo de las costas mexicanas, recibirán una parte de estas nuevas influencias en el mundo, pero en San Francisco nos tocan primero y es más cercano.

Hay una clara fascinación en llegar al "final del territorio," el punto final del continente más reciente. Es un excelente lugar en que se siente loquees recostarse sobre el calentador marrón en un punto encima del Golden Gate, aunque es un lugar crudo y con vientos en que pasar mucho tiempo o mirar abajo desde la carretera parapetada o la plaza de la casa del acantilado.

Aquí prácticamente nada interviene entre tu y Japón, excepto hacemos mención del grupo de rocas Seal, donde los rezongones leones marinos se resbalan y rugen, allá en el oleaje.

"¡Ah! Cuando un hombre ha viajado”, dice Thoreau, "cuando le ha robado su misterio al horizonte de los campos nativos, ha empañado el azul de las distantes montañas con sus pies, puede empezar a pensar en otro mundo. "

Muy bien. Tal vez no puede hacer ningún daño a un hombre pensar en otro mundo de vez en cuando, si no a un pretexto, en otro. En la noche el Golden Gate es el camino a la puesta del sol. El orbe de día se acomoda en el mar al final del estrecho reluciente, precisamente en ese Oriente donde siempre imaginamos levantarnos en la mañana. El gran círculo está por fin completo; y, como los extremos de todo, incluso de amor y odio, se dicen que son idénticos, el Oriente antiguo, quieto se ha convertido en el límite del oeste nuevo, impetuoso.

"¿Que puede hacer un mundo?" preguntarás, "¿cuando ya no tenga un Occidente? ¿Cómo continuará sin esa región abierta vaga en sus fronteras, siempre la válvula de seguridad y salida para la población excedente y espíritus incómodos?"

"¿Pero cuando la carrera haya llegado a esta orilla más lejana, se detendrá aquí? ¿O posiblemente comenzará alrededor del mundo de nuevo? ¿Continuará sin embargo muchas veces más, siempre empezando con la más alta perfección aun alcanzada, gente más débil muriendo para hacer espacio, hasta que se convierta en su marcha en un ejército deslumbrante de luz?
Click on image to enlarge.
GOLDEN-GATE DESDE LA ISLA CABRA
¿Es un milenio, acaso, para llegar de esta manera acumulativa, como el poder de un imán aumenta por número de vueltas de la hélice?"

"El sentimiento de ganancia", digo, continuando estas especulaciones sabias, "ha sido el principal factor en formular las Naciones del mundo. El oro se ha puesto como un cebo: primero, la esperanza de obtenerlo por conquista; más tarde, en las minas de los metales preciosos. Ha bailado, como Ariel, gases de metano, ante ellos. Atormentados, decepcionados, después de haberse resbalado de una manera, han pausado para desarrollar las tierras que se encuentran.

"Pero ahora, cuando los espacios vacantes están llenos y agotadas las necesidades de subterfugios, se puso el cebo, para que se atiborren los que lo encuentren. Nunca, hasta 49, sus seguidores han sido recompensados tan libremente. El tesoro de la tierra parecía apilado en la solidez del lejano Pacífico."

Recuerdo que su rendimiento desde el año de 1848 alcanzó la suma de $2,100,000,000 y aún continua con $80,000,000 al año. Oro, disperso al principio en la arena, más tarde se lavó de bancos de grava, por proceso hidráulico y más tarde aún se consiguió rompiendo roca de cuarzo. Cuando el oro comenzó a disminuir siguió la Plata. Se descubrieron las grandes minas "Bonanza" de Nevada. "Virginia Consolidado" sola produjo $65,000,000 en siete años.


IV.

Qué sumas fabulosas además -para continuar- los administradores hicieron por el ingenioso proceso de "ordeñar el mercado" no quiero calcular. Los precios de estas célebres Acciones en fechas sucesivas, no muy separados, fueron: primero, $17 por Acción; después, $1; $110; $42; $700; y luego, en la caída final, en 1875, poco o nada en absoluto. He visto un pobre salón llamado "Almuerzo de subasta", en la calle de Washington, cerca de la oficina de correo, se dice una vez atendido por los taberneros Flood y O'Brien, que alcanzaron tal esplendida prosperidad. No hay ningún anuncio histórico sobre la puerta, pero uno ve naturalmente con reverencia el lugar donde fue el comienzo de este tipo de cosas. Los propietarios de "Almuerzo de subasta" tenían el hábito de amigablemente tomar polvo de oro ocasionalmente de mineros, para custodiarlo mientras los propietarios se divertían en la ciudad. Fue de esas personas que obtuvieron los "puntos" que les permitieron obtener primero la "Hale y Norcross," y despues de la mayor parte de la propiedad de la veta Comstock.

Caí con un declarado amigo de ellos de los primeros tiempos, cuya fortuna no habían tenido el mismo ritmo. Él habló sobre las desigualdades de la suerte, y lo que él llamó suerte de "bull-dog".

Él podía demostrar que Flood y O'Brien ni siquiera eran buenos hombres de negocios "aunque Jimmy Flood anda con un aire sabio", dijo, "y Billy O'Brien dejó, a su muerte, medio millón dólares a cada una de sus ocho o diez sobrinas."

Este es apenas el límite a los excepcionales personajes y acciones excepcionales que se escuchan en San Francisco.

Aunque la ciudad tiene -o ha sido forzada a- un aire de quietud, casi nunca ha hecho nada parecido a cualquier otro lugar. Comenzó con los argonautas salvajes del 49, que Bret Harte tan sorprendentemente ha retratado. Ha tenido seis grandes incendios, que destruyeron bienes por $23,000,000, cuando todavía tenia menos de tres años de edad. Fue gobernada durante meses, en el año 1856, por un Comité de vigilancia, que se deshizo de ochocientos delincuentes de una manera u otra, la peor por ejecución sumaria, el resto por el destierro. La política del estado antes de la guerra fue democrática, con un fuerte sesgo sureño. Hubo una larga disputa entre los dos grandes paladines senatoriales, Broderick y Gwin, que resultó en la muerte de Broderick por un duelo a pistola con uno de los partidarios de este último. Hubo la lucha larga y una liberación final por muchos títulos españoles de propiedad de tierra española, cuya fabricación se "había convertido en un negocio y un comercio," y que cubría el área de la ciudad varias veces. Luego vino la guerra y las peculiaridades aumentaron por la retención de una moneda sólida, mientras que el resto del país se inundó con un papel devaluado.

El período brillante, más tarde, cuando las minas de Bonanza derramaron sus riquezas y las acciones preferidas fluctuaban deliciosamente en el rango de $1 a $700 por Acción, siguió, como he dicho, por una depresión del tinte más profundo. En la decepción insoportable de sus pérdidas y el estancamiento del comercio, una parte de la comunidad tomó una teoría y se las dieron demagogos, que eran las instituciones políticas que de alguna manera eran culpables. Sobre esta base un singular nuevo partido, de carácter salvaje y medio comunista, surgió y tuvo un breve éxito. El camionero, Denis Kearney, fue su Cayo Graco o Watt Tyler y la puso en marcha con discursos blasfemos desde una tribuna improvisada en el lotes de arena. Eligió a un alcalde que era al mismo tiempo un predicador Bautista.

El Hijo de este Alcalde -predicador también- fue un día y asesinó en su propia puerta un editor que había escrito rigideces de sus acciones. El partido votó una nueva Constitución, que fue considerada un preludio a la confiscación universal y los capitalistas huyeron ante la alarma.

Y, finalmente, esta notable ciudad, habiéndose convertido en receptora de la inmigración China que ha dado a una parte del aspecto de una porción del Reino Florido, ha sido agitada por temores de la subversión completa en orientalismo y ha originado nuevos problemas para la economía política y el derecho internacional.

Después de un poco de tales experiencias violentas y nuevas cualquier ciudad descansaría gustosamente. San Francisco parece entrar en un nuevo período y probablemente para hacer las cosas en adelante de forma más normal. Ha habido un tiempo de contemplación, y las lecciones del pasado han golpeado. Como las cosas han mejorado poco a poco la oscuridad de la reacción ha desaparecido tras la inflación malsana que la originó. La nueva locura política fue de corta duración. Nunca vi en ningún lugar una elección conducida tan tranquilamente como la del otoño pasado, que sacó a la facción Kearney-Kalloch del poder. Una disposición especial impide el acercamiento de cualquier persona además del votante involucrado dentro de cien pies de un lugar de votación. Más bien esperaba ver chinos muertos y mutilados tirados en cada esquina, o huyendo de multitudes enfurecidas. Pero aunque San franciscanos tienen sus opiniones sobre la inconveniencia de una gran inmigración China, durante una larga estancia no vi ni oí de un intento de molestar a ningún individuo en razón de eso.

La nueva Constitución sí resultó un susto inofensivo. De hecho, es un grato homenaje, de hecho, a ideas nativas de sentido común y anglosajón que este instrumento, producido en tiempos de gran excitación y, como se dijo, con las intenciones más subversivas, no sólo debe contener tan poco que es peligroso, pero tanto en un alto grado encomiable. No daña a la propiedad. Capital asustado puede volver con toda seguridad. Yo me profeso hasta ahora como una persona de opiniones incendiarias como para mantener una honesta franqueza de propósito en esta nueva Constitución, en su esfuerzo por simplificar la legislación y barrer hechos vergonzosos, mantenidos a menudo mucho más en el interés de legisladores y abogados que el bien público, es bien digno de imitación en otros lugares.

Condiciones físicas y comerciales también están cambiando. La vida futura dependerá menos en "descubrimientos" espasmódicos y más en la industria monótona y legítima. La minería, aunque todavía mantiene el suministro de riqueza, con mejor maquinaria, aun se mantiene de manera uniforme, toma un rango menor. La agricultura y manufacturas cada día vienen más al frente. California produce una cosecha de trigo anual de $50.000.000, una cosecha de lana de $10.000.000, vinos por $4.000.000 y el valor de frutas otro tanto, aunque estas dos últimas ramas están en su infancia. Para la mayoría de esto San Francisco es la bodega (entrepôt).

El humo del carbón suave de Alaska, Oregón y Australia también podrá permitírsele engrosar el aire con algún propósito, ya que produce manufacturas por la cantidad de $75.000.000 anuales.