México, California y Arizona: 033

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
México, California y Arizona (1900) de William Henry Bishop
traducción de Wikisource
XXXIII. Revisita a México


XXXIII.


REVISITANDO MÉXICO.


I.


YA han pasado seis años desde la primer vez que pisé México.

¿Qué ha pasado mientras tanto? ¿Cómo han resultado las muchas nuevas empresas de ese día de agitada actividad? ¿Cómo se han justificado con hechos las expectativas optimistas consideradas? Viéndolo, por así decirlo, a través de dos puntos de vista muy separados, se puede llegar tal vez a algo así como conclusiones maduras. El campo principal de interrogación es— los ferrocarriles. La gran Central mexicano se ha completado a lo largo de toda su longitud de 1224 millas. Fue construido a un ritmo de más de una milla al día. Así, en siete días desde Nueva York, a un costo de $125, o en dos días y 13 horas desde la frontera, a un costo de $52, estás ahora en la Capital.

Se cruza el río Grande desde El Paso por un puente de caballete estadounidense a Paso del Norte. La inspección de aduana, en ambos lugares, como de hecho en todas las etapas a lo largo de la frontera, son mucho mejores que en Nueva York. El único tren diario comienza a final de la tarde. La primera mañana se llega a Chihuahua, el segundo a Calera y el tercero México. Un contemporáneo que me hizo el honor de copiar mi primer mapa —junto con numerosas ilustraciones ignora el insignificante hecho que una sección larga de la vía— unas quinientas sesenta millas— deja la ruta a través de Parral y Durango y toma la de Jimenez, Lerdo y Fresnillo. La razón del cambio fue la mayor dificultad y el costo de la línea original. Uno se baja en la torcida ciudad vieja de Zacatecas o Guanajuato para inspeccionar las minas, en Aguas Calientes por sus baños y, si es en la primavera, por su feria única. En Lagos se puede hacer la conexión de diligencia para Guadalajara. La División Interoceánica del ferrocarril llegará a esta fina ciudad —poco tocada aun por influencias modernas y teniendo una plaza central tan pintoresca como una escena de ópera— por abril de 88. Del brazo de esta división, atravesando San Luis Potosí, también hay completados ciento seis millas, del Puerto de Tampico al oeste.

El Ferrocarril Nacional Mexicano ha construido cuatrocientas noventa y siete millas de su línea principal, solo dejando un moderado espacio entre sus dos secciones, que aquellos con un poco gusto de aventura pueden cruzar fácilmente por diligencia. También ha construido doscientas veinticinco millas en sus ramales. La concesión del Mexicano del Sur —ruta del General Grant ha caducado. La carretera de Morelos ha pasado unas millas más allá de Cuautla, a Yautepec, y una división del Norte al barrio de Irolo. De Irolo un ferrocarril ahora está abierto a Pachuca, y el día de la desmembradora diligencia allí es pasado. Presidente Díaz, en su mensaje anual más reciente, anuncia que el internacional, de Piedras Negras, llegará a Lerdo antes del final del año. Se han abierto valiosas minas de carbón, por el río Sabinas, en esta línea. El descubrimiento es uno de primera magnitud para México, en el que, hasta este momento, la escasez de carbón ha sido total. El proyecto de barco-ferrocarril de Tehuantepec, se ha demorado por la reciente muerte del capitán Eads, tal vez no encontrara fácilmente encontrará otro promotor tan entusiasta. Las restantes empresas tienen un statu quo. Ahora hay cerca de cuatro mil millas de ferrocarriles en la República.

Se tiene que confesar que los ferrocarriles estadounidenses en México aún no han demostrado una inversión tan rentable como se esperaba; de hecho, para muchos debe haber sido muy desafortunada. El Gobierno, debido a sus dificultades financieras, suspendió las subvenciones a ellos en 1884 y financió las cantidades que les debía con bonos de largo plazo, como parte de la deuda pública flotante. Sin embargo, últimamente los valores han revalorizado su valor, las subvenciones se han reanudado y las cosas se ven mucho mejor. El Central manejo sus reveses, pero el Nacional sucumbió y quebró. Últimamente ha sido reorganizado en la forma habitual, y sobre esta base de austeridad, sus perspectivas deberían ser mucho más favorables. La capacidad para obtener ingresos de todas las carreteras se mantiene en suspenso, aún, por las condiciones locales ruinosas, que tienden a regular el comercio y el comerciar generalmente.

El efecto de los ferrocarriles en el propio país ha sido principalmente en agregar estabilidad al Gobierno. Como una influencia pacificadora han justificado todo lo que se esperaba de ellos. No tenía ningún otro resultado que esto, México debe estimarles mucho más valor de lo que han costado. Un aspecto febril de prosperidad fue creado en el momento de la finalización de la línea principal por un gran aumento temporal del comercio con nuestro país. El valor total de nuestras exportaciones a México creció de unos $11,000,000 en 81 a más de $16,500,000 en 83. Cayó una vez más, sin embargo, en el 84 a menos de $13,000,000. La diferencia fue en gran parte debido a la importación de rieles de ferrocarril y otros materiales para las obras mismas. Además, el aumento en los puntos de ferrocarril en la frontera fue acompañado por una caída correspondiente de Vera Cruz. Este puerto, bajo la nueva competencia, ha perdido comercio y población, y muchos de sus principales firmas han transferido sus establecimientos comerciales a Paso del Norte. Sin embargo, una mejora normal en el comercio, tangible es lenta, en registrarse. También hay casos notables del desarrollo de las industrias locales. Para tomar una instancia del cultivo llamado ixtle —una especie de fibra— el Nacional Mexicano transportó 224.788 libras, cultivado a lo largo de su línea, en el 82, y 3.531.000 en solo siete meses de 84. Allí ahora se dice que hay un total de $125.000.000 de capital estadounidense invertido en México.

La propuesta de un tratado comercial entre Estados Unidos y México ha fracasado Infelizmente, derrotado en nuestro propio Congreso por lo que parecería ser muy poco estadista y fatuo. La grave disminución de Plata ha sido también una influencia muy deprimente. Ha creado tal malestar en los intereses de la minería que se están haciendo esfuerzos para eliminar todos los impuestos a la plata. En materia de un papel moneda puedo decir que los bancos de emisión tuvieron problemas tempranos y casi en la forma precisa descrita en mi capítulo. Uno de ellos, esa merecedora institución benevolente el Monte de Piedad, bajo muy mala gestión falló, y ahora opera sólo con un capital muy deteriorado. El visitante no es impulsado a seguir usando la voluminosa Plata, sin embargo. Todavía hay dos bancos, de cuyos billetes él puede usar; el Banco Nacional, con sucursales en Londres, México y Sudamérica. El pueblo común era tímido de este papel al principio, pero ahora se ha convertido muy acostumbrado a usarlo.


II.

¡Que fascinante variedad de excursiones hay ahora para el viajero y con la mayor facilidad! Yo declaro que lo envidio con una especie de celos retrospectivos en mirar a este más feliz grupo. Sin tomar en cuenta la línea completa para nada, pero sólo yendo por mar como anteriormente, puede conseguir, por unas conexiones sencillas, cubrir en un tiempo breve y a un gasto pequeño lo que una vez hubiera significado un costoso viaje de meses. Saliendo de la ciudad de México por el Nacional —¡Imagina pasar por ferrocarril el pequeño Río Hondo y San Bartolito y San Francisquito, al que tan dolorosamente fuimos con nuestros guardias y nuestras cargas de plata en mula, contando historias de ladrones por el camino! —partiendo por el Nacional se llega a Toluca, Acámbaro, Morelia y Pátzcuaro, en el fértil y sonriente Michoacán. En Pátzcuaro tomas un paseo en el lago hermoso en un vapor americano nuevo. Regresas a Acámbaro, vuelta la norte a Celaya, allí se conecta con el Central Mexicana y regresa a la ciudad a través de Querétaro, San Juan del Rio, Tula, con sus ruinas Toltecas y Huehuetoca, con el corte de gran drenaje del tajo de Nochistongo. Tomar excursiones cortas alrededor de la Capital, y más largos a Amecameca y abajo a Tierra Caliente en Cuautla y de nuevo a la encantadora Cuernavaca por diligencia, para un ejemplo de este tipo de viajes. Con todo esto y las habituales vistas que se ven a lo largo de la línea de Vera Cruz, has tenido gran variedad de climas, razas, vestidos; has tenido agricultura, minas, antigüedades aborígenes, volcanes, arquitectura española, todo, en resumen, lo más interesante y característico en México.

De la misma manera hay paseos para hacerse abajo de nuestra frontera sur. Que tan fácilmente puede un turista en la vía del Pacífico Sur bajar a Guaymas, o un día o dos en el Nacional, desde Laredo, o en el Central, desde El Paso, o unirse a los dos de este últimos, por diligencia de Saltillo, con su audaz y encantador paisaje y asociaciones históricas de la Guerra mexicana, hacen el circuito completo. Quien no pueda hacer más de esto llevará una fuente duradera de gratos recuerdos para sí mismo y en adelante formará parte de ese cuerpo inteligente y agradecido de sentimiento público que debe contrarrestar la influencia de una clase áspera y turbulenta siempre fomentando problemas inactivos, como el caso de Cutting, en las fronteras.

México ha convertido, mientras tanto, un país mucho más seguro para viajar. David A. Wells, en su excelente "estudio de México," dice que antes de 1883 su "exploración era tan difícil y peligrosa que exploraciones raramente se intentaron, y quienes lo intentaron pusieron sus vidas en gran peligro, sin hablar de su salud y propiedades." No admito que era tan malo como eso, juzgando, quizás, de mi propia experiencia peculiar afortunada, incluso en hacer tan inusual viaje como hasta la costa del Pacífico en Acapulco. Sin embargo, en la actualidad no hay guardias militares trabajando en la línea Central Mexicana, y aún esos en el camino de Vera Cruz se habla de ellos como sólo "una anticuada supervivencia."

México también es un país mucho más fácil para viajar, de muchas maneras. Ahora se encuentran a la llegada a la Capital agentes exprés, que verá el equipaje a través de aduana y lo entregará en cualquier parte de la ciudad, y hay oficinas exprés de Wells, Fargo & Co. en toda la República. Un nuevo hotel estadounidense se ha construido alrededor de dos lados del antiguo jardín del convento de San Francisco. Todavía no es la hermosa estructura de los primeros visionarios, pero viajeros de tal distinción como Patti, por ejemplo, se quedan allí, y en lo peor no puede ser sino una mejora de los antiguos.


Correo interior, alguna vez casi prohibitivo, se ha reducido a una tarifa uniforme de diez centavos por un cuarto de onza, y se ha introducido el sistema de entrega de cartas. Luces eléctricas y teléfonos son ahora de mucho uso. Altos postes con grandes luces dominan la Plaza Central y otros puntos, como en Union Square, Nueva York. Se ha borrado la hipocresía que oculta la vista de temas de dibujos al pastel, el Sagrario. Se ha establecido un pequeño jardín en la principal calle, en el lado sur de la Iglesia de la Profesa, bien conocido por todos los que han visitado el restaurante popular de la Concordia. Estos datos muestran que el municipio esta muy favorablemente dispuesto al progreso. Una asignación de $800.000 ha puesto el Palacio de Chapultepec en forma habitable para en lo sucesivo la residencia oficial, o "la Casa Blanca," de los presidentes de México.

Se ha completado y configurado el Cuauhtémoc, de la línea propuesta de estatuas a lo largo de la Calzada de la Reforma, que llega al castillo, y la de Juárez está avanzada. Se hizo un contrato hace unos pocos años con un Oscar A. Drorge, para plantar dos millones de árboles en el Valle de México, todavía no ha producido ningún resultado notable. Debían ser principalmente eucalipto, acacia, Fresno, Sauce y Álamo y costar $200.000 en total. Entretanto se ha descubierto que el Valle nunca fue boscoso, y que en consecuencia los primeros españoles no podrían haber sido culpables del vandalismo de destruir magníficos bosques, como a menudo se les acusa. El sitio siempre debio haber sido esencialmente pantanoso, y los grandes árboles antiguos, el ahuehuetes, en sus orillas en Chapultepec, se muestran como una especie de ciprés de ciénaga.

El Jockey Club, con una membresía principalmente formada por familias antiguas y ricas, es una de las recientes características de la vida en la Capital. Sus cuartos ocupan dos plantas de una casa inmediatamente frente al Hotel de Iturbide. En su corta vida ha sido señalado por algunos duelos de moda y otros episodios, uno o dos de los cuales han tenido fama internacional. Como un club social es próspero y el primero en la ciudad, pero debido a la falta de empresa en introducir nuevos caballos, ha disminuido el interés en sus carreras. Ellos ahora no son bien atendidos, y la última reunión de primavera fue un fracaso. Otro y muy lamentable forma de entretenimiento, ha surgido, en revivir la corrida de toros en el Distrito Federal. La ley prohibitiva en vigor desde 1867 fue derogada el invierno pasado, y dos plazas de toros se han configurado, uno en San Rafael, no lejos de la estación del Nacional Mexicano y la otra en la Plaza del Mercado. Quince por ciento de los ingresos brutos van a la municipalidad. Es agradable poder informar que, sin embargo, que mientras ambos eran bien visitados cada domingo al principio, ya muestran graves síntomas de decadencia; han agrupado a sus intereses y ahora están abiertos sólo domingos alternativos. Solo puedo recordar aquí ese viejo libro, "Stephens' viajes en América Central" —sin duda uno de las obras más fascinantes, llenas de hombría, buen humor y buen sentido. El autor nos dice que incluso Guatemala había abolido las peores características de este deporte hace tanto tiempo como en 1839. Sin embargo, es cierto, que en España ha llegado últimamente a tener más aprobación que nunca antes.


III.


No puede decirse que el gran problema de drenaje, avanzó mucho hacia una solución. Una empresa estadounidense lo emprendió en 1882, pero perdió su concesión por su inhabilidad en presentar la fianza requerida. A continuación los gobiernos Federal y Municipal lo tomó en asociación. Se cansaron de ella y volvieron a ofrecerlo en competencia. El plan conforme a la cual se trabaja actualmente es de reabrir un antiguo túnel, comenzado en el siglo pasado, que conduce a través del montañas al noroeste de la ciudad. El Corte de Nochistongo ha sido abandonado. Críticos escriben a los periódicos que este plan, también es imposible; de hecho, se hace la crítica general que todo plan similar es impracticable, y que ese drenaje secará el terreno y causará que edificios se caigan. Teniendo todos los aspectos, después de estos trescientos años de esfuerzo, es una pregunta difícil como comunidad que menudo debe enfrentar. México tiene mala suerte en tener varios así que son casi demasiados.

Debo recordar, sonriendo, también, algunas de mis primeras experiencias en obtener información acerca de este asunto de drenaje. Supongo que fui más bien un incómodo compañero en esos días. Estaba en constante búsqueda de conocimiento y su obtención a menudo se encontró con indiferencia, aplazamiento, error descuidado o incluso negativa. Mi amigo influyente, Don Francisco de Garay, solo me sostuvo.

"Eso es correcto", diría. "Cuando estaba estudiando ingeniería en París, yo, también les hacía decirme. Yo no los dejaría hasta que respondieron mis preguntas."

¡Ay! —Con una sensación así, después de la cena, que pide lo que se llama espíritu de escalar— ¡cuántas más preguntas al viajero que regresa quisiera haber preguntado! Recuerdo que conocí, en la casa de un rico caballero mexicano, un ingeniero de la ciudad. Al enterarse de mi deseo profesó que tendría mucho gusto en poner todo lo que sabía de la historia de la cuestión de drenaje a mi disposición. Lo busqué. Estuvo ausente, pero su esposa hizo una cita con él con unos días de antelación. Cuando me presenté a la cita estuvo nuevamente ausente, pero esta vez la mujer que tal vez era de origen francés; al menos prefería conversar en francés — dijo, con un aire astuto, "Mi marido quisiera mucho contarle sobre el drenaje" (y ella implicaba que su conocimiento de la historia de la misma era inmensa), "Si usted le pagaría bien para él. ¿Por qué usted no forman una empresa?" ella se apresuró a agregar, vivazmente; "estaría muy contento de ser empleado como su ingeniero".

Sobra decir que había aplicado en otros lugares. ¡Imagina a un neoyorquino de educación y posición pidiendo a un extranjero que conoció socialmente a pagar por darle unos puntos para publicación en el extranjero, sobre, por ejemplo el Canal Erie o el acueducto Croton!

De manera similar un hombre literario de prominencia, no que había sido juez, me dijo que no podía conversar conmigo sobre las ventajas comparativas de la actual literatura de su país, que prefería ponerlo por escrito; y luego, después de muchos retrasos molestos y citas rotas, que él podría no escribirlo porque no podía bien dar a sí mismo el lugar que legítimamente le pertenecía; él debería tener que sacrificar su posición a otros. No cito esto como instancias de los modales -de todos los mexicanos- aún perdura la cortesía Castellana antigua pero sólo muestran que un tosco provincialismo aún puede encontrarse en lugares muy inesperados.

El Museo Nacional esta re arreglado, y sus colecciones han quedado mucho más accesibles. Ahora contiene la muy conocida "piedra calendario" —actualmente afirma que no es ninguna piedra calendario, pero una especie de tribuna gladiadores— que fue encontrada en una esquina de la Catedral. Ciencia antigua, entretanto, ha estado muy activa. El tono de reciente erudición es molestar muchas ilusiones a que nos hemos apegado durante mucho tiempo. Esto es particularmente severo con Prescott. Un escritor, a quien estoy seguro de nunca poder encontrar en mi corazón la manera de perdonarlo, no importa que tan firmemente pueda respaldar su caso, habla de "las fascinantes narraciones de Prescott, junto con los valiosos cronistas españoles en quien Prescott se basa, como "no mucho más digno de respeto y credibilidad que las igualmente fascinantes historias de Simbad el marino." Bandelier reduce México a un pueblo como el de los Zuñi, y la lucha de vida o muerte de Cortez con miles en Otumba de una batalla como la de Alejandro en Arbela o Gránico en una emboscada India mezquina. Sostienen que Cortez magnificó sus hazañas para obtener el favor de tribunales y escapar castigo por su desobediencia. Contra esto se puede urgir que los numerosos enemigos de Cortez fácilmente pudieran haber expuesto tales pretensiones y cada motivo para hacerlo. La discrepancia entre sus pretensiones y los hechos reales hasta ahora aceptados fueron tan prodigiosos que posiblemente no podría escapar detección. Y otra vez, quien haya caminado encima de las ruinas de San Juan Teotihuacán —por tomar una sola instancia- aunque estará impresionado por los argumentos, mostrando lo absurdo de todos los supuestos Reyes y príncipes con sus cuotas de temas, puede difícilmente negar que este lugar tuviera en algún momento una gran población. Las ruinas se pulverizan en el polvo ahora, pero Charnay, explorador de amplia experiencia, las considera lo más impresionante que nunca vio. Su medición las hace cinco o seis millas de diámetro, con capacidad para medio millón de personas. Encuentro en el Sr. Bandelier muestra de sus dificultades para penetrar un cierto círculo familiar en la reserva de la raza India nativa. Es un hombre concienzudo y meticuloso y se fue a vivir entre ellos en Cholula, donde tuve tales problemas en la compra de algunos de sus trajes. También vivió en otra aldea, donde había obtenido permiso para copiar algunas de sus registros e imágenes, pero los indios se mostraban inabordables y malhumorados, durante toda su estancia, y finalmente fue despedido con profundo pesar que las cosas no deberían haber sido así para que tuviera acceso a los documentos que buscaba. Pensaron que algo del valor de sus tierras podría perderse si se copiaban los títulos.

Madame Desiré Charnay, enviada por la sociedad francesa de Americanistas y el Sr. Lorillard, de Nueva York, eran mucho menos escépticos, como hemos visto, pero es posible que el tipo de espíritu que hace a un hombre para este tipo de aventura no suelen coincidir con la costumbre judicial mejor adaptada para evaluar los resultados. Los dos principales anticuarios mexicanos, Chavero y Orozco y Berra, no iban a Teotihuacán para ver sus descubrimientos, nos dice. "La mayoría de los autores mexicanos modernos", dice, "han hablado de los monumentos antiguos después oír reportes de viajeros extranjeros y por rumores, ¿pero cuántos de ellos han ellos mismos alguna vez visitado las distantes ruinas de su país?" Reproducciones de Charnay de diversos monumentos se han puesto en la Galería Trocadero en París y copias en el Instituto Smithsonian en Washington.

Un entusiasta de un tipo bastante errático es M. Le Plongeon, quien desenterró en Yucatán una gran estatua conocida como Chac-Mool, y afirma haber descubierto el misterio de las inscripciones antiguas. Él sostiene que las ciudades prehistóricas son simplemente el producto de una rama muy floreciente de la masonería libre. La sociedad francesa de Americanistas tiene una oferta permanente de $ 25.000, sin embargo, por el descubrimiento de una clave para las inscripciones, que aún no ha sido reclamada. Afortunadamente, las disputas de anticuarios no pueden tomar nada del valor de restos españoles antiguos, que están en profusión sin esconderse y belleza por todos lados.


IV.

Regresando a asuntos materiales. Un ministro inglés ha sido reasignado a México, y un meritorio esfuerzo realizado para renovar los pagos de la deuda inglesa. Un reconocimiento propuesto de esta deuda por Gonzales, en el 84, a la cifra de $89,000,000, dio lugar a violentos disturbios. Díaz la admitió en junio de 85 por $51,000,000, con otras prestaciones que la llevan hasta $65,000,000. En el Plan de Tuxtepec de Díaz, que expulsó del país a Lerdo —a quien vi el otro día, un viejo hombre roto, viviendo tranquilamente en el Hotel Lenox en Nueva York— una de las principales quejas decía que él, Lerdo, acordó reconocer la deuda inglesa. Esta obligación frecuentemente repudiada tiene su origen remontándose a 1824, es y siempre ha sido el principal demonio financiero al país.

No se ha mejorado el puerto de Vera Cruz. Una empresa francesa comenzó allí un rompeolas en 85, con los planes recomendados a la municipalidad por el capitán Eads, pero al año siguiente se canceló su concesión —otra vez en el terreno de irresponsabilidad pecuniaria. Una línea mexicana de vapores también salía desde allí a puertos europeos en 84, pero estos fueron construidos mas para velocidad que para tráfico de mercancías, que debería haber sido su principal recurso. El experimento resultó ser mal planeado, estaban áridos poco después de aceptar la hipoteca, del Barings de Londres y la retiraron. El tren diario de Vera Cruz a México, a propósito, ahora se inicia alas 5:45 de la mañana, en lugar de medianoche como antes. Este horario ofrece a los pasajeros una mejor idea de su sorprendente transición de la Tierra Caliente a la meseta, pero llegan muy de noche a las cercanías de la Capital, por lo que deben dejarlas para su regreso. Los vapores mencionados deberían haber cobrado un bono liberal por traer inmigrantes al país. Poco se puede registrar sobre ese tema. Inmigración, en la aceptación popular, aún no se ha atraído. Se ha establecido una colonia de mormones cerca de Galeana, en Chihuahua, prepara un refugio, ya que se pensó, para escapar de la ira por venir. Mi amigo con esperanza Owen, con quien subí al Popocatépetl, ensayó un experimento socialista en la Bahía de Topolobampo, del que tiene memorias tristes de las penurias, y últimamente comenzó la colonización en Todos Santos, en Baja California, en que se intenta algo así como una "prosperidad repentina" en algún barrio remoto. Se reportan compras frecuentes de vastas extensiones por americanos en los Estados del Norte. Si esto es cierto, propiedad más responsable podrá servir para sujetar a los males de los campesinos mexicanos que mucho han sufrido. Mucho se dice del secuestro de los bienes de la iglesia bajo las leyes de Reforma y en esencia fue un paso audaz y encomiable, pero ni levantó una clase media ni resolvió las dificultades financieras del Gobierno. Por mala gestión sin cambios casi todos los beneficios fueron a unos pocos astutos aventureros. Todavía no hay más de cinco o seis mil propietarios de todo el país.

México también se ha convertido, como de ninguna manera era, en un país de libros guía. Los dos principales de estos difieren entre sí y de todos los demás en que, en cada capítulo en cada una de las cifras de valor comparativo, tienen solo poca satisfacción para la consulta práctica. Por lo tanto, uno da a la población de Vera Cruz 20.000, el otro 10.000 — mi propia información, obtenida de los residentes sobre el terreno, la ponen en 17.000, y el último Anuario Mata, una publicación semioficial consultada por las clases comerciales, la pone en 26.000. Uno da la elevación de Cuernavaca sobre el nivel del mar —Yo tomo casos al azar— a 4900 pies y su población en 12.000; otro 5380 pies y 16.320 personas. El ejército presente varía entre 22.367 en "Conkling" a 68.000 soldados de infantería y 13.000 caballería en "Janvier" (no indicando ninguna otra base de cálculo) y 45.000 por el Sr. D. A. Wells, que la basa en un argumento importante. Estos no son ejemplos aislados; podría ser las mismas asombrosas discrepancias sobre simples cuestiones de hecho, cuya verdad, se podría considerar, fuera de México, se podrían obtener con la mayor facilidad, pueden estar en todo. Tal vez la Moraleja es que nos debemos lanzar incluso sin más reservas que nunca en los brazos de la pintoresca, exactitud en las descripciones que no han cambiado en el lapso de estos últimos años, no más de lo que fue en los cien o doscientos años anteriores. La empresa emprendedora de Prida, Navarro & Co. está empezando una agencia comercial que puede ser de utilidad para nuestros comerciantes, pero en muchos aspectos el Barón Humboldt sigue siendo la principal autoridad.

El sr. Conkling nos dice, que intrigará al visitante, que la principal pirámide de Teotihuacán está hecha de "bloques de basalto y roca tracita". Una vez más, dice, ingenuamente, que "todas las iglesias en todo el país [habiendo hecho la misma afirmación para la Academia de Bellas Artes en México] están llenas de imágenes, la mayoría de las cuales son obra de Murillo, Velásquez, Zurbarán y Ribera." Esta es una opinión diferente de la opinión del distrito escolar de Connecticut del Sr. Warner, que todo es "vieja basura sagrada española", y debe ser noticia, de hecho, para los conocedores. El principal servicio de Janvier es presentar por primera vez un registro completo e inteligente de varias de las iglesias finas que en todas partes llama forzosamente la atención, con algunas indicaciones sobre la rápida propagación de las órdenes monásticas que las fundó. Él nos da muchas de sus pintorescas tradiciones y humores. Su toque en todos estos asuntos es comprensivo y literario; de hecho, a menudo parece una lástima que tal trabajo tenga que tomar la forma de simplemente un libro guía.

Mientras tanto se ha publicado una variedad de pequeños libros en el país, México está ahora cerca de la condición de Europa al tiempo de los primeros vapores, cuando cada viajero se sintió llamado a dar sus impresiones por escrito. Difícilmente se puede decir sinceramente que cualquiera de estos viajeros ha ido más allá o hecho mucho mejor o peor que yo. "México Hoy" de Brocklehurst, ilustra detalladamente con láminas de colores, es el volumen más caro, y ha tenido mucha boga en Inglaterra. Vi una gran parte de este trabajo en su principio, el amable autor y yo estuvimos en mucha en compañía en nuestros viajes.

El Sr. Warner se quejó, el otro día, al recién llegar a México, que los volcanes no dominan la ciudad como había esperado. Brocklehurst y yo dibujamos esta escena juntos, y el levantó sus volcanes varios miles de pies por encima de su altura verdadera, para hacerlos más imponentes. Es una regla permanente que había recibido de su maestro de dibujo, dijo, con una alegre risa de buen humor, siempre hacerlo con montañas. "Debes hacer todas esas cosas como deben ser, no como son", concluyó; y si el Sr. Warner había visto los imponentes picos en la lámina de Brocklehurst, esta conclusión puede explicar su decepción.

Las revistas están dedicando atención al tema, del cual los artículos de la Sra. Foote en el Siglo, con sus fieles dibujos, dando una imagen muy atractiva de Michoacán, son quizás el mejor ejemplo. Los periódicos de St. Louis, Chicago y Boston contienen mucha opinión inteligente del país, debido, sin duda, al gran aumento de comercio entre el y esos puntos, y la Nación emplea a un escritor que extrae orden en el caos de los asuntos Mexicanos, pero esto difícilmente se puede decir de la mayoría de otros periódicos de Nueva York.

V.

Un decidido acontecimiento literario ha sido la aparición de los varios volúmenes de H. H. Bancroft gran historia de los Estados del Pacífico, dedicado a México. Cubren, respectivamente, los períodos de los anales aborígenes, la conquista, los virreyes, la guerra de independencia y los tiempos modernos, incluyendo la invasión norteamericana. El estilo es malo y la filosofía no es profunda, pero como una narrativa y masa de material —de la cual, quizás, en lo sucesivo, se puede hacer aún un mejor uso, llena un espacio que ninguno ni siquiera ha intentado. Su bibliografía incluye una lista impresionante de libros, y un solo breve capítulo a menudo es seguido por varias páginas finamente impresas de referencias a autoridades. En la parte relativa a la Guerra mexicana abusa de nuestro propio país, como es la moda de la mayoría de escritores posteriores y calurosamente toma el lado del país derrotado. Ahora se trata de un error de tipo caballeresco, pero es tiempo de decir una palabra al otro lado. De acuerdo con Bancroft, el grupo de guerra "que comprende prácticamente todo el país," derrocó al Presidente mexicano Herrera porque estaba inclinado a favorecer oberturas pacíficas de los Estados Unidos. México no se veía a sí mismo como un débil objeto de conmiseración o simpatía. Estaba acostumbrado a hablar del país en ese tiempo en boletines oficiales como la primer nación de América. El ejército tenía una idea muy astuta de ganar victoria; "se pensaban ellos mismos invencibles; esa opinión no es simplemente resultado de prejuicios, sino de la suposición de que tenían mucha experiencia militar y tenacidad, adquirido en sus muchos años de luchas revolucionarias."

Hablando de libros, no conozco ninguno que manifieste un espíritu más ilustrado y amistoso hacia los mexicanos, aunque severo en ciertos aspectos, que el breve "Estudio de México" de David A. Wells. Es un placer, después la vaguedad habitual sobre la cuestión financiera, encontrar uno tan competente que lo maneje en detalle. Propone la solución práctica para sacar a México de sus dificultades casi insuperables, es decir, que Estados Unidos debe garantizar durante un tiempo un bajo interés sobre su deuda nacional. El plan, sin importar lo extraño, se basa en motivos de interés personal, así como deber.

La verdad es, que los males de México se mueven en un círculo vicioso, todos acelerándose mutuamente. Un estado alterado de la sociedad verificó producción e hizo necesario un gran ejército para mantener el orden. Un ejército mayor significa impuestos más pesados, mientras que disminuye la capacidad de ingreso. La dificultad de recaudar dinero induce al Gobierno a poner tornillos y utilizar excesiva parsimonia hacia los funcionarios públicos.

Esto conduce a corrupción oficial y contrabando que agotan por comercio al por mayor los ya escasos ingresos, estrangula la poca industria productiva que queda y enciende de nuevo el fuego de la revolución. En parte a través de estas causas y en parte por la tradición antigua de dominación española, México está maldito con el peor sistema de impuestos desorbitados, conocidos en tiempos modernos. Se aplican impuestos no sólo en todas las costas y fronteras, pero en las fronteras de cada Estado y de nuevo en las puertas de cada pueblo y aldea. No se puede buscar prosperidad real hasta que esto se elimine, y un régimen fiscal iluminado se establezca en su lugar. ¿Pero en el ínterin, el país necesita dinero, y cómo se hará esto? ¿Donde se encontrará el punto de apoyo requerido mientras se realiza el cambio? Ciertamente no habrá ayuda a menos que venga de afuera. Ahora que la paz está asegurada, por qué no deberíamos hacer un servicio tan leve de nuestra parte y tan grande para su destinatario.

Digo que la paz está asegurada. Hemos ya bien entrado en el undécimo año puesto que ningún Gobierno ha sido derrocado por revolución —una cosa no sólo sin precedentes, pero nunca, ni siquiera intentada desde 1810. Es cierto que se aproxima otra elección y nuevamente se escuchan críticas contra la influencia de Porfirio Díaz, quien mantiene control sobre el poder de manera dictatorial, pero lo mas seguro es que estas no sean efectivas. No hay mucha evidencia aún del crecimiento de hábitos del Gobierno por voluntad popular. La pequeña oposición parlamentaria, hacia el final del gobierno de Gonzales, fue completamente aniquilada en las elecciones de 1886, de manera que ahora solo hay como se acostumbra, solo un partido, a saber, el de Don Porfirio. La Constitución recientemente fue modificada a su interés para permitir su relección. En cualquier otra lugar esto parecería un poco ilógico, ya que aseguró su lugar originalmente vadeando mares de sangre en la campaña de "¡No relección!" un puntal del Plan de Tuxtepec incluso más importante que sobre la deuda inglesa. Pero los estadounidenses tienen la costumbre de tomar México muy en su propia manera y sin esperar que se cuadrara a nociones preconcebidas. Mientras se conserve la paz, la presente inclinación amistosa no disminuirá, y se esperará la llegada de un gobierno verdaderamente representativo con el establecimiento de un mejor sistema económico.