Música

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El Tesoro de la Juventud (1911)
El libro de la Poesía, Tomo 17
Música
 de Miguel de Unamuno

Nota: se ha conservado la ortografía original.

Miguel de Unamuno prefiere al adormecedor y vago lenguaje de la música, el luminoso y fuerte de la poesía, según dice en la siguiente composición.


MÚSICA

¿MÚSICA? ¡no! No así en el mar de bálsamo
Me adormezcas el alma;
No, no la quiero;
No cierres mis heridas — mis sentidos—
Al infinito abiertas,
Sangrando anhelo.
 
Quiero la cruda luz, la que sacude
Los hijos del crepúsculo
Mortales sueños;
Dame los fuertes; a la luz radiante
Del lleno medio día
Soñar despierto.

¿Música? ¡no! no quiero los fantasmas
Flotantes e indecisos,
Sin esqueleto;
Los que proyectan sombra y que mi mano
Sus huesos crujir haga,
Fuera del tiempo;
Toda finalidad se ahoga en ella.
La voluntad se duerme
Falta de peso.