Mitos y fantasías de los aztecas/24

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Mitos y fantasías de los aztecas. de Guillermo Marín Ruiz
El saqueo

XXIII.- EL SAQUEO...
...esencia y razón del conquistador.

El saqueo que se inició con la toma de la México Tenochtitlán no ha parado en el Anáhuac. Se mantuvo a sangre y fuego durante los trescientos años de Colonia y se ha sostenido de manera hipócrita y “legal”, estos últimos doscientos años de neo colonización criolla. Los colonizadores destruyeron las leyes, autoridades e instituciones que se habían creado a lo largo de más de tres mil años de desarrollo humano endógeno. Con la destrucción y negación de lo propio nuestro, los invasores fundamentaron el sistema colonial con la implantación de nuevas leyes, autoridades e instituciones, que no fueron las de España, pues éstas tenían como objetivo buscar el desarrollo del naciente “pueblo español” y el progreso del reino.



La corona nunca tomó las tierras del Anáhuac como extensión del Reino de España, ni a los pueblos que en ellas vivían como súbitos. Por el contrario, creó el Virreinato de La Nueva España y creó nuevas leyes, autoridades e instituciones de "carácter colonial", que tenían como objetivo la explotación de los pueblos vencidos y la depredación de sus recursos naturales. De esta manera, las leyes, las autoridades e instituciones coloniales jamás ayudaron o dieron justicia y seguridad a los pueblos vencidos. Por el contrario, siempre han estado al servicio de los intereses de los encomenderos, colonizadores, hacendados, comerciantes, industriales e inversionistas.

"OAXACA: Exigen comunidades indígenas cancelar tres hidroeléctricas. Igualmente demandaron parar el proyecto minero en el municipio San José del Progreso, Oaxaca, con el argumento de que causará daños irreversibles al ambiente, a las comunidades y a la población." La Jornada | 25-4-2009 | 278 lecturas

INDÍGENAS AMAZÓNICOS DENUNCIAN: Saqueo, violencia y desplazamientos. Los pueblos indígenas de la Amazonia no solo están afectados por las actividades de empresas petroleras que no se detienen ante nada sino por otros fenómenos que amenazan su supervivencia como los acuerdos de "libre comercio", la violencia, el desplazamiento forzado y las fumigaciones a las plantaciones de coca con productos altamente nocivos para la salud humana, fumigaciones que no solo se realizan en Colombia sino en las poblaciones fronterizas con Ecuador. Eduardo Tamayo G. 26-1-2006. http://alainet.org/active/5498&lang=es INDÍGENAS MARCHAN EN BUENOS AIRES CONTRA EL SAQUEO Y LA CONTAMINACIÓN.

Comunidades originarias de la norteña provincia de Salta aguardan en Buenos Aires un fallo favorable de la justicia. Reclaman el cese de la tala y los desmontes y la restitución de sus territorios. Representantes de comunidades indígenas y campesinas de Salta exigen a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de la Nación el cese de la tala indiscriminada y los desmontes en los departamentos San Martín. 18-2-2009"


http://www.olca.cl/oca/argentina/soja017.htm

Como Eduardo Galeano, en “Las venas abiertas de Latinoamérica[1] nos relata con la elegancia literaria que le caracteriza, que los pueblos indígenas y mestizos han sufrido una permanente ocupación que tiene como objetivo saquear, primero los metales preciosos y después los cuantiosos y al parecer, inagotables recursos naturales de las entrañas del continente a través de la mano de obra esclava, la sangre y los riñones de los pueblos originarios, deformando la ley y en caso necesario, violándola, para favorecer los intereses foráneos. El drama de “la conquista” y ocupación se ha seguido viviendo de manera cotidiana en las comunidades indígenas y campesinas, y por consiguiente las rebeliones y estallidos sociales también.

Los historiadores hispanistas nos han hecho creer que “la conquista se consumó con la caída de la México—Tenochtitlán” y que la colonización fue “un encuentro de culturas”, como un suave y aromático “café con leche”, y que de ahí se formó “mágicamente” una nueva identidad y más tarde “un país” fruto de la mezcla armónica y prolífica de un pueblo en busca del progreso. Totalmente falso, otro de los tantos mitos y fantasías. Los pueblos indígenas y campesinos del continente tienen un rosario ensangrentado de afrentas, despojos e injusticias, con sus consecuentes “pacificaciones” y vuelta al orden constitucional y al “Estado de derecho” colonial.





La caída de la ciudad de México—Tenochtitlán

fue dramática y dolorosa. Se luchó casa por casa, sin alimentos, sin agua potable, con hombres enfermos, con mujeres y niños valientes y en medio de una pavorosa pandemia producida por la viruela. Solo el valor, la disciplina y la organización social de los aztecas pudieron hacer posible su descomunal defensa que duró tres meses en una lucha desigual, insistimos, en la que los guerreros aztecas no tenían como practica guerrera matar a su enemigo. La historia oficial gubernamental y por supuesto los ignorantes apologistas hispánicos, nunca le han dado el mérito que tuvo la heroica defensa de la ciudad más grande del mundo en aquellos días.

“...luego empezó la huida general.
Unos van por agua, otros van por el
camino grande.
Aún allí matan a algunos;
están irritados los españoles,…
“Por su parte los españoles, al borde de
los caminos
están requisando a la gente. Busca oro.
Nada les importan los jades,
las plumas de quetzal y las turquesas.
Les abren las faldas, por todas partes les
pasan las manos,
Por sus orejas, por sus senos, por sus
cabellos”.
“Y también se apoderan,
escogen entre las mujeres las blancas,
las de piel trigueñas, las de trigueño cuerpo.
Y algunas mujeres a la hora del saqueo
Se untaron de lodo la cara,

Y se pusieron como ropa andrajos...”
“También fueron separados algunos varones.
Los valientes, los fuertes, los de corazón viril.
Y también jovenzuelos que fueran sus
servidores (...)
A unos desde luego les marcaron con fuego
junto a la boca,
A unos en la mejilla,
a otros junto a los labios…”
Fray Bernardino de Sahagún.


En la colonización y neo colonización...nada ha cambiado hasta la fecha, todo es más de lo mismo. Cambia con el tiempo la forma, pero el fondo se mantiene intacto. El problema es que solo se escucha las voces de los colonizadores y sus apologistas, propios y extraños, pero no se escucha y menos difunde la voz de “los invadidos—vencidos—ocupados—explotados”.

“Entonces todo era bueno
y entonces (los dioses) fueron
abatidos.
Había en ellos sabiduría.
No había entonces pecado…
no había entonces enfermedad,
no había dolor de huesos,
no había fiebre para ellos,
no había viruelas…

Rectamente erguido iba su cuerpo entonces.
No fue así lo que hicieron los dzules

Cuando llegaron aquí.

Ellos enseñaron el miedo,
Vinieron a marchitar las flores.
Para que su flor viviese,
dañaron y sorbieron la flor de nosotros…

¡Castraron al sol!






Eso vinieron a hacer aquí los dzules…”
Chilam Balam de Chumayel.

Pero no solo los mayas han hablado sobre esta catástrofe que ha sufrido el Anáhuac, el mismo Cuauhtémoc nos dejó una proclama que sigue vigente hasta nuestros días y le da, a los hijos, “dirección y destino”. El problema es que toda esta información permanece escondida, escamoteada y ninguneada por los colonizadores de ayer y de hoy. El objetivo es tener sumidos en los mitos y fantasías colonizadoras a los vencidos, para que no recuerden, para que no tengan identidad, orgullo y fuerza interna. Que no reclamen, que acepten sumisos y resignados la cinco centenaria explotación y depredación de sus amados hijos y de sus reverenciadas tierras.

CUAHUTÉMOC...la última proclama.

“Nuestro sol se ocultó
Nuestro sol desapareció su rostro
Y en completa oscuridad nos ha dejado
Pero sabemos que otra vez volverá
Que otra vez saldrá
Y nuevamente nos alumbrará
Pero mientras allá esté y la mansión del silencio permanezca
Muy prontamente reunámonos y estrechémonos.
 
Y en el centro de nuestro ser ocultemos
Todo lo que nuestro corazón ama
Y que sabemos que es gran tesoro
Destruyamos nuestros recintos al principio creador
Nuestras escuelas nuestros campos de pelota
 
Nuestros recitos para la juventud
Nuestras casas para el canto y el juego
Que nuestros caminos queden abandonados
Y que nuestros hogares nos resguarden
Hasta cuando salga nuestro nuevo sol.

En el conocimiento y revaloración de muestro antiguo pasado
se encuentra nuestro luminoso futuro.
Los papacitos y las mamacitas,
que nunca olviden guiar a sus jóvenes

Y hacer saber a sus hijos mientras vivan
cuan buena ha sido hasta ahora
nuestra amada madre tierra

El Anáhuac.

Al amparo y protección de nuestro destino,
por nuestro gran respeto y buen comportamiento,
confirmados por nuestros antepasados.
 
Y que nuestros papacitos muy animosamente
sembraron amorosamente en nuestro ser.

Ahora nosotros les encargamos a nuestros hijos,
que no olviden informar a sus hijos
cuan buena será, cómo se levantará
y alcanzará fuerza.
 
Y cuan bien realizará su gran destino,
esto en nuestra amada madre tierra
El Anáhuac.”

La destrucción y saqueo, piedra sobre piedra y casa por casa, de la ciudad más grande del mundo en ese momento, es “la primera obra civilizadora de Europa en el Anáhuac” y marcará la pauta de negación e intolerancia de una civilización que con mucho, era más antigua, y con la posibilidad de mantener una mejor calidad de vida a sus habitantes.


  1. “ensayo del escritor uruguayo Eduardo Galeano publicado en 1971. En esta obra, difícil de clasificar como muchas otras de Galeano, el autor analiza la historia de América Latina de modo global desde la Colonización europea de América hasta la Latinoamérica contemporánea argumentando con crónicas y narraciones el constante saqueo de los recursos naturales de la región por parte de los imperios coloniales, entre los siglos XVI y XIX, y los Estados imperialistas, el Reino Unido y los Estados Unidos principalmente, desde el siglo XIX en adelante.” Wikipedia.