Oh, qué me importa!

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

OH, QUE ME IMPORTA!


¿Ves? La montaña que palpita lejos
Entre vapor violeta y hielos blancos
Día trás día perderá sus flancos
Rodando en piedras por los valles viejos.


¿Ves? Este bosque donde salto y juego
Como criatura alegre y primitiva
Ha de vencerlo el músculo y el fuego:
Ni su raíz ha de quedarse viva.


¿Ves? Este mar donde me pierdo a nado,
En voluptuoso trance de sirena,
Desierto enorme de flotante arena
Será mañana cuando esté secado.


La tierra rosa, de la vida fuente,
Llena de estatuas, mágico palacio
Donde soñamos, dueña del espacio...
Mundo florido... muere lentamente.


¿Ves? Estos ojos como el cielo azules...
¿Ves? Estas manos como el nácar finas...
¿Ves? Mis pestañas como golondrinas...
La muerte blanca les pondrá sus tules.


¿Ves? Las abejas embriagadas zumban...
Florezco entera... Toda luz me toca...
Y he de pasar!—Los cielos se derrumban—
Ah, qué me importa! Bésame la boca.