Página:120 años de la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.djvu/30

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile — 30

“Gastos extraordinarios: treinta por ciento pagado a la Compañía Inglesa de Vapores como Avería Gruesa sobre el valor de factura de cuatro cajones de libros para la biblioteca de esta Cámara, salvados del naufrajio del vapor Cordillera, quinientos sesenta í seis pesos treinta i ocho centavos; gastos de desembarque de los mismos, veintiocho pesos veinticinco centavos.”

Ahora, con relación al buque en cuestión, Francisco Vidal Gormaz puntualiza:

“Cordillera.

Vapor de la Compañía Inglesa de Navegación por Vapor en el Pacífico (R S. N. C.), procedente de Liverpool i destino a Valparaiso, con pasajeros i un cargamento surtido, su capitan Mr. F. L. Gruchy. Este buque hizo su viaje sin novedad hasta Punta Arenas de Magallanes, de donde salió a las 7. h. 30 m. p. m. del dia 20 de setiembre de 1884, para encallar cuatro horas mas tarde en la restinga que destaca el cabo San Isidro.

El Cordillera, varó de firme para no flotar más; pero salvaron los pasajeros i tripulantes asimismo la carga.”(3)

Está visto que ni la guerra ni el océano Pacífico, “ese mar que tranquilo te baña, como señala e! himno patrio de Chile, podrían contra a firme decisión del diputado Pedro Montt.

Cabe ahora precisar que el nombre completo de la institución apareció luego de a aceptación por parte del Gobierno del Presidente de la República don Domingo Santa María González (1881- 1886), para destinar recursos solicitados por la Cámara de Diputados. De este modo, en el Acta de la sesión de ésta, en 20 de junio de 1885, se consigna:

“...atender los gastos generales de la Cámara de Diputados, la publicación de las actas, sesiones i fomento de la biblioteca del Congreso Nacional.”

Aquel 1885 fue un año crucial para la Biblioteca del Congreso Nacional, porque además de contar con mayores recursos, con los que se compraron más libros, incluso al librero M. Pedone Lauriel, de París, también antes, el diputado Pedro Montt propuso que se agregara al presupuesto la remuneración para un bibliotecario...

“Item 4. Sueldo de un bibliotecario. Lei de presupuestos de 1885... $ 1,000.” (Acta de Sesión 14ª Extraordinaria, en 7 de enero de 1885, de la Cámara de Diputados).

Esta iniciativa del forjador de la Biblioteca fue aprobada en aquella ocasión por 33 votos contra 1... Hay que resaltar también que don Pedro donó parte de su propia biblioteca a la incipiente del Congreso Nacional.