Página:Alternativa Feminista 5.djvu/39

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

Ha muerto Simone de Beauvoir. . . La noticia interrumpio el incesante uomitar de los teletipos sobre la estupidez humana: bombardeos, amenazas, terrorismo. . . y aunque los miedos impotentes segufan flotando en el ambiente, volvimos a sentimos personas al recordar a esa lticida francesa de todas partes que nos abrio nuevos caminos en la

senda que nos lleva al conocemos.

Vieja Simona

De Mujeres - N0 11 Abril-mayo ’86 — Espafia

Frente a la nada, frente a la impoten- cia, en una Europa masacrada por la barbarie, surge la opcion ética (;Qué miedo da utilizar esta palabra tan des- gastada ultimarnente!) de un proyecto personal que convierte al hombre en duefio y responsable de sus actos. A1 hombre y a la mujer, ese segundo sexo que ha de tener dignidad de igual, precisamente porque es capaz de asu- mirse como libertad en acto, como ser frente al mundo capaz de construir su existencia cuando todos los valores parecen desmoronarse y ya no hay trascendencia, ni celestial ni historica,

_en la que refugiarse. Simone de Beau-

voir se convierte asi, junto a Sartre, con su vida y con sus ideas, en paradigma de un proyecto de libertad asumida, de coherencia y de lucha infatigable por lograr que ese proyecto personal, esa idea moral, se encarne en la exis- tencia. en la personal y en la colectiva.

La mujer, como el hombre, no es, se hace y, a partir de esa vision exis- tencialista, se genera una de las mas ricas perspectivas para enfocar el papel -de la mujer en la sociedad contempo- ranea. No hay biologia determinante, sino voluntad. racionalidad e inteligen-

39

cia y capacidad para la accion; respon- sabilidad y sentido crftico permanente para entender que el proyecto personal no es nada si se desentiende del proyec- to colectivo, si deja de mirar al Otro, de ponerse en su lugar. Por eso, la mu- jer, ser marginal, como las minorias oprimidas, como los negros o 105 ju- dfos, sololpuede redimjrse cuando co- mienza a construirse como libertad en acto, como proyecto afirmativo, como conciencia que actua sobre el mundo.

Habfa algo admirable, como de gra- nito finamente pulido en esa anciana, etemamente joven, que guardaba sus cabellos tras un turbante y que comba- tio incansablemente contra la tortura, la injusticia, la opresion 0 el crimen le- galizado desde el Poder, fuera éste cual fuera. Hoy, cuando la noticia de su muerte nos llega junto a la del brutal atentado cometido contra el pueblo libio, su imagen retoma con un valor de sfmbolo. Y no solo para las mujeres, sino para todo aquel que vuelve a plan- tearse su existencia como un proyecto responsable_ y lucido, como una asun- cion de la propia libertad. Lucho por la mujer, pero también demostro cual es la {mica postura posible para el in- telectual en una sociedad como la con- temporanea el analisis crftico de la realidad y el intento de construccion de una ética.

Lourdes Ortiz