Página:Antigona - Roberto J Payro.pdf/230

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 230 —

que yo; por lo tanto, si no existe ese asiento en los libros, no se negarán de ningun modo á declararlo.

— Y una vez hecho esto?

— Me presentaré á Manuela y le diré todo cuanto ha ocurrido.

— No me parece bien eso.

— Por qué?

— Porque implica que Vd. comprende que Manuela ha dudado de su conducta. Vd. la quiere mucho, sí; pero jamás debe Vd. posponer su dignidad á ella.

Ernesto quedó admirado de tal lenguaje en boca de una mujer que en mil otras cosas daba muestras de no tener instruccion alguna. Pero, muchas veces, el buen sentido vale tanto como el estudio mas concienzudo.

— Esperando, continuó Dolores, quizás encuentre Vd. otro modo mejor de probar su inocencia, con el que no rebaje su dignidad de hombre.

La buena mujer habia crecido inmensamente en el concepto de Ernesto, que la dejó continuar sin interrumpirla.

— Deseche Vd. ese medio, que no le conviene en manera alguna. Su retiro puede explicarse por