Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/133

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


SUSANA CALANDRELLI 135

LA FIESTA DE MEDIA NOCHE

(Un claro en la selva. Nadie lo conoce).

La fiesta empezaba después de las doce. Los érboles todos fingian dormir. . .

Ni un leve murmullo se dejaba oir.

De pronto los grillos trajeron su orquesta, para que pudiese comenzar la fiesta,

y entonces surgieron con animacién borrosas siluetas de cada rincén,

que allé entre la sombra saltaban de goce, pensando en la fiesta que empieza a las doce.

La sefia] Ia dieron tres rayos de luna

que asomaron juntos cerca de la una, cuando comenzaban a desesperar

los que, ya llegados, querian bailar. Entonces iqué hermoso conjunto formaron los gansos solemnes que al cielo clamaron, las rubias luciérnagas, el torpe avestruz,

y aquellas gacelas de ojazos de luz, danzando, embriagados de amor y de Iuna, en medio del bosque, después de la una!

E1 topo que siempre se asoma a las dos, filésofo ciego que medita en Dios,

salié aquella noche de su madriguera algo més temprano por ser primavera, y dijo enojado: "gQué sucede aqui? "Es impertinente divertirse asi. .

Pero Como nadie quiso hacerle caso, volviése a su cueva rumiando el fracaso, mientras los danzantes, del amor en pos, seguian bailando, después de las dos...