Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/190

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


190 ANToLoGiA DE LA POESlA FEMENINA ARGENTINA

La piedra supo entonces del olor de la tierra cuando la Iluvia rompe como sellos de lacre

los pomos de anchos pétalos cuyo aroma despierta de las corolas nuevas de las flores fragantes.

Y conocio la fresca red parlera que tejen

con sus hilo-s de mfisica y de aurora las aves

y supo de la fuerte caricia hecha de fuego

con que el sol estremece de vigor los follajes

y se embriago en la enorme sinfonia de bronce

de cristal y de hierro que los vientos reparten!

Asi, frente a la Vida perecedera, en ella duplicaba el Destino sus dos simbolos graves. Pero soplo rel invierno las raices y el frio cundié matando el fuego que animaba su entrafia. La amarillez marchita de los gajos caidos

fué como una apariencia de angustia desmayada. Se descifio el ramaje, poco a poco, en el lento desprenderse crujiente de las guias heladas

y la frialdad inmovil de la piedra, fué inmensa desolacién del alma que se pierde a si misma después de haberse hallado; fué frialdad doblada

de frialdad ahora todavia mas fria. ..

(Yo he conocido un alma, grande en su desamparo como la Cruz de piedra que unia el Infinito: Polarizo la fuerza victoriosa del mundo

y exalté la alegria de triunfar d-el destino

y una vez fué sobre ella la pfirpura vistosa

y hoy en la soledad terrible de su frio

perpetfia la imagen de un abrazo angustioso

en el que se hace piedra, la llama del Estio. . .)