Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/373

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página no ha sido corregida


TERESA RAMOS CARRION 375

Y vino a mi, de nuevo acongojada: Sélo hallé so1edad—me dijo—, nada pude encontrar en tanta lobreguez.

Tengo miedo, me ofenden las miradas, COII10 antes quiero estar encarcelada. . . ——Abri mi pecho y la oculté otra vez.

ALGLIIEN CANTA

La noche con su brisa misteriosa

trae la dulzura de un cantar lejano, lénguida es la cancién y nada humano tiene mientras se esparce temblorosa.

g_Quién entona en esta hora silenciosa? ,°_Quién se atreve a turbar el gran arcano? Sufre sin duda un corazén hermano porque es queja mortal y dolorosa.

Velando sola, escucho este lamento que transporta jugando el suave vienta transformado en melédica cancién

y abarco aquel tesoro de armonia, fiel reflejo de la intima agonia de los que no hallan eco a su emocién.

LE]OS!
Esté1s t_an lejos! Sin embargo parte

con invencible afén el pensamiento alentado quizé por el intento

de consolar tu pena al encontrarte.