Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/438

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


438 ANToLoGiA DE LA PoEsiA FEMENINA ARGENTINA

LA MADRE DEL VIENTO

Tras del Lista Blanca, que a] so] claro brilla, -en lejanos cerros sobre una cuchilla,

cuando ya la noche comienza a cerrar,

la madre del viento, hirsuta y hurafia, dicen que sonando su flauta de caiia

los hijos dispersos comienza a llamar.

Y llegan los vientos segfin sus costumbres: helado, el que vuelve de las blancas cumbres, donde libre y loco sin parar corrié;

roncos, los que soplan a ras de la tierra; silbante y agudo, el que en la alta sierra afilando aristas las horas pasé.

Diz que se alimentan de esa tierra fina que, liviana y blanda Como suave harina, suele en remolinos el cielo nublar;

y que de la flauta al oir los sones,

a su honda guarida de los zocavones juntos por las noches van a descansar.

Sélo que a las veces, en el tiempo malo, por el mes de agosto, Como tragico halo, se expande en los cerros aspero el rumor de voces que aullan, de roncos gemidos, que braman con furia, en sordos grufiidos, que a las gentes hacen temblar de pavor. . .

Pero hay un conjuro secreto y extrafio —del furor del viento disminuye el dafio, y del mal preserva la buena salud,—

son raras palabras que van repitiendo

y con el cuchillo cruces van haciendo

al Este y Oeste, a1 Norte y al Sud.