Página:Benjamín Vicuña Mackena - Relaciones históricas.djvu/699

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
24
relaciones históricas

vor, levantó pendon en aquella ciudad, sin permiso de sus superiores, para ir por el paso de Villarica, al rescate de sus perdidos compatriotas.

Mas tal empresa i aventura costóle la vida, porque esa suele ser la suerte de los hombres jenerosos que no encarrilan su voluntad i su pecho al duro pedernal de los reglamentos i al plomo correcto de la disciplina.

Irritado, en efecto, el oidor Egas Venegas, hombre que tenia mas pelos en su pecho que letras en su cerebro, trasladóse por aquellos alborotos, a Valdivia, i como ejerciese una especie de dictadura militar a título de visitador, mandó cortar la cabeza al intrépido Espinosa i a sus secuaces,—«¡Lastimosa trajedia!—esclama Diego de Rosales, que cuenta este suceso. I que hubiera sido mejor enderezarlas que cortarlas!» Rosales fué siempre un entusiasta Cesarista, que así se llamaba a los que daban entera fe a las seductoras patrañas de Oviedo i de Cobos.

Sucedió a aquel cruel escarmiento un largo período de sosiego, porque la ira del súbito i violento castigo habia apagado los bríos aun en las almas mas animosas.

Pero hácia principios del siglo XVII, llegó de