Página:Calzadilla Beldades de mi tiempo.djvu/125

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
125
SANTIAGO CALZADILLA

Pero doblemos la hoja, pues si la reina de Inglaterra no ha sido una belleza, en cambio ha sido la reina de las reinas, modelo de virtudes tanto monarquicas como domésticas, a la cual se debe la moralidad de las Cortes de toda la Europa en la época actual. No yo en este ligero bosquejo de las costumbres de mi tierra, en los albores de su independencia y en el ensayo de sus incipientes habitos de sociedad libre o recién libertada, sino la historia, es la que se encargara de revelar el conjunto de las altas y bellisimas prendas que como reina, como esposa y como madre acapara la emperatriz de la India.

Dicho esto, que sea de paso un homenaje serio a tan culminante personalidad, honor del sexo femenino, volvamos a las bromas y a nuestras jocosas narraciones.

Otro magnifico baile de esa época, con prolongada resonancia, tuvo lugar en la casa abolenga de misia Severa Lastra, frente al mereado viejo, de cuyo brillante éxito se hablo largo tiempo. Los bailes de este género en que siempre hay algo de novedad, tienen el privilegio de imprimir caracter introduciendo aun para las tertulias familiares muchas novedades, que, poco a poco van dejando atras usos y costumbres que aun pasando recientetemente, chocan con el tono del dia siguiente; asi como entran en juego nuevas beldades con gracias y encantos que forman el nuevo cielo. Porque, como dice Pelletan, "le monde marche", y he aqui la prueba.

En ese baile hicieron su aparicion las dos tortolitas, como titularon en esa misma noche a las preciosas Rita y Celestina Pinto, por el color de los trajes que llevaban. Fueron presentadas por la vez primera, en una fiesta de ese género, por su padre el general Pinto, poco después gobernador de Buenos Aires durante el sitio de Lagos.