Página:Camana pedagogia social.djvu/144

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


de las escuelas públicas la hermana mayor y la madrecita del hijo del obrero.

Comprenderá que —aunque hasta hoy, por razones de herencia sexual, de medio ambiente y de educación, que serán fácil pero lentamente descartadas en adelante, el hombre ha llegado a un desarrollo intelectual incuestionablemente superior— "mujer" y "hombre" son, en esencia, dos seres diferentes, inversos, complementarios, equivalentes; que hay progreso sexual cuanto más se ahonden los caracteres específicos de cada sexo y que el carácter específico de la mujer es la maternidad.

Si la "escuela-hogar", vivificada por la educación sexual llegará a ser un hecho, ¿no evolucionará el hombre hacia la ley de amor que solidariza, hacia la comprensión del dolor ajeno, que hace imposible la injusticia, hacia la paz que le permitirá progresar superándose a sí mismo al crear?

Antes de esbozar el ideal futuro de educación e instrucción sexual, detengámonos en el triple aspecto fíaico, intelectual y moral de la educación integral.

El hermosísimo ensayo de Cempuis[1] que el prejuicio religioso mató en flor, puede aún hoy servir de modelo.

La escuela erigirá la salud en "moral física", tendiendo al desarrollo normal, al hermoso equilibrio orgánico y funcional. Entre nosotros débese al Dr. Enrique Romero Brest el reconocimiento de

  1. "Educación integral", por Giroud.