Página:Camana pedagogia social.djvu/180

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


hay que tener conciencia de él por la práctica de los deberes que le son inherentes. Y toda mujer no cumple con los deberes que, como madre, humanamente debe llenar.

La práctica amplia y consciente de los deberes maternales — servicio obligatorio que la sociedad para bien de todos y especialmente para bien de la futura liberación femenina debe reclamar de la mujer — la transformará en ser humano completo.

Hasta hoy sólo el hombre es individuo: la mujer es y será género, mientras no comprenda que no puede reclamar derechos quién aún no ha cumplido con sus deberes.

Estos deberes materiales abarcan todo lo que la mujer puede hacer en pro del niño, aunque no lo haya engendrado. La maternidad fisiológica, bien entendida, es un premio que es preciso merecer y conquistar.

Aquellos que se pregunten con Nietzsche: — "¿Tengo el derecho de desear un hijo?" — no oirán la amarga reconvención que Homero pone en boca un dios: "Nací débil, mas de ello nadie tiene la culpa sino mis padres, que no debieron haberme engendrado".

¡Qué hijo no tendrá derecho de llorar sobre sus padres que pecaron por ignorancia criminal!

"Un ser humano completo se compone del hombre y de la mujer", dice una ley de Manú.

Aislados, sus esfuerzos se pierden para lo que debe ser el objetivo de la vida: superarse a sí mismos creando. Unidos, sin tener conciencia de esta