Página:Camana pedagogia social.djvu/222

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


alumnos, nos constituíamos en legítimos defensores y protectores natos de plantas y de animales. De medios sencillos y naturales se valía para despertar ese amor. Desde el Jardín de Infantes hasta el 4.° año Normal cada grupo de alumnos tenía en el horario tiempo destinado a jardinería, por ejemplo : Nosotros plantábamos y trasplantábamos; carpíamos y regábamos; enlazábamos bellamente las enredaderas; alineábamos las violetas o los geranios; disponíamos en artísticos mazos los crisantemos; cuidábamos la huerta, delineábamos canteros y glorietas. Las clases de observación las dábamos en los jardines, en la huerta. Cada 4.° año Normal, al egresar de la Escuela, dejábale un recuerdo vivo: Un árbol, un grupo de rosales, un macizo de plantas, una glorieta vestida de jazmines, una fuente surgiendo entre pervincas o geranios.

................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................

La enseñanza era tan profunda, tan individual, tan personal que hacía de cada escolar un eterno alumno de la vida, en marcha hacia la verdad, hacia la bondad. —No es superior el que se adapta simplemente al medio, el que se deja teñir por él nos decía. Superior es el que obliga al medio a adaptarse a él, siempre que, adaptándolo, eleve la espiral de la vida.

Tal era el espíritu de su enseñanza.

Tan único y genialmente humano era que, hace 3 años, cuando, como Delegada Argentina, lo expuse ante el Tercer Congreso de Higiene Pedagógica reunido en París en 1910, una Asamblea de