Página:Camana pedagogia social.djvu/61

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


tiene derecho de exigir, ya que fué traído a la vida por ajena voluntad?

Debido a la ignorancia, a un incompleto análisis de las condiciones primordiales de la vida, se cree generalmente que la naturaleza basta para dirigir el desarrollo fetal, al parecer latente, inaccesible a toda influencia.

Hoy, que la vida intra-uterina ha dejado, en gran parte, de ser un misterio, podemos secundar eficazmente el desarrollo del embrión humano, a pesar de que, en los primeros meses, no sea posible el indicar aún las etapas del crecimiento.

El respirar constantemente aire puro es deber ineludible para la madre. Es casi única la influencia del oxígeno en la vida fetal sobre el desarrollo del sistema nervioso, de ese regulador de la vida orgánica y de la vida psíquica. La sangre materna debe contener disueltos los elementos necesarios para la construcción orgánica del nuevo ser. Y, sin una perfecta oxidación, jamás se efectuará un desarrollo equilibrado, armónico, conforme en un todo con las leyes naturales.

El desarrollo lento e imperfecto del embrión obedece principalmente a una causa: a la insuficiencia de oxígeno de la sangre materna.

¿Creerá la madre obrera que se sacrifica trabajando en locales mal ventilados, donde el aire cargado de impurezas, de venenos, no oxigena debidamente la sangre que debe nutrir al hijo, creerá esa madre, que tuvo derecho de haber concebido a ese hijo, condenado, casi fatalmente, por la miseria