Página:Camana pedagogia social.djvu/70

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


de alimentar al niño, pues la leche, en esas condiciones, nutre imperfectamente, además de acentuar la herencia neuropática.

¿Hasta dónde los malos instintos tienen una base anatómica debido a la miseria orgánica? Y ¿cómo extrañar que, más adelante, esos cerebros imperfectos reaccionen, exagerada o falsamente bajo la influencia de una crisis emotiva, del sufrimiento, de la injusticia, de la impotencia, de la incapacidad de resolverse y que esas reacciones se traduzcan por el descontento individual, la abulia, los estados depresivos, el suicidio; o por el descontento colectivo cometiendo actos antisociales que para multiplicarse cuentan con el ejercicio y con la imitación? Además, esos débiles mentales son fácilmente sugestionables y la sugestión es un arma de dos filos. En manos de un educador hábil, puede sanarlos inculcándoles, por hábito, la decisión y la voluntad ponderada; pero, en manos de un degenerado, puede perderlos convirtiéndolos en instrumentos de bajezas y de crímenes.

El movimiento es otra necesidad infantil. La inmovilidad impuesta a la infancia dificulta, retrasa o altera el desarrollo general, con especial repercusión en el sistema nervioso, pues la zona frenatriz está en formación durante esa época; por lo tanto, la fuerza inhibidora es escasa en el niño cuando su necesidad de movimiento es imperiosa.

La vulgarización de la higiene integral