Página:Camana pedagogia social.djvu/80

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


en los múltiples aspectos de la vida sexual, en sus condiciones fisiológicas y patológicas.

Los jóvenes se acostumbrarán a respetar en la mujer a la madre futura. La maternidad dejará de ser un accidente, una sorpresa en la vida de la mujer. Será cada vez más difícil satisfacer pasiones o caprichos que engendren el envilecimiento y la desdicha ajena. La mortalidad infantil, la tuberculosis, el alcoholismo, esa lepra social de la prostitución, la criminalidad, todos los grandes problemas de profilaxis sanitaria y moral tenderán a una solución de acuerdo con las leyes normales de la vida.

La colectividad soporta las consecuencias de los vicios contra la higiene, contra la moral, contra la naturaleza. Por lo tanto, el individuo es culpable si no evita o no castiga esos crímenes colectivos.

La procreación de seres sanos y fuertes es el primero de los deberes individuales.

Pasarán años, muchos quizás, antes que los padres vean en la educación sexual de los hijos el más importante y sagrado de sus deberes.

Si no hay maestros capaces de dar hoy la educación e instrucción sexual — hecho incontrovertible — menos, aun, hay padres en estado de comprenderla y de aceptarla, siquiera. El Estado debe difundirla, ya que es una necesidad vital, comenzando por preparar maestros, dictando clases de "Higiene integral" — estirpicultura y