Página:Canciones Surianas.djvu/50

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


CLARO-OBSCURO.


A Bernabé Bravo.


I
LA TORMENTA.


¡Qué confuso rumor! ¡Qué algarabía
se escucha de la selva entre el ramaje!
Estalla el trueno con fragor salvaje
retumbando en la obscura serranía.
 
El relámpago azota la sombría
inmensidad del lúgubre paisaje,
y el huracán sus gritos de coraje
mezcla á la desacorde sinfonía.

¡Qué fúnebre concierto! ¡Qué estridentes
notas! ¡Oh Dios! la tempestad se hizo:
derriba troncos, vuelca los torrentes....

¡Mirad: el cielo, cual cristal plomizo,
llorando se desgrana en transparentes
lágrimas congeladas de granizo!