Página:ChFSA FD1197109040(1).djvu/4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
3.-

Hoy, hace un año que triunfamos en las urnas. A esta hora, todavía, los resultados parecían inciertos. Yo nunca dudé. Dije que íbamos a ganar; dije: venceremos y vencimos, con el esfuerzo, el empuje, el coraje y la decisión de ustedes. En la noche del 4 de Septiembre, el Pueblo de Santiago se volcó a la Alameda, y a lo largo del país, que desde los cordones pre-cordilleranos hasta el litoral, en las provincias australes, nortinas o centrales, las densas multitudes ocuparon las plazas y las calles, con alegría, con la satisfacción profunda de haber alcanzado, con el esfuerzo común, el Gobierno, para después con la acción unida y lenta, pero firmemente la conquista desde el Gobierno del poder. En aquella ocasión, noche solemne e histórica, no para mí, sino para Chile y su pueblo, levanté mi voz derrotando mis flaquezas humanas y mi emoción: hemos triunfado, para derrotar y definitivamente la explotación imperialista, terminar con los monopolios, hacer una seria y profunda Reforma Agraria, controlar el Comercio de la importación y la exportación, nacionalizar el crédito, pilares que harán posible el proceso de Chile, creando el capital social que impulsará a nuestro desarrollo. Por eso, esta noche, que pertenece a la historia, en este momento de júbilo, yo expreso mi emocionado reconocimiento a los hombres y mujeres, militantes de los partidos populares e integrantes de las fuerzas sociales que hicieron posible esta victoria, que tiene proyecciones más allá de las fronteras de la Patria; y agregué: yo les pido a ustedes que comprendan que soy tan sólo un hombre, con todas las flaquezas y debilidades que tiene un hombre y si supe soportar, es porque cumplí una tarea: la derrota de ayer. Hoy, sin soberbia y sin espíritu de venganza, acepto este triunfo, que nada tiene de personal y que se lo debo a la unidad de los partidos populares a las fuerzas sociales que estaban junto a nosotros, se lo debo a los Radicales, Comunistas, Socialista, Social Demócrata, gente del MAPU y del API, a miles de independientes; se lo debo al hombre anónimo y sacrificado de la Patria; se lo debo a la humilde mujer de nuestra tierra; se lo debo al pueblo de Chile que entrará conmigo a la Moneda el 3 de Noviembre. (Aplausos)

(SIGUE)