Página:ChFSA FD1197110180(1).djvu/2

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


Señores Delegados:

En realidad no era mi propósito intervenir esta mañana en este acto tan trascendente. Por ello pedí a mi compañero y amigo, Director de la Oficina de Planificación, con rango de Ministro, que expusiera nuestros pensamientos en relación con los tópicos del temario de esta reunión de ingenieros.

A pesar de estar plenamente de acuerdo con lo que él ha planteado y satisfecho de la forma como ha dado a conocer lo que el Gobierno anhela y estima frente a lo que debe ser el ejercicio y el trabajo del ingeniero, he querido intervenir brevemente después de haber escuchado con bastante atención las palabras del Presidente de esta Conferencia, Eduardo Arriagada, y del Vicepresidente, Sr. Enrique Bastante.

Me he impresionado profundamente, el amplio y serio planteamiento que he escuchado en las tres intervenciones. Y que proyecta, y eso es que quiero destacar, mas allá de la fronteras naturales de cada uno de nuestros países, una concepción integral y amplia frente al Continente Latinoamericano.

Y me parece profundamente significativo que haya madurado en forma tan profunda este pensamiento en los ingenieros, que igual que muchas otras profesiones, se formaron, en la mayoría de nuestros países, con un concepto del ejercicio profesional liberal. Que miraron indiscutiblemente con pasión su labor, su acción, lo que representa el ejercicio de su profesión, que sirvieron a los países en cargos públicos, pero que generalmente limitaron su actividad en el campo amplio, pero restringido, de la iniciativa particular.

De allí que para mi tenga, repito, extraordinaria importancia, esta proyección por sobre nuestra fronteras para mirar a esta América Latina que tendrá que ser algún día un Pueblo-Continente. Y es bueno no olvidar que la tarea que se han impuesto implica la necesidad fundamental de grandes cambios para hacer eficaz la acción que han proyectado.

América Latina un continente potencialmente rico, esta caracterizado dolorosamente por el sufrimiento de sus mayorías nacionales. Basta recordar, y lo puedo decir yo que soy médico, y que tengo si se quiere autoridad para hablarle a los profesionales, porque además de mi acción política he sido cinco años Presidente del Colegio Médico de Chile.

(SIGUE)