Página:ChFSA FD1197212020(1).djvu/10

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
9.

 Y desde que estamos en el Gobierno Popular, tenemos que importar más alimentos, porque tenemos conciencia que aún importando como lo hicieron los gobiernos anteriores, 200 millones de dólares al año, en Chile el 48% de la población se alimentaba por debajo de lo normal.

 Y aquí en esta casa de hermanos yo, que soy médico, que he sido profesor de Medicina Social y Presidente durante 5 años del Colegio Médico de Chile, puedo dar una cifra que no me averguenza, pero que si me duele: en mi Patria, porque hay estadísticas y no las ocultamos, hay 600 mil niños que tienen un desarrollo mental por debajo de lo normal.

 Si acaso un niño en los primeros ochos meses de su vida no recibe la proteína necesaria para su desarrollo corporal y cerebral; si ese niño no recibe esa proteína, se va a desarrollar en forma diferente al niño que pudo tenerla, y que lógicamente es casi siempre el hijo de un sector minoritario, de un sector poderoso económicamente. Si ese niño que no recibió la proteína suficiente, después de los ochos meses se le da, puede recuperar y normalizar su desarrollo corporal; pero no puede alcanzar el desarrollo normal de su cerebro.

 Por eso, muchas veces los maestros o las maestras en su gran labor —yo siempre vinculo a los maestros y a los médicos como profesionales de una gran responsabilidad—, muchas veces los maestros o las maestras ven que el niño no asimila, no entiende, no aprende, no retiene; y no es porque ese niño no quiera aprender o estudiar: es porque cae en condiciones de menor valía, y so es consecuencia de un régimen y de un sistema social; porque por desgracia, hasta el desarrollo de la inteligencia esta marcado por la ingestión de los alimentos, fundamentalmente los primeros ocho meses de la vida. Y cuántas son las madres proletarias que no pueden amantar a sus hijos, cuando nosotros los médicos sabemos que el mejor alimento es la leche de la madre, y no lo pueden hacer porque viven en las poblaciones marginales, porque sus compañeros están cesante y porque ella recibe el subalimento; como madres, ellas están castigadas en sus propias vidas, y lo que es más injusto en la vida de sus propios hijos.

SIGUE