Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo I.djvu/141

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


CAPÍTULO V

Bahía Blanca.
Bahía Blanca.—Geología.—Numerosos cuadrúpedos gigantes extintos.—Extinción reciente.—Longevidad de las especies. — Los animales corpulentos no requieren una vegetación exuberante.—Africa del Sur.—Fósiles siberianos.—Dos especies de avestruz.—Hábitos del hornero.—Armadillos.—Culebra venenosa, sapo, lagarto.—Invernación de los animales.—Costumbres de la pluma de mar.—Guerras y matanzas de indios.—Punta de flecha reliquia de antigua época.


El Beagle arribó a Bahía Blanca en 24 de agosto, y una semana después zarpó para el Plata. Con el beneplácito del capitán Fitz Roy, me quedé atrás, para viajar por tierra hasta Buenos Aires. Añadiré aquí algunas observaciones hechas durante esta visita y en una ocasión anterior, cuando el Beagle se ocupaba en la hidrografía del puerto.

La llanura, a la distancia de unas cuantas millas de la costa, pertenece a la gran formación pampeana, que se compone en parte de una roca margosa muy calcárea, y en parte de arcilla rojiza.

Más cerca de la costa hay algunos llanos formados por el desgaste de la planicie superior y por el cieno, grava y arena arrojados por el mar durante la lenta elevación del país, cuya elevación es evidente por las capas recientes de molusco que se hallan en ciertas alturas, así como por los cantos rodados de piedra pómez esparcidos por el país. En Punta Alta tenemos una sección de uno de esos pequeños llanos formados últimamente, la cual es interesantísima por el número