Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo I.djvu/269

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
viii
245
banda oriental y patagonia

han quedado en la superficie de la llanura levantada, conservan aún en parte sus colores. El movimiento de elevación ha sido interrumpido al menos por ocho largos períodos de reposo, durante los cuales el mar ha vuelto a invadir la tierra, penetrando hasta bien adentro y formando, a sucesivos niveles, las largas líneas de acantilados o escarpes que separan las diferentes llanuras al descender escalonadas una tras otra. El movimiento elevatorio y la labor de desgaste producida por el mar durante los períodos de descanso se han verificado con gran igualdad en largas líneas de la costa, pues, con no pequeño asombro, observé que las llanuras escalonadas se levantan a alturas casi iguales en puntos muy distantes. La llanura más baja tiene 27 metros de altitud sobre el nivel del mar, y la más alta a que subí cerca de la costa, 285 metros, y de éstas sólo quedan restos en forma de montes achatados, cubiertos de una capa de grava. Las llanuras superiores de Santa Cruz alcanzan una altura de 900 metros hasta llegar al pie de la Cordillera. He dicho que dentro del período de las conchas marinas actuales se ha levantado Patagonia de 90 a 120 metros, y puedo añadir que en el período en que los icebergs transportaron los cantos erráticos sobre las llanuras más altas de Santa Cruz la elevación ha sido al menos de 450 metros. Pero Patagonia ha sido afectada no solamente por movimientos de elevación. Las conchas extinguidas del terciario procedentes de Puerto de San Julián y de Santa Cruz no pueden haber vivido, según el profesor Forbes, a profundidades oceánicas superiores a las comprendidas entre 12 y 80 metros, y, sin embargo, ahora están cubiertas por estratos de depósitos marinos cuyo espesor varía entre 240 y 300 metros; de ahí que el lecho del mar en que esas conchas vivieron en otro tiempo debe de haberse hundido varios centenares de pies, para permitir la acumulación de los estratos suprayacentes. ¡Qué his-