Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo I.djvu/381

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
xi
357
estrecho de magallanes

las tierras discontinuas de Europa situadas entre ellos) tengamos la zona del subsuelo perfectamente helado en una latitud baja, esto es, 56° en Norteamérica a la profundidad de un metro [1], y en Siberia a los 62° a la profundidad de 3,5 á 4,5 metros, como resultado de un conjunto de condiciones directamente opuestas a las del hemisferio meridional. En los continentes septentrionales el invierno se hace excesivamente frío por la radiación de una gran extensión de tierra hacia un cielo puro, sin que este efecto se halle moderado por las corrientes marinas portadoras de calor; el corto verano, de otra parte, es caluroso. En el Océano Meridional, el invierno no es tan excesivamente frío; pero el verano es menos caliente, porque el cielo, generalmente cubierto de nubes, rara vez permite al Sol calentar el agua del Océano, que es de suyo mal absorbente de calor; y aquí la temperatura media del año, que regula la zona de perpetua congelación bajo el suelo, es baja. Es evidente que una vegetación lozana que no requiera mucho calor, sino protección contra los fríos intensos, se aproximará más a esta zona de perpetua congelación bajo el clima uniforme del hemisferio sur que bajo el clima extremo de los continentes septentrionales.

El caso del cadáver del marinero perfectamente conservado en el gélido suelo de las islas Shetland del Sur (latitud 62° a 63° Sur), en una latitud más baja que la de 64° Norte, donde Pallas halló el rinoceronte helado [2] de Siberia, es interesantísimo. Aunque sea


  1. Apénd. de Richardson a la exped. de Back, y Fragm. Asiat. de Humboldt, tomo II, pág. 386.
  2. En las orillas del Jana y en las costas de Nueva Siberia se han encontrado—bajo capas de agua dulce—masas, a veces de gran extensión y espesor, de hielo fósil. En varias ocasiones se han hallado cadáveres intactos de mamuts y de rinocerontes, con su piel y sus lanas, cuyas carnes se habían conservado congeladas.—Nota de la edic. española.