Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo I.djvu/81

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
ii
43
río de janeiro

Fe Bajada hallé muchas arañas negras con manchas de color rojizo en el dorso, las cuales tenían costumbres gregarias. Las telas se hallaban colocadas en un plano vertical, como se observa sin excepción en el género Epeira; estaban separadas unas de otras por un espacio de seis decímetros, pero unidas todas a ciertos hilos comunes de gran longitud, que alcanzaban a todos los puntos de la comunidad. De este modo las puntas de algunos grandes arbustos quedaban envueltas por las redes unidas. Azara [1] ha descrito una araña gregaria en el Paraguay, la cual, a juicio de Walckenaer, es un Theridion, pero probablemente es una Epeira, tal vez de la misma especie que la mía. Sin embargo, no puedo recordar haber visto ningún nido central del tamaño de un sombrero, en el que durante el otoño, al morir las arañas, quedan depositados los huevos, según dice Azara. Todas las arañas que yo vi eran del mismo tamaño, de donde colijo que probablemente tenían la misma edad. Este hábito gregario en un género tan típico como la Epeira, entre insectos tan crueles y solitarios que aun los dos sexos se atacan mutuamente, es un hecho realmente singular.

En un valle alto de la cordillera, cerca de Mendoza, hallé otra araña con una tela de forma muy peregrina. Fuertes hilos irradiaban de un centro común, en el que se situaba el insecto, y formaban un plano vertical, pero sólo dos radios estaban unidos por tela simétrica, de modo que la red, en lugar de ser circular, como sucede generalmente, se componía de un segmento en forma de cuña. Todas las' telas estaban construidas de una manera semejante.


  1. Viaje, de Azara, vol. I, pág. 213.