Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo II.djvu/183

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
xvi
165
chile septentrional y perú

de carbonato de calcio. Se sabe que la sal común y el carbonato de cal, dejados en masa por algún tiempo juntos se descomponen parcial y recíprocamente. Como las conchas, medio descompuestas en las partes inferiores, se hallan asociadas a una gran cantidad de sal común y de algunas otras substancias que componen la capa superior salina, y como además están extraordinariamente corroídas y deshechas, me inclino mucho a creer que ha debido de tener lugar la doble descomposición antedicha. Sin embargo, las sales resultantes debieron ser el carbonato de sodio y el cloruro de calcio; este último existe, pero no el primero. Me veo, pues, obligado a imaginar que, por algún medio no conocido, el carbonato de sodio se ha transformado en el sulfato. Es evidente que la capa salina no hubiera podido conservarse en ningún pais donde cayeran de cuando en cuando abundantes lluvias, y, por otra parte, esta misma circunstancia, que a primera vista parece tan favorable a la prolongada conservación de las conchas expuestas a la acción atmosférica, ha sido quizá el medio indirecto de su descomposición y rápido deterioro, merced a la presencia de la sal común, no arrastrada y disuelta por el agua de la lluvia.

Mucho me interesó hallar sobre la terraza, que está a 85 pies de altura, algunos trozos de hilo de algodón, junco tejido y una mazorca de maíz, encastrado todo entre las conchas y el ripio transportados por el oleaje; comparé estos restos con otros semejantes tomados de las guacas o antiguas tumbas peruanas, y vi que eran idénticos en apariencia. En la parte del continente fronteriza a San Lorenzo, cerca de Bellavista, hay una extensa llanura horizontal a 100 pies de altura sobre el nivel del mar. Su parte inferior se compone de capas alternas de arena y arcilla impura, junta con alguna grava, y la superficie, hasta una profundidad de tres a seis pies, de una marga o arcilla plástica