Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo II.djvu/227

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


CAPITULO XVIII

Tahiti y Nueva Zelandia.
Paso por el Archipiélago Low.—Tahiti.—Aspecto.—Vegetación en las montañas.—Vista de Eimeo.—Excursión al interior.—Profundos barrancos.—Sucesión de cascadas.—Multitud de plantas útiles silvestres.—Templanza de los habitantes.—Su estado moral.—Parlamento convenido.—Nueva Zelandia.—Bahía de las Islas Hippahs.—Excursión a Waimate.—Establecimiento de misiones.—Semillas inglesas naturalizadas.—Waiomio.—Funerales de una neozelandesa.—Partida para Australia.


20 de octubre.—Terminada la inspección del Archipiélago de los Galápagos zarpamos con rumbo a Tahiti, y emprendimos nuestra larga navegación de 3.200 millas. Al cabo de unos cuantos días salimos de la sombría y nebulosa región oceánica que durante el invierno se extiende a gran distancia de la costa de Sudamérica. Entonces disfrutamos de un tiempo claro y brillante, mientras avanzábamos a razón de 150 ó 160 millas por día, sintiendo el efecto constante del alisio. La temperatura en esta parte central del Pacífico es más alta que en las cercanías de la costa americana. El termómetro del camarote de popa osciló noche y día entre 26,6 a 28°,5, lo cual era deliciosísimo; pero con uno o dos grados más el calor se hacía opresivo. Pasamos a través del Archipiélago Low o Peligroso, y vi varios de esos curiosísimos anillos de coral que apenas sobresalen del agua y han recibido el nombre de Islas de Laguna. Una playa de brillante

Darwin: Viaje.—T. II.
14