Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo II.djvu/282

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
264
cap.
darwin: viaje del «beagle»

tas al retirarse el mar, bien posteriormente, por la acción aluvial [1].


A poco de partir de Blackheath descendimos de la plataforma de arenisca por el paso de Monte Victoria. La construcción de este paso ha exigido arrancar enormes cantidades de piedras, y tanto su proyecto como la ejecución pueden competir con las carreteras más atrevidas de Inglaterra. Seguidamente penetramos en una región compuesta de granito y más baja que la precedente en unos 1.000 pies. Con el cambio de roca mejoró la vegetación: los árboles eran más lozanos y crecían a convenientes distancias, y entre ellos había un pasto más verde y abundante. En el punto llamado Hassan's Walls dejé la carretera, y di un pequeño rodeo hasta una granja que lleva el nombre de Walerawang, para cuyo administrador me había dado su amo, en Sydney, una carta de recomendación. Mister Browne tuvo la bondad de rogarme que me quedara allí aquel día y el siguiente, ofrecimiento que acepté con el mayor gusto. Es ésta una de las grandes granjas, o más bien criadero de ganado lanar, que contiene la colonia. Sin embargo, en el caso presente las vacas y caballos abundaban más de lo ordinario, a causa de la proximidad de algunos valles pantanosos,


  1. Al presente se explican estos valles de paredes acantiladas por la erosión del agua en una alternancia de capas blandas carboníferas coronadas por una dura arenisca triásica en una meseta (la de las Montañas Azules) que se ha levantado merced a un pliegue monoclinal que, en suave pendiente, se eleva desde la costa oriental de Australia. Los ríos Caperti, Nepean y Hawkesbury han tajado y disecado, con profundos y angostos escobios, la alzada meseta que ahora, en virtud del pliegue monoclinal, vierte sus aguas hacia el Pacifico y antes vertía hacia el W., es decir, hacia el lago central de Australia. Así, hay aquí una aparente inversión del relieve, y son más angostos los valles cuanto más próximos a la desembocadura de sus ríos.—Nota de la edic. española.