Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo II.djvu/30

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
12
cap.
darwin: viaje del «beagle»

Estas minas son de cobre, y el mineral se embarca para Swansea, donde se beneficia. De ahí que en el lugar de esta explotación reine una especial tranquilidad, sobre todo comparándola con lo que pasa en Inglaterra: aquí ni el humo, ni los hornos, ni las grandes máquinas de vapor perturban la soledad de las montañas circunvecinas.

El Gobierno chileno, más bien el antiguo Código español, alienta por todos los medios la busca de minas. El descubridor o denunciante puede emprender la explotación de una mina en cualquier parte, con sólo pagar cinco chelines; y aun antes de satisfacer esa suma se autorizan las calicatas por veinte días, aunque sea en cualquier finca cerrada y cultivada.

Hoy es bien sabido que el procedimiento seguido en Chile para explotar las minas supera en economía a todos los demás. Mi patrón asegura que las dos principales mejoras introducidas por los extranjeros han sido: primero, reducir por previa tostación las piritas de cobre (que siendo el mineral común en Cornuailles, llamó desde luego la atención de los mineros ingleses recién llegados aquí al ver que se lo desechaba por inútil), y segundo, triturar y lavar las escorias de los antiguos hornos, con cuyo proceso se recobra en abundancia partículas de metal. He visto al presente reatas de mulos que llevaban a la costa, para ser transportado a Inglaterra, un cargo de tales cenizas.

Pero el primer caso es el más curioso. Los mineros de Chile estaban tan convencidos de que las piritas de cobre no contenían la menor partícula de dicho metal, que se reían de los ingleses por su ignorancia, los cuales, a su vez, se reían de los chilenos y les compraron sus ricos veneros por unos cuantos dólares. Es muy extraño que en un país donde por espacio de tantos años se ha practicado la minería no se haya descubierto nunca un procedimiento tan sencillo como el de tostar a fuego lento el mineral para desalojar el