Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo II.djvu/348

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
330
cap.
darwin: viaje del «beagle»

excelente vista de la isla. El terreno en este lado parece bastante bien cultivado y se halla dividido en grandes parcelas, con sus correspondientes casas de labor. Sin embargo, me aseguraron que sólo la mitad del territorio está cultivada; si así es, dada la creciente demanda de azúcar en los mercados, esta isla, andando el tiempo, cuando tenga una población bastante densa, será riquísima. Desde que Inglaterra se ha posesionado de ella, en sólo veinticinco años, la exportación del azúcar se ha hecho 75 veces mayor. Una de las causas principales de su prosperidad es el estado excelente de los caminos. En la vecina Isla de Borbón, que permanece sujeta al dominio francés, los caminos continúan en el mismo estado miserable en que aquí estaban hace sólo unos cuantos años. Aunque los franceses establecidos en Mauricio deben de haberse beneficiado mucho con la creciente prosperidad de la isla, sin embargo, el gobierno inglés dista mucho de ser popular.


3 de mayo.—Por la tarde el capitán Lloyd, inspector general, famoso por el estudio que hizo del istmo de Panamá, nos invitó a Mr. Stokes y a mí a visitarle en su casa de campo, situada en el límite de los Llanos Wilhain y a unas seis millas de Port Louis. Dos días estuvimos en esta deliciosa residencia, y como su altura sobre el nivel del mar es de unos 240 metros, se respiraba un aire fresco y puro, habiendo además por todas partes paseos deliciosos. No muy lejos se abría un gran barranco, ahondado a la profundidad de unos 150 metros, por entre corrientes de lava ligeramente inclinada, que habían fluído de la plataforma central.


5 de mayo.—El capitán Lloyd nos llevó al Rivière Noire, que está varias millas hacia el Sur, a fin de que pudiera yo examinar algunas rocas de coral emerso. Pasamos por hermosos huertos y excelentes planta-