Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo II.djvu/52

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
34
cap.
darwin: viaje del «beagle»

conservan algunas extrañas y supersticiosas ceremonias, y que pretenden comunicarse con el diablo en ciertas cuevas. Antiguamente, a todo convicto de este delito se le enviaba a la Inquisición de Lima. Muchos de los habitantes no incluidos en los 11.000 de apellidos indígenas apenas se distinguen de los indios por su aspecto. Gómez, el gobernador de Lemuy, desciende de los nobles de España por ambas líneas, paterna y materna; pero a consecuencia de los muchos casamientos de sus antecesores con hijos del país, tiene el tipo perfecto del indio. En cambio, el gobernador de Quinchao se vanagloria de su pura sangre española.

Por la noche llegamos a una linda caleta, al norte de la isla de Caucahué. La gente aquí se quejaba de no tener tierra de cultivo. Débese en parte a su propia negligencia en no aclarar los bosques, y en parte a las restricciones impuestas por el Gobierno, que manda pagar dos chelines al agrimensor por cada cuadra (unos 150 metros en cuadro), además del premio fijado por el valor de la tierra. Después de evaluado un lote se saca a pública subasta por tres veces, y si nadie ofrece más, el comprador puede obtenerlo al precio de tasa. Todas estas exacciones deben constituir un serio obstáculo al descuaje del suelo, donde los habitantes son tan extremadamente pobres. En casi todos los países, las selvas se hacen desaparecer sin dificultad por medio del fuego; pero en Chiloe, a causa de la gran humedad del clima y la naturaleza del arbolado, se necesita cortar y descuajar. He aquí una de las principales rémoras con que tropieza la prosperidad de Chiloe. En tiempo de los españoles no se permitía a los indios poseer terrenos; de modo que si alguna familia desmontaba un trozo de bosque, podía ser despojada de él, pasando la propiedad al Gobierno. Al presente las autoridades chilenas realizan un acto de justicia al remunerar el trabajo de estos