Página:Charles Darwin - El origen del hombre.djvu/192

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
188
el orígen del hombre.

debe creerse tampoco que siempre hayan surgido grupos de séres organizados para desaparecer luego tan pronto como dieran orígen á otros grupos más perfectos que ellos. Aunque estos hayan triunfado de sus predecesores, pueden no haberse adaptado mejor á todos los medios de la economía de la Naturaleza. Algunas formas antiguas, que parecen haber sobrevivido por habitar localidades privilegiadas donde no han estado expuestas á una lucha muy vigorosa, nos ayudan á menudo á reconstruir nuestras genealogías, dándonos una idea más exacta de las antiguas razas perdidas. Pero hemos de procurar no creer que los miembros igualmente existentes de algun grupo de organizacion inferior, sean representantes exactos y completos de sus predecesores antiguos.

Los primeros antecesores del reino vertebrado, de que encontramos indecisas huellas, han consistido probablemente en un grupo de animales marinos [1] parecidos á las larvas de los Ascidios existentes. Pudo suceder que

  1. Todas las funciones vitales tienden á seguir su curso en períodos fijos y con retorno, períodos que en los animales de las costas han debido ser lunares: ya que, segun la marea, habrán quedado sucesivamente en seco ó bajo las aguas (y por lo tanto provistos de muchos alimentos ó privados de ellos) durante innumerables generaciones, en intervalos lunares regulares. Sentado este principio, si los vertebrados descienden de un animal enlazado con los Ascidios existentes, se presenta claro y palpable á nuestra imaginacion el hecho misterioso de que en los vertebrados superiores y actualmente terrestres (para no mencionar otras clases) muchos fenómenos de la vida, normales y anómalos, corresponden á los períodos lunares. Una vez adquirido con la duracion necesaria, un período que retorna, no estaria sujeto á cambios, y por lo tanto podria transmitirse de un modo uniforme durante un número cualquiera de generaciones. Esta deduccion seria sobremanera curiosa si se lograse probar evidentemente su certeza; merced á ella podríamos explicarnos entonces el porqué la época de gestacion de cada mamífero, el salir del cascaron los polluelos de las aves, y otra porcion de fenómenos vitales dejan presentir todavía la cuna primordial de estos animales.