Página:Charles Darwin - El origen del hombre.djvu/90

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
86
el orígen del hombre.

de las diferencias que segun se cree existen, en este concepto, entre las diversas razas de la humanidad. Con todo, hasta ahora no tenemos documentos suficientes para juzgar de ello con completa seguridad.

Finalmente, los instintos sociales que el hombre, lo mismo que los animales inferiores han adquirido sin duda para el bien de la comunidad, habrán originado en él algun deseo de ayudar á sus semejantes y desarrollado cierto sentimiento de simpatía. Este género de impresiones le habrán servido, en un principio, de grosera regla de derecho. Pero á medida que haya progresado en fuerza intelectual, llegando á ser capaz de presumir las más remotas consecuencias de sus acciones; que haya adquirido bastantes conocimientos para desechar costumbres y supersticiones funestas; que fije más su ambicion en el bienestar y la dicha de sus semejantes; que el hábito que resulta de la experiencia, de la instruccion y del ejemplo, haya desarrollado y extendido sus simpatías á los hombres de todas las razas, á los enfermos, á los idiotas, á los miembros inútiles de la sociedad, y, en fin, hasta á los animales; conforme que haya ido realizando tantos progresos, se elevará más y más el nivel de su moralidad. Los naturalistas de la escuela derivativa, y algunos partidarios del sistema de la intuicion, admiten que el nivel de la moralidad se habia elevado ya en un período precoz de la historia de la humanidad.

Así como á veces se entablan luchas entre los diversos instintos de los animales inferiores, no nos sorprende que pueda haber tambien en el hombre una lucha de los instintos sociales y virtudes que de ellos proceden, contra sus impulsos ó deseos de órden inferior, que sean por un momento más fuertes que aquellos. Este hecho segun la Observacion de M. Galton, no tiene nada de notable,