Página:Charles Darwin - El origen del hombre.djvu/96

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
92
el orígen del hombre.

Brehm insiste en afirmar que cada uno de los monos que ha tenido en cautividad en Africa, tenia su carácter y humor peculiar: menciona un babuino notable por su inteligencia; los conserjes del Jardin Zoológico me han enseñado un mono del Nuevo Continente tambien muy notable en este concepto. Rengger confirma igualmente la diversidad de caractéres de los monos de la misma especie que tenia en el Paraguay; diversidad, añade, que en parte es innata, y en parte resultado del trato y educacion que han recibido.

Por lo que respecta á la transmision de caractéres, tanto insignificantes como importantes, se ha recopilado con referencia al hombre, un número mucho más considerable de casos que con relacion á ningun animal inferior, por más que se posean muchos documentos acerca de estos últimos. La transmision de las cualidades mentales es evidente en nuestros perros, caballos y otros animales domésticos. Lo mismo sucede con ciertos hábitos y gustos especiales, con la inteligencia en general, el valor, el buen y mal carácter, etc. En todas las familias del hombre observamos hechos parecidos, y los admirables trabajos de M. Galton nos han enseñado que el génio que implica una combinacion maravillosa y complexa de elevadas facultades propende á ser hereditario; por otra parte, sabido es que la locura y el extravío de las facultades mentales se transmiten igualmente en ciertas familias.

En todos los casos se nos alcanza muy poco sobre las causas de la variabilidad; pero, podemos ver que, así para el hombre como para los animales inferiores, se enlazan con las condiciones á que cada especie ha estado sometida durante muchas generaciones. Los animales domésticos varian más que los que se hallan en estado