Página:Colón y la Historia póstuma.djvu/129

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
125
Y LA HISTORIA PÓSTUMA

 Seamos lógicos: habiendo intención de denigrar á Colón, á tiempo que se rasgaran los papeles en que constaban sus méritos, debía procurarse cuidadosamente la conservación de los que perjudicaban su concepto. Pues bien, ¿dónde se guardan los procesos de Aguado y Bobadilla, que vio el P. Las Casas? ¿Dónde están las quejas y reclamaciones de religiosos, seglares, pilotos, alcaldes y perjudicados de toda naturaleza? ¿Dónde los diarios y testamento de Pinzón? Y no queda aquí: el Almirante sostuvo correspondencia con el papa Julio II, con el Senado de Génova, con varios personajes, amigos y deudos en Italia: ¿mandaría el astuto Fernando emisarios hábiles á recoger y destruir estos documentos?

 Por las escrituras de fundación de mayorazgo y las otras privadas, más bien que al Gobierno de España debería preguntar el Conde á D. Diego y D. Luis Colón, á quienes directamente interesaban, y posible es que los oficiales de Estado Mayor de los mariscales Soult y Massena le dieran alguna razón general, siendo cosa sabida que cuando los soldados del Capitán del siglo vinieron á España, hacían cartuchos ó ca-