Página:Colón y la Historia póstuma.djvu/130

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
126
COLÓN

lentaban las marmitas con los legajos de los archivos, llevándose después parte del sobrante á Francia, con el que por ventura el gran interés del Postulador alcance la dicha de corregir nuestra negligencia tropezando con la partida de casamiento de el Servidor de Dios con Beatriz Enriquez, ú otro de los diplomas que tanto se han buscado inútilmente. Por los tiempos que corren mira el Conde historiador los del Almirante de las Indias. Pues qué, ¿tanto abundan en otras partes de Europa las colecciones antiguas? ¿Será capaz su habilidad de formar las de los hombres preclaros de la historia de Francia?

 La sutileza extendida más de lo razonable, toca con la candidez; y por su extremo la del Conde nos ha de persuadir, que preocupaban al Emperador tanto ó más que la rivalidad de Francisco I y las predicaciones de Lutero los capítulos de la historia de Oviedo; no fuera á olvidar las cláusulas del testamento secreto de Fernando el Luciferino, donde necesariamente se mandaría bajo juramento á los herederos, ensalzar á Vespucio, borrando con las cenizas de el Embajador divino las huellas de su paso por