Página:Colón y la Historia póstuma.djvu/232

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
228
COLÓN

Almirante, se pusieran en libertad, y fueran restituidos á los paises de su naturaleza.


53 Siempre que llego al solitario templo,
Y al fondo de sus largas galerías
El cenotafio espléndido contemplo
Que encierra dentro tus cenizas frías,
Digo tu nombre, de lealtad ejemplo,
Y el llanto asoma á las pupilas mías,
Porque miro una mancha que mancilla
Los blasones ilustres de Castilla.
 Pero ¿qué digo? La traidora mano
Que tus brazos cargó de hierro duro,
¿Puede jamás del pueblo castellano
El renombre empañar y el honor puro?
¿Quién sostuvo tu aliento soberano
Y dio á tu frente galardón seguro?
¿Quién compartió tus riesgos más prolijos?
¿Quién sino España y sus valientes hijos?

 (Narciso de Foxá, Canto épico al descubrimiento de América por Cristóbal Colón. — Madrid, 1849.)


 54 Las órdenes é instrucciones dadas al Comendador Bobadilla para averiguar qué personas se habían levantado contra la justicia y proceder contra ellas según derecho; para tomar la gobernación de las Indias y entregarse de las fortalezas, casas, navios, armas, pertrechos