Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/227

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—219—

ta presentaba por un lado las armas del Rey y por orla su nombre: por el otro, los dos mundos, bajo una corona y las columnas de Hércules, y por orla este mote: Utraque unum. Mas desde el año de 1771, se empezó á usar del nuevo sello, que en lugar de los mundos y columnas, tiene el busto de Su Magestad y se comenzó á recojer la antigua moneda, que manda nuestro Católico Monarca se extinga, para que de esta suerte, se uniformen todas las Casas de moneda de España y América.

La Administración general de la Renta de Alcabalas, se nos presenta en segundo lugar. Esta renta estuvo arrendada por mucho tiempo al Ayuntamiento, hasta que el año de 1763 se estableció su Administración de cuenta de Su Magestad, conforme á la instrucción de 20 de Febrero de 1762; y se nombraron Oficiales que la sirviesen. Estos son un Administrador general, un Contador, un Alcaide, dos Vistas y un gran número de oficiales inferiores, que se emplean en el cobro de las Alcabalas y perciben la renta correspondiente á sus oficios. Al mismo tiempo se criaron, por orden del Rey, cuatro Administraciones foráneas, con sus subalternas, en las Ciudades de San Salvador, León, Ciudad Real y Comayagua, con el correspondiente número de sirvientes, que rinden sus cuentas al Administrador general de esta Real Aduana.

La Dirección de la Renta de Tabacos tuvo principio por los años de 1767, en que se estableció el real estanco de este ramo. Compónese de un Director general, Contador, Tesorero y otros oficiales. Dependen de la de esta Metrópoli las Administraciones de las Ciudades de Granada, San Salvador y Ciudad Real.

La Contaduría Mayor, se instituyó en esta Ciudad el año de 1771. Pues aunque desde el siglo de la conquista hubo un Contador de cuentas reales, éste no tenia oficiales ni jurisdicción alguna y su oficio se reducía á poner las notas y reparos que encontraba en las cuentas que se le pasaban: dábase traslado de dichas notas al Oficial Real ó Contador, que rendía la cuenta; y oidos sus descargos, dos Señores Ministros de la Real Audiencia determinaban lo conveniente. Mas informado el Rey