Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/310

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—302—

siguiente se le hizo un magnífico entierro, á que asistieron los Señores Obispo y Presidente, la Real Audiencia, ambos Cabildos, uno y otro Clero y toda la Ciudad. Con igual lucimiento y asistencia se hicieron sus honras y su aniversario. Aunque el V. Hermano Pedro mandó en su testamento que lo enterrasen en la Capilla de la Tercera Orden de San Francisco; atendiendo los Padres á su eminente Santidad, depositaron su cadáver en el sepulcro que tienen destinado para los Religiosos. En este panteón descansó por algunos años, hasta el de 1686, en que viendo que la memoria del Siervo de Dios, cada dia se hacia mas célebre, á solicitud del P. Comisario de la citada Orden Tercera, se trató de trasladar este tesoro á lugar mas decente y se colocó en una alacena, formada en la Capilla de San Antonio. Aqui permaneció hasta el año de 1703, en que se pasó á otra alacena mas bien dispuesta, que se halla en el presbiterio, al lado izquierdo del altar mayor, cerrada con tres llaves, en cuyo sitio está el dia de hoy.

El año de 1741 los Jueces Delegarlos por la Silla Apostólica, para la continuacion y perfeccion del proceso sobre la vida virtudes y milagros del V. S. de Dios Pedro de Betancurt, hicieron visita del sepulcro de dicho Siervo de Dios; y en sesion que tuvieron el 11 de Setiembre, para concluir las diligencias de la espresada visita, se recibieron dos peticiones del R. P. Guardian y Discretos del Convento de San Francisco y de la V. Orden Tercera, en que pretenden se les mantenga en la posesion que han tenido de las antiguas llaves del sepulcro. Mas los Señores Jueces determinaron, que en atencion á haber cesado el motivo porque los RR. PP. Guardianes de dicho Convento y Colegio de Cristo tenían las referidas llaves, que era por hallarse en él los cuerpos de varios Religiosos que se han pasado ya á otro sepulcro: las tres llaves que tiene la alacena se asignasen al Ilustrísimo Señor Obispo, al V. Señor Dean y Cabildo y á la V. Orden Tercera; las tres llaves del arca en que están los huesos del Siervo de Dios, dos al Ilustrísimo Señor Obispo y la otra al Convento de