Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/339

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—331—

San Juan de Dios y en el Colegio de la Compañía de Jesus de Guatemala; y aun de algunos hemos hecho mencion en el tratado 2º cap. 6.º Pero no habiéndose escrito crónica de ninguna de dichas Casas, no tenemos noticias que comunicar al público sobre esta materia; y asi pasaremos á darlas de algunos de los muchos que ha producido el Convento de Nuestra Señora de Betlem.

Entre éstos, toca sin disputa el primer lugar al Reverendísimo Fr. Rodrigo de la Cruz, primer General de la Religion de Betlem y que con toda propiedad se puede llamar su segundo Fundador; pues si el V. H. Pedro ideó el plan de este instituto, Fr. Rodrigo lo ejecutó con inmensos trabajos. Nació esto famoso héroe en la ciudad de Marbella, del Reino de Granada, dia 25 de Diciembre de 1637. Sus padres fueron de las primeras familias de España, como descendientes de los Duques de Alba y de los Condes Duques de Benavente. El año de 1656 fué nombrado Gobernador de Costa-Rica Don Andres Arias Maldonado, padre de Fr. Rodrigo; y habiendo pasado á su destino, acompañado de su hijo, á poco tiempo de posesionado en su empleo, enfermó gravemente y murió. Atendiendo á los méritos del padre y al buen porte del hijo, fué nombrado Don Rodrigo Gobernador de Costa-Rica. Colocado en este puesto, emprendió la conquista de la Talamanca, en cuya espedicion gastó mas de 60,000 pesos de su caudal. Premió N. C. M. Carlos II, el zelo y fidelidad de Don Rodrigo, titulándolo Marques de la Talamanca; mas cuando llegaron á sus manos las cédulas que contenían esta merced, había vuelto ya las espaldas al mundo y a todas sus honras y riquezas; y así trocó el nuevo título por el humilde de Hermano de Betlem. Fué el caso: que hallándose en esta Ciudad de Guatemala, por los años de 66, presenció el milagro de la resurreccion de una señora, á quien había cojido la muerte en mal estado: prodigio que obró Dios por medio del V. H. Pedro de San José. Horrorizado Don Rodrigo con la espresada tragedia; y por otra parte lleno de veneracion para con el Siervo de Dios, se determinó á dedicarse al