Página:Cuentos de hadas.djvu/106

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 90 —

Un hombre exasperado, furioso, sale de la casa de campo, gritando:

—Me han robado. Acaban de robarme mis barras de oro.

—Nadie os las ha robado, exclamó Chilindrina. No han hecho más que pasar de un bolsillo á otro.

—¡Hola, bellaco! ¿con que tú sabes quién ha sido? Pues á pesar de tus mofletes frescos como una rosa, yo haré que te ahorquen.

Chilindrina, muy contento con saber que la buena accion que acababa de hacer habia tan pronto cambiado el color de sus facciones, hizo burla del enojo de aquel hombre, y le dijo riendo:

—¡Vaya! ¡vaya! A quien vas á ahorcar es á tu gato.

De repente apareció el gato de la casa dando cabriolas en una pequeña horca, con unas muecas y unos maullidos espantosos.

El buen hombre se fué corriendo hácia el gato, llamándole tiernamenie: ¡Michito mio! ¡michin!

Chilindrína llegó por último á los sembrados, en donde como cosa de una veintena de hombres estaban segando.

—¿Qué hora es? les preguntó Chilindrina.

—¡Diga V., renacuajo! contestó uno de los segadores. ¿Tenemos cara de reloj? ¡Qué miseria! No me llega á las rodillas. ¡Jesus! ¡qué color de acelga! ¡si parece una calabaza muerta!

—Mientes, villano, replicó Chilindrina: mi rostro es como una rosa.